CONTRAPUNTEO: Manual

Temas:

Mi primer auto fue de cambios. Era un pequeño sedán hatchback que siempre me dio más potencia de la que la gente creía que tenía, rebasaba en carretera sin problema y se metía a los terrenos más difíciles. ¡Una vez lo lleve hasta Darién! Hoy estoy estancada con un automático heredado y la sensación no es la misma, quienes me conocen saben que cada vez que pruebo uno de cambios me invade la nostalgia y quiero volver a mis orígenes. La verdad es que quien sabe manejar un carro de cambios consigue más potencia de su carro e, incluso, más economía si es lo que quiere gracias a las facilidades de controlar la caja. Esto también permite gastar menos los frenos al controlar la fuerza y el agarre en bajadas.

Manejar cambios sí es manejar, uno siente que está haciendo algo y no solo dejando que la máquina decida por uno. Quien está en control en los automáticos es la computadora del carro, no el conductor. Quien maneja automático más difícilmente entiende el funcionamiento del carro. En un auto de caja manual usted puede sentir y saber cómo está su carro en general, siente los engranajes y el movimiento del motor, aprende a oír las necesidades de la máquina y a responder a ellas. El manejo se vuelve toda una experiencia, y no solo en la manera de llegar de un punto al otro. Algunos ven los automáticos como lo más moderno, lo mejor, lo de hoy. Sin embargo, es bien sabido que las mayores mejoras en mecánica automotriz están dedicadas a las competencias. Y qué más puede expresar la capacidad y supremacía de los vehículos de cambios que el hecho de que todos los vehículos de competencia están en esta categoría.

Los cambios son el único camino a la adrenalina, los rugidos del motor y aceleraciones óptimas, razón por la cual incluso en modelos premium -como Mercedes McLaren, Ferrari y Lamborghinis- el confort se mezcla con las levas de cambio tipo Fórmula Uno, porque aquellos con los gustos más exigentes buscan potencia. En resumen, quien quiere potencia quiere cambios. Esta adrenalina es la razón por la que los jóvenes una vez que descubren los autos manuales no quieren cambiar, les gusta la sensación de control de la máquina. Pero estos mismos personajes se van a automático con los años, por confort o más bien pereza. Los automáticos son más cómodos y fáciles de manejar. Pero en últimas, si lo que usted quiere es no manejar también puede buscarse un chofer.

(La autora es periodista en la revista Cero.KM de La Prensa)

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Directorio de Comercios

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo más Visto Nuevo Comentado

Lo último en La Prensa

Fotografía El elegante galope de los camellos

El elegante galope de los camellos El elegante galope de los camellos Galería
El elegante galope de los camellos Dubai/AP / Kamran Jebreili

POLÍTICA Hijos de Trump dirigen la compañía y analizan expansión

Donald Trump Jr., izquierda, y su hermano Eric Trump.  Donald Trump Jr., izquierda, y su hermano Eric Trump.
Donald Trump Jr., izquierda, y su hermano Eric Trump. AP/Archivo

Ya no son aprendices. Eric y Donald Trump Jr. ahora están al frente de la Organización Trump y se ajustan a una realidad que ...

ESCÁNDALOS Temer promete que escándalo de corrupción no paralizará a Brasil

Michel Temer. Michel Temer.
Michel Temer. AFP

El presidente Michel Temer insistió en que el creciente escándalo de corrupción que afecta a su gobierno no paralizará a ...