Mujeres votantes, 1941-1946

Temas:

A pesar de que el Partido Nacional Feminista reivindicó desde 1923 el sufragio femenino, en el imaginario colectivo predomina la idea, todavía hoy, de que el presidente Arnulfo Arias le “concedió” este derecho a las mujeres en 1941. Se desconoce de esa manera que los derechos de las mujeres, entre ellos de manera principal el sufragio, fueron exigidos por dos décadas por las feministas, que convencieron a la mayoría de las fuerzas políticas de la legitimidad de sus aspiraciones, pese a lo cual en 1936 no consiguieron la reforma de las leyes electorales por el miedo de algunos liberales y nacionalistas a perder el poder con la irrupción de las mujeres como electoras.

Perdida esa oportunidad y reprimidas sus militantes desde 1938 por el presidente Arosemena, el PNF pasó a la semiclandestinidad y su dirigente Clara González se exilió a Costa Rica. Las elecciones de 1940 reprodujeron aumentada la violencia de 1936, y el ambiente poco democrático en el que se desarrollaron llevó al candidato del Frente Popular, Ricardo J. Alfaro, a retirarse. Arnulfo Arias fue proclamado presidente, y desde enero de 1941 comenzó a regir una nueva Constitución, que decía (Artículo 56, luego 60):

Son ciudadanos de la República todos los panameños varones mayores de 21 años. El legislador podrá por ley conferir a las mujeres panameñas mayores de 21 años la ciudadanía con las limitaciones y los requisitos que la ley establezca, no obstante, la mujer panameña mayor de 21 años podrá desempeñar empleos con mando y jurisdicción.

A diferencia de la Constitución de 1904, la de 1941 les negaba de manera explícita a las mujeres la ciudadanía, pero hacía posible, no como un derecho sino como una concesión, que algunas mujeres desempeñaran cargos públicos. La ley electoral establecería que las mujeres de 25 años o más, universitarias o con educación secundaria, pudieran elegir y ser elegidas, pero solamente en los ayuntamientos provinciales.

El PNF consideró esas reformas una burla a sus reivindicaciones y exigió la igualdad total con los varones. En un intento por atraer simpatía del PNF, el presidente Arias le ofreció un cargo ministerial a Clara González, que esta rechazó.

Se celebraron las elecciones a ayuntamientos provinciales el 5 de octubre de 1941, con la abstención de prácticamente toda la oposición y del PNF. Cinco días después, un golpe de Estado derrocó al presidente Arias y le restó atención a las elecciones del 5 de octubre. Las mujeres votaron por primera vez, algunas, en palabras de la prensa, “con visible entusiasmo”, otras intentaron votar y se les impidió (“algunas porteras de escuelas trataron de votar”); según la prensa opositora, la población estaba indiferente y las elecciones estuvieron mal organizadas, siendo la principal noticia la participación electoral del elemento femenino.

En sus testimonios, mujeres sufragantes en 1941 y en 1945 recuerdan todavía su alegría al votar por primera vez y participar en la vida política. Otros recuerdos, como la influencia paterna o materna en su voto, o el haberlo hecho sin tener la edad (a los 16 años), incluso haber votado dos veces, ilustran las limitaciones de la democracia del momento.

La derrota del nazi-fascismo y los horrores de la Guerra Mundial crearon un escenario proclive al reconocimiento de los derechos humanos y femeninos, y al perfeccionamiento de las democracias. Un nuevo escenario político en Panamá en 1945, con movimientos sociales emergentes (FEP, Magisterio Panameño Unido, sindicatos...), hizo posible la reforma y democratización del Estado. El proceso culminó con la convocatoria a elecciones a la II Asamblea Nacional Constituyente para elaborar una nueva Carta Magna. De manera absolutamente inédita, las feministas consiguieron que en las elecciones se permitiera a todas las mujeres de 25 años y más elegir y ser elegidas (lo que contradecía a la Constitución vigente). Por primera vez, las mujeres organizadas en la Unión Nacional de Mujeres (continuación del PNF) y en la Liga Patriótica Femenina participaron en las elecciones.

Las feministas se movilizaron y fueron candidatas, pero solo dos fueron electas: Gumersinda Páez y Esther Neira de Calvo. Clara González no obtuvo suficientes votos. La Constitución de 1946 instituyó la plena igualdad de derechos para las mujeres, pero Clara González no pudo participar en la construcción de la nueva institucionalidad.

FUENTES

Editor: Ricardo López Arias

Textos: Yolanda Marco Serra. Profesora de historia. Universidad de Panamá

Fotografías: Colección RLA/AVSU

Comentarios: vivir+@prensa.com

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

TRAS APAGÓN DEL PASADO 18 DE SEPTIEMBRE Aeropuerto de Tocumen trabaja en fortalecer el sistema eléctrico

El daño en el sistema eléctrico causó la cancelación de 150 vuelos y provocó inconvenientes a más de 10 mil pasajeros.
LA PRENSA/Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

Valor catastral 10 preguntas sobre el nuevo impuesto de inmuebles

La reforma al impuesto de inmuebles ya fue aprobada en la Asamblea Nacional y  entrará en vigor a partir de 2019.

TENSIÓN Trump: Ensayo de misil iraní pone en entredicho el acuerdo nuclear

El presidente de Estados Unidos Donald Trump. El presidente de Estados Unidos Donald Trump.
El presidente de Estados Unidos Donald Trump. AFP/Archivo

El ensayo de un nuevo misil de mediano alcance por parte de Irán puso en entredicho el acuerdo nuclear con Estados Unidos y ...

SUFRIÓ EN ENERO UN INFARTO AL CORAZÓN Antonio Banderas dice que quedan ‘muchas orejas por cortar’

El actor Antonio Banderas. El actor Antonio Banderas.
El actor Antonio Banderas. AP/Archivo

Antonio Banderas señaló que todavía le quedan “muchas orejas por cortar”, en un guiño a una práctica habitual en el mundo del ...