Mel Gibson, sin avances

Después de fracasos comerciales recientes como ´The Beaver´ y ´Edge of Darkness´, Gibson repite caída libre con ´Get The Gringo´.

Temas:

Admiro a los antihéroes, aunque todo tiene su límite. Atrapen al Gringo (Get The Gringo) presenta a un asesino de moral retorcida que uno termina agarrándole cierta estima, pero tarda su tiempo en alcanzar esa extraña relación afectiva.

Esta producción nunca llegó formalmente a las salas de cine de Estados Unidos y tomó rumbo directo al mercado del alquiler y venta en la unión americana. Otra prueba de que al istmo a veces llegan productos audiovisuales que en su país de origen no quieren lo suficiente y nos los mandan con cariño.

Encima, se estrena en Panamá como si fuera un suceso de importancia, cuando el tema es que nos mandan títulos que no funcionan, pero bueno, como en el istmo no sabemos mucho de cine, dirán los productores y dueños de salas, nos los envían como si fueran las joyas de la Corona inglesa.

Ah, esta cinta se ha podido proyectar en países como Rusia, Grecia, Israel, y claro, Panamá.

Parece mentira que una de las grandes estrellas de las décadas de 1980 y 1990 como Mel Gibson, responsable de éxitos de boletería como Ransom (1996) y Maverick (1994), ahora participe de largometrajes que a sus productores les cuesta encontrar distribución.

¿Será una especie de represalia por sus actitudes negativas que han deteriorado mucho su imagen pública? ¿O simplemente esta es una película menor que no merece tener su espacio para darse a conocer?

Después de fracasos comerciales recientes como The Beaver (2011) y Edge of Darkness (2010), Gibson repite caída libre con Get The Gringo (2012).

Durante la proyección hubo veces que no sabía si reírme, llorar o enojarme por lo que estaba viendo. El debut en la dirección de Adrian Grunberg, que fue asistente de dirección de Gibson en Apocalypto, rinde un extraño homenaje a las películas de acción de serie B de las décadas de 1950 y 1960, más algunas referencias al humor negro y violento de creadores más contemporáneos como los directores Quentin Tarantino y los hermanos Coen.

Esta es la clase de filmes que despierta sentimientos encontrados. Su primera parte, digamos que hasta el minuto 50, es desagradable, prejuiciosa y discriminadora hacia la comunidad latina.

No es que durante los últimos 40 minutos desaparecieran de su trama los elementos cuestionables mencionados, sino que a pesar de ellos tiene unos cuantos momentos que la hacen aceptable.

Esta cinta, protagonizada, coescrita y coproducida por Mel Gibson, evidencia el bajo concepto que tiene el estadounidense promedio sobre los millones de habitantes que hay en América Latina. Los consideran como un conjunto de pueblos primitivos dominados por la corrupción, el alcohol, las armas y el sexo irresponsable, como si esos y otros vicios no existieran también en otras latitudes y como si todos los que nacimos en esta parte del mundo fuéramos gente sin moral ni ética ni educación ni valores.

La película cuenta la historia de un ladrón (Gibson) estadounidense que le roba a otro ladrón norteño y que luego es perseguido por la frontera que separa a Estados Unidos de México, y gracias a la destreza al volante del maleante termina en las tierras de Pancho Villa.

Entonces va a parar a la cárcel mexicana El Pueblito, que de acuerdo con los creadores de este título fílmico, es el reflejo de lo decadente de la sociedad latinoamericana.

Entiendo que algunos sectores en México han sido casi tomados por los narcotraficantes, pero una película como esta no analiza esta preocupante situación, sino que colabora a tener conceptos estereotipados sobre el hecho.

Como cabe esperar, el personaje de Gibson repite su papel de hombre blanco valiente y justiciero que lo hiciera famoso en la saga de Lethal Weapon, por lo que sale a la defensa de una viuda y de su hijo (ambos tienen una peligrosa unión con el maleante jefe de El Pueblito) y los rescata de las garras de lo peor de la calaña mexicana.

En este punto hago una pausa para destacar que la verdadera estrella de esta película es un actor mexicano de 10 años, Kevin Hernández, que encarna al hijo de un narcotraficante, y lo hace de forma tan destacada que Gibson parece ser su ayudante.

Regresemos al argumento. El Pueblito de ficción se inspira en un proyecto del Gobierno mexicano de crear un sistema penitenciario más humano, aunque al final el dinero sucio, la ambición desbordante y las actividades de la mafia llevaron al traste esta iniciativa.

Por lo que encima hay que decir que esta cinta es un drama social carcelario. ¿Por qué Gibson no le regaló al director Adrian Grunberg clásicos de ese género como Carandiru, American History X o En el nombre del padre? Vaya, que le hubieran servido.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.


Tu suscripción viene con regalo este fin de año.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

Mundo Irán condena a muerte al empresario Babak Zanjani, quien tiene una fortuna valorada en 14 mil millones de dólares

Se pronunció el veredicto en el juicio contra Babak Zanjani. Se pronunció el veredicto en el juicio contra Babak Zanjani.
Se pronunció el veredicto en el juicio contra Babak Zanjani. Tomada de Twitter

La Corte Suprema de Irán confirmó la pena de muerte contra un conocido magnate y dos socios acusados de varios cargos, entre ...

Salud y Ciencia Fallece de un infarto el hombre más obeso de Colombia

Óscar Vásquez, llegó a pesar 400 kilos. Óscar Vásquez, llegó a pesar 400 kilos.
Óscar Vásquez, llegó a pesar 400 kilos. Tomado de El País

El hombre más obeso de Colombia, que alcanzó a pesar 400 kilos, falleció este sábado de un infarto en una clínica del oeste ...

Economía Airbnb retira demanda contra Nueva York por nueva ley

La empresa es cuestionada por funcionarios que dicen que desarrolladores usan Airbnb para alquilar viviendas en lugar de venderlas a residentes permanentes. La empresa es cuestionada por funcionarios que dicen que desarrolladores usan Airbnb para alquilar viviendas en lugar de venderlas a residentes permanentes.
La empresa es cuestionada por funcionarios que dicen que desarrolladores usan Airbnb para alquilar viviendas en lugar de venderlas a residentes permanentes. BLOOMBERG

Airbnb aceptó retirar una demanda contra la ciudad de Nueva York por una nueva ley estatal que hubiera desanimado a ...

Destacados