´E-cards´

Temas:

Cuando toca defender las tarjetas electrónicas, me invadió la nostalgia por esas tarjetas de colores que de niño recibía en el correo, enviadas por parientes que, aunque en otros países, siempre estaban pendientes de esas fechas importantes.

Tarjetas que, además de los colores y diseños llamativos, de ese olor a pulpa de papel y tinta, y de sus mensajes especiales, llegaban en grandes sobres llenos de estampillas exóticas que, para mí, eran fascinantes. Estuve a punto de decir que escribiría sobre esas tarjetas que estuvieron en cada efeméride de mi infancia transcurrida, en una época en la que la única manera de enviar un mensaje escrito al instante era con la poco sexy máquina de fax o, como acostumbraban los más viejos para nacimientos y muertes, a través del arcaico telégrafo.

Pero lo pensé bien. La nostalgia, más que nostalgia, era fetichismo por un objeto que produce un importante y costoso impacto en el medio ambiente, afectándonos por la cantidad de árboles que se talan para producir el papel y los químicos nocivos utilizados en la confección de estas tarjetas que terminan en grandes campos de desperdicios. Y es que esta industria es multimillonaria, muy exitosa y creciente, a pesar de lo que se pudiera pensar en esta era de la internet.

Según la Greeting Card Association, fundada hace 70 años, mientras que en todo el mundo se envían al año 500 millones de tarjetas electrónicas, solo en Estados Unidos y Gran Bretaña se venden en el mismo período 9 mil millones de tarjetas de papel. Es decir, si colocáramos tal cantidad una al lado de la otra sobre la línea ecuatorial, daría 54 vueltas a la tierra, ¡cada año! Si agregamos el impacto por transportar ese material, es claro que el uso de tarjetas de papel es pernicioso para el planeta.

Imperdonable hoy que existen alternativas menos perjudiciales para enviar el mismo mensaje, los mismos buenos deseos, el mismo sentimiento escrito. Mensaje que, después de todo, es lo único importante. En este caso, tecnología que acerca tanto, como el viejo método que la industria de las tarjetas de papel defiende. A pesar de ese fetiche por el papel que no niego y, aunque aún recibo y envío mensajes a parientes y amigos, me siento bien porque desde hace años no recibo ni envío nada en esas tarjetas de papel que para mí murieron, como hace años le sucedió al venerable telégrafo.

El autor es escritor

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Directorio de Comercios

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

Mundo Papa Francisco consuela a los coptos de Egipto y denuncia la violencia 'en nombre de Dios'

El papa Francisco llamó al respeto "incondicional" de los derechos humanos y citó en particular "la libertad religiosa y de expresión". El papa Francisco llamó al respeto "incondicional" de los derechos humanos y citó en particular "la libertad religiosa y de expresión".
El papa Francisco llamó al respeto "incondicional" de los derechos humanos y citó en particular "la libertad religiosa y de expresión". AFP

El papa Francisco defendió la paz y la concordia entre musulmanes y cristianos el viernes en El Cairo al visitar una iglesia ...

Negociación Pilotos comerciales realizan piquete en el Aeropuerto de Tocumen

El ciclo de conciliación entre la empresa y los pilotos concluye el 18 de mayo próximo. El ciclo de conciliación entre la empresa y los pilotos concluye el 18 de mayo próximo.
El ciclo de conciliación entre la empresa y los pilotos concluye el 18 de mayo próximo. LA PRENSA/Isaac Ortega

Los integrantes de la Unión Panameña de Aviadores Comerciales (Unpac) escenificaron la mañana de este viernes 28 de abril un ...