Ateísmo militante: aclaraciones y comentarios

Temas:

Agradezco el interés que han mostrado los lectores en torno a este tema. Mi particular atención sobre el ateísmo militante no es tanto filosófica, sino psicológica y política. Es decir, mi principal preocupación por este ateísmo no se debe a que, desde un punto de vista filosófico, esté equivocado. En realidad, me concierne mucho más su talante psicológico y político.

En cuanto a lo primero, el problema del ateísmo militante radica precisamente en su actitud de hostilidad y agresión frente a virtualmente todas las creencias (dogmas o convicciones) y prácticas (ritos o ceremonias) de naturaleza “religiosa”. La beligerancia del ateísmo militante suele manifestarse en un irrespeto y desprecio que, en la forma de sarcasmos y ridiculizaciones, hieren la integridad moral de los creyentes, aún de los más tolerantes.

En cuanto a lo segundo, el ataque hacia toda religión coloca a los ateos militantes en una posición bastante problemática. Especialmente, frente a fundamentalismos religiosos. Las críticas e invectivas del ateísmo militante contra la religión encolerizan de modo muy peligroso a sus adversarios ideológicos más extremos. Esto no es ninguna ayuda para propiciar una cultura de convivencia pacífica entre las religiones o convicciones ideológicas que tratan del “sentido de la vida”. Aparte, la historia ha mostrado que la conjunción del ateísmo militante con el poder estatal ha sido catastrófica. Irónicamente, tan catastrófica como la conjunción del poder estatal con el fundamentalismo religioso. La intolerancia no hace distinciones políticas ni religiosas.

Por último, el Prof. Roberto Hernández, de la Universidad de Panamá, señala que Bertrand Russell y Jean Paul Sartre fueron pensadores comprometidos con los derechos humanos, por lo cual desmiente mi afirmación de que un ateo militante no puede estar comprometido con los principios y valores que representan estos derechos.

Sin embargo, esta apreciación está basada en un mal entendimiento de lo que escribí. Un ateo militante puede, de hecho, en la práctica, comprometerse con estos. El punto aquí es que, en tal caso, no sería coherente desde un punto de vista teórico, pues la libertad o la dignidad humana no se deducen lógicamente de una concepción materialista del mundo, concepción en que suele sostenerse (aunque no siempre, por supuesto) el ateísmo militante. No obstante, ni Russell ni Sartre son materialistas, por lo que habría que preguntarse sobre qué principios teóricos descansa su activismo ético-político. Por otro lado, si la religión fuera algo “tan inmoral e irracional” como se aduce, ¿cómo es posible que, de cuando en cuando, esta produzca un Buda, un Cristo, un San Francisco de Asís, un Ghandi o a una Madre Teresa? ¿Por qué el ateísmo militante es incapaz de ver que algunas creencias y prácticas religiosas efectivamente contribuyen al progreso moral de muchas personas? ¿Cómo lo explica? Para discutir en otra ocasión.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

ALERTA Corea del Norte asegura que todo Estados Unidos está al alcance de sus misiles

Según Kim, la prueba demostró la capacidad de Corea del Norte para lanzar un ataque ‘en cualquier lugar y momento’. Según Kim, la prueba demostró la capacidad de Corea del Norte para lanzar un ataque ‘en cualquier lugar y momento’.
Según Kim, la prueba demostró la capacidad de Corea del Norte para lanzar un ataque ‘en cualquier lugar y momento’. AFP

El líder norcoreano Kim Jong-Un dijo que tras la prueba exitosa este viernes 28 de julio de un misil balístico ...