Medio milenio de historia (I)

Temas:

Algunos sostienen la infancia de la República y de nuestra sociedad, aunque ya en 2003 había cumplido 100 años y pronto los 200 de su independencia de la corona española.

Esa pretendida juventud solo ha servido para excusar las debilidades de nuestra vida política, el subdesarrollo crónico, y, en el fondo, nuestras carencias y errores más graves. El hecho es que en el continente americano somos uno de los países más antiguos.

Cuando Nombre de Dios-Portobelo fue, durante un siglo, el puerto con mayor movimiento comercial de América por el valor de las mercancías que movía, Nueva York no era más que una aldea indígena. Cuando la mayor parte del Nuevo Mundo era deshabitado, Panamá, bien que poco poblada, albergaba la sede de una Audiencia Real. Durante cuatro siglos y medio, desde la década de 1540 hemos tenido, por el paso transístmico, una función geopolítica excepcional.

Aunque muchos no lo hayan advertido todavía, lo cierto es que cumplimos el medio milenio de la historia de Panamá. Algunos recordarán vagamente sus lecciones de la escuela primaria y la llegada de Rodrigo de Bastidas a las costas del Caribe de Tierra Firme hace 500 años; pero otros se preguntarán, ¿medio milenio de qué? Los más sabios dirán que había aquí, a la llegada del primer europeo, una población aborigen que tenía una dilatada presencia temporal en esta tierra incógnita, sin llegar a precisar enteramente su antigüedad que supera quizás los 12 mil años.

Otros, confundirán indígenas actuales y artefactos precolombinos en una perspectiva atemporal, en un eterno presente que niega la dimensión diacrónica (de largo plazo) correcta y la infinita riqueza histórica y humana de esa población de tanto abolengo que también evolucionó grandemente a lo largo de los últimos siglos y, con mayor razón, de los milenios anteriores.

Veamos qué sucedió realmente a esa población amerindia original al momento del encuentro crucial. Aunque algunos estudiosos, basados en los relatos del cronista Gonzalo Fernández de Oviedo hablen de cifras exageradas, de uno a dos millones de almas, otros calculamos que había, hacia el año de 1501, cerca de 250 mil indígenas en todo el territorio del istmo, quizás hasta medio millón. Veinte años después, por 1520, solo quedan 25 mil aproximadamente, como resultado de un verdadero genocidio, de una masacre generalizada producto de la guerra, del choque cultural, y, sobre todo, de las nuevas enfermedades que traen los conquistadores.

Llenar el vacío demográfico de la hecatombe original no será tarea fácil. Europeos, especialmente españoles y también africanos, estos últimos en calidad de esclavos, vendrán desde temprano primero a Panamá a colonizar un territorio, en gran parte, vaciado rápidamente de la mayoría de su humanidad precolombina. Pero también vendrán indígenas de regiones vecinas como mano de obra indispensable. Ya tan temprano como de 1514 se habla de la trata de aborígenes entre la región del Caribe y la Tierra Firme.

Se registró la venta de indígenas esclavos de La Española, la actual Santo Domingo, que encontramos viviendo en Santa María de la Antigua del Darién, mientras que en 1541 se mencionan indígenas jóvenes de Nicaragua y del Perú trabajando en Panamá contra su voluntad. Sin embargo, no se trata solo de algunos individuos aislados, sino de grupos enteros que han sido desarraigados de regiones vecinas de Panamá y transportados al istmo para servir en una tierra ya sin gente.

En 1551, por ejemplo, entre los 824 indígenas que se mencionan alrededor de la ciudad de Panamá, desde Chepo al este hasta Chame al oeste, incluyendo las islas en manos de encomenderos, 597, a saber 72.5%, son extranjeros, seres humanos nacidos en los actuales territorios de Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú y Centroamérica. No obstante, debemos advertir que muchos de los indígenas registrados como panameños lo eran únicamente de primera generación.

En Natá, núcleo del interior del país colonial, sucedió cosa semejante a lo que hemos observado en Panamá, según testimonio de mediados del siglo XVI cuando se encuentran numerosos indígenas asentados en Parita, Cubita -antepasado de la Villa de los Santos-y Olá que mencionan su origen externo, su llegada al país años atrás, algunos todavía infantes de tierna edad.

FUENTES

Editor:Ricardo López AriasTextos:Omar Jaén Suárez

Fotografías:Colección RLA/AVSU

Comentarios:vivir+@prensa.com

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

Terrorismo Los detenidos por atentado en Mánchester tienen entre 18 y 38 años

La Policía trabaja con la hipótesis de que el autor de la matanza, Salman Abedi, de 22 años, que murió en el atentado, era parte de una célula. La Policía trabaja con la hipótesis de que el autor de la matanza, Salman Abedi, de 22 años, que murió en el atentado, era parte de una célula.
La Policía trabaja con la hipótesis de que el autor de la matanza, Salman Abedi, de 22 años, que murió en el atentado, era parte de una célula. AFP/ Facebook

Las ocho personas que siguen detenidas en el Reino Unido en relación con el atentado de Mánchester tienen entre 18 y 38 años y ...

cumbre Terrorismo y cambio climático dominan la agenda de los líderes de G7

Los líderes de las naciones más ricas del mundo se preparaban para unas discusiones beligerantes.  Los líderes de las naciones más ricas del mundo se preparaban para unas discusiones beligerantes.
Los líderes de las naciones más ricas del mundo se preparaban para unas discusiones beligerantes. AFP

Los líderes políticos de Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido pondrán a prueba durante dos ...

Hombres armados atacan el autobús en el que viajaban Al menos 24 muertos en un ataque contra cristianos en Egipto

Este ataque en la provincia de Minya, al sur de El Cairo, tiene lugar un mes y medio después de los atentados contra dos iglesias coptas, que dejaron 45 muertos. Este ataque en la provincia de Minya, al sur de El Cairo, tiene lugar un mes y medio después de los atentados contra dos iglesias coptas, que dejaron 45 muertos.
Este ataque en la provincia de Minya, al sur de El Cairo, tiene lugar un mes y medio después de los atentados contra dos iglesias coptas, que dejaron 45 muertos. Tomada de Twitter

Al menos 24 personas murieron el viernes en Egipto en un ataque con ametralladoras de hombres armados contra un autobús que ...