Desagravio

Temas:

La memoria histórica nos señala que durante el período colonial y posterior unión con la “pequeña Colombia”, nuestro río Chagres sirvió como vía de comunicación acuática entre los océanos Atlántico y Pacífico. De allí que la ciudad de Colón tenga su origen en su situación geográfica. En el siglo XIX, la máquina era la tendencia predominante; por ello, el deseo de los imperios de construir a través del territorio panameño un ferrocarril o un Canal.

Hubo varios intentos. El comerciante jamaicano Wolwood Hislop, en 1825, intentó construir un ferrocarril en nuestro territorio, obviamente el Gobierno “pequeño colombiano” nunca le dio la concesión. El intento del coronel norteamericano Charles Biddle se frustró debido a su repentina muerte. El francés Mateo Klein, con la Compañía de Panamá, perdió la concesión por no depositar a tiempo la fianza que garantizaba la obra. El triunvirato William H. Aspinwall, John Lloyd Stephen y Henry Chauncey, motivado por su interés pecuniario a través de lo que denominaron “Compañía del Ferrocarril de Panamá”, logró la concesión mediante el Contrato Stephen-Paredes de 1850 y Totten-Gutiérrez de Lara de 1867, que alcanzaron por el igual interés pecuniario de la “pequeña Colombia”, y a expensas de la dignidad de las personas, al convertir al obrero nacional y foráneo en instrumentos de explotación y discriminación.

Para entonces, Colón era el nombre dado a la nacida ciudad, por quien legítimamente podía y debía dárselo: la Cámara Provincial de Panamá. Y así lo hizo saber el gobernador Antonio Planas al presidente de la Compañía del Ferrocarril, John L. Stephen, en respuesta a la irrespetuosa nota recibida de este, comunicándole el bautizo de la ciudad en el acto de colocación de la primera piedra de lo que sería el edificio de la administración del ferrocarril.

El nombre “Aspinwall”, que el norteamericano John Stephen y el “pequeño colombiano” Victoriano de Diego Paredes acordaron darle a la ya constituida ciudad de Colón, era parte de la falsa dependencia histórica fraguada por los norteamericanos y sus testaferros de la “pequeña Colombia”, en perjuicio de nuestra condición de Estado soberano.

Desconocer lo ocurrido aquel 12 de octubre de 1850, cuando la soberana Cámara Provincial de Panamá sancionó por intermedio del gobernador de entonces José de Obaldía la ordenanza que oficializaba el nombre de Colón, dado a la ciudad año y medio antes, y reconocer contrariamente las pretensiones del norteamericano John Lloyd Stephen y su testaferro Victoriano de Diego Paredes de establecer como fecha de “fundación de Colón” el día 27 de febrero de 1852, cuando se puso la primera piedra del edificio que albergaría las oficinas del ferrocarril, es reconocer el antinacional y antagónico esquema forjado por la yunta yanqui- pequeña Colombia, de que somos un invento de Estados Unidos.

Propone el historiador, que poner el nombre de Mr. “William Henry Aspinwall” al puente sobre el Canal en el sector Atlántico, sería honrarlo. Al respecto, hago cita del comentario vertido por Miguel Cané, diplomático y filólogo argentino, a su paso por la ciudad de Colón en 1882: “Los americanos e ingleses designan este punto [Colón] en sus cartas y obras geográficas con el nombre de “Aspinwall”, como si el vulgar “yanqui” fuera capaz de oscurecer el nombre del ilustre genovés y tuviera más títulos a la gloria póstuma”.

Por mi parte, y como colonense que no reniega su gentilicio, sugiero al gobierno del “intramuros” poner al citado puente el nombre de William Preston Stoute o del “señor que lo sabe todo”, Daniel Edward, o quizás el de los dos, como un acto de digno desagravio a todo obrero nacional y extranjero, que fuera víctima de la discriminación, el régimen salarial y el silver roll, a través del cual se estableció un apartheid, reflejado en lugares de residencia, escuelas, sitios de diversión, transporte, venta de cadáveres, etc., desarrollados e implantados en nuestro país por los Aspinwall, Stephen, Chaunsey, Hardin, Goethel, Fleming y otros.

Finalmente, si tanto interés tiene el historiador de honrar al señor William Henry Aspinwall, llamándose “aspinwaleño” y no colonense, empezaría por hacerlo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.


Tu suscripción viene con regalo este fin de año.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

paso previo a renuncia de Renzi Senado italiano aprueba presupuestos para 2017

Matteo Renzi perdió un referendo sobre una reforma constitucional. Matteo Renzi perdió un referendo sobre una reforma constitucional.
Matteo Renzi perdió un referendo sobre una reforma constitucional. AP

El Senado italiano aprobó este miércoles la ley de presupuestos para 2017, etapa previa a la dimisión del jefe de gobierno, ...

Innovación Papa Francisco: apertura hacia divorciados tiene respaldo de la Iglesia católica

‘Es interesante que todo lo que contiene (el documento), fue aprobado en el Sínodo’, dijo el Papa. ‘Es interesante que todo lo que contiene (el documento), fue aprobado en el Sínodo’, dijo el Papa.
‘Es interesante que todo lo que contiene (el documento), fue aprobado en el Sínodo’, dijo el Papa. REUTERS

El papa Francisco insistió este miércoles 7 de diciembre en que su iniciativa para dejar que los católicos que se casaron en ...

Mundo Donald Trump fue designado 'Persona del Año' 2016 por la revista 'Time'

"Es un muy, muy grande honor", reaccionó Trump. "Es un muy, muy grande honor", reaccionó Trump.
"Es un muy, muy grande honor", reaccionó Trump. Imagen tomada de @TIME

La revista Time designó el miércoles al presidente electo Donald Trump su Persona del Año."Es un gran honor. Significa mucho", ...