Murdoch y la deuda pública

Temas:

Antes de la tragedia de Noruega, dos acontecimientos venían captando la atención del mundo.

Uno muy importante, pero aburrido, y otro menos importante, pero fascinante. Aunque no lo parezca, ambos están relacionados.

El primero, el fastidioso, fue la negociación para permitir que el Gobierno estadounidense pueda seguir pidiendo prestado.

El segundo, menos importante, pero más divertido, fue la comparecencia de Rupert Murdoch y su hijo James ante un comité del Parlamento británico.

Como se sabe, los tabloides de Murdoch han sido acusados de haber escuchado ilegalmente conversaciones telefónicas de líderes políticos, príncipes, estrellas de cine y de una niña asesinada. También, de haber pagado a policías para obtener información escandalosa con la cual llenar sus primeras páginas.

La comparecencia de los Murdoch fue televisión de primera. ¿Cómo no quedarse viendo a uno de los hombres más poderosos del mundo pidiendo perdón, explicando que él no sabía nada de las fechorías cometidas por sus empresas y culpando a sus empleados? ¿Cómo despegarse de la pantalla después que Wendi Deng (43), la atractiva esposa china de Murdoch (80), se abalanzó sobre un hombre que intentó tirarle un plato de crema de afeitar en la cara a su marido? Imperdible.

NEGOCIACIONES

Mientras este melodrama se desenvolvía en Londres, en Washington, demócratas y republicanos proseguían sus aburridas negociaciones para evitar que el 3 de agosto al Gobierno no le alcance el dinero para pagar sus cuentas.

La única forma de lograrlo es que el Congreso aumente el límite legal al endeudamiento público. Algunos diputados y senadores del Partido Republicano vieron en esta negociación una oportunidad para recortar el gasto público y disminuir el enorme déficit fiscal estadounidense.

Los demócratas comparten este objetivo y aceptan que es necesario hacer ciertos recortes. Ambos tienen razón y las reformas que proponen son necesarias.

Quienes no tienen razón son los diputados del Tea Party, que intentaron utilizar su influencia en estas negociaciones para imponer cambios radicales en materia de gastos e impuestos.

Las propuestas fueron tan extremas que sorprendieron a sus propios colegas de la bancada republicana.

Los nuevos diputados del Tea Party, que representan vehementemente en el Congreso las frustraciones de la clase media afectada por la recesión, también buscaban depararle una vergonzosa derrota al presidente estadounidense Barack Obama.

El Tea Party, indignado, estridente, radical e intransigente, no es un ala más del Partido Republicano.

Según una encuesta del periódico Washington Post de octubre de 2010, el 87% de los organizadores de este movimiento indicaba que el apoyo que recibían se debía a la insatisfacción con los líderes del Partido Republicano.

Su problema no eran el Partido Demócrata, sino, paradójicamente, sus más cercanos aliados ideológicos: los Republicanos.

El Tea Party representa un take-over hostil al Partido Republicano, que incluye el deseo de desbancar a sus líderes tradicionales.

Les reprochan, entre otras cosas, su disposición a llegar a acuerdos con sus rivales demócratas.

Admitir que, en una democracia, la política implica llegar a compromisos no entra en el ideario de los numerosos congresistas del Tea Party.

No les importa, por ejemplo, hacer fracasar las negociaciones sobre el límite al endeudamiento, forzar al Gobierno a entrar en una moratoria de pagos o que esto desencadene una crisis financiera.

COBERTURA

¿Qué tiene que ver todo esto con Rupert Murdoch? Pues que el Tea Party le debe su velocísimo ascenso y actual influencia a FoxNews, su cadena de televisión.

FoxNews promovió al Tea Party cuando, en 2009, surgió como una microscópica agrupación de conservadores de clase media profundamente descontentos con su situación personal y la del país.

La cobertura, el estímulo y la promoción que la cadena de Murdoch dio a estos grupos, cuyo mensaje populista obviamente encuentra apoyo en el país, hizo que crecieran rápidamente y finalmente lograran un sorprendente número de diputados en las elecciones parlamentarias de 2010.

Sin FoxNews, el Tea Party hubiese existido de todas maneras, pero nunca con el peso que ahora tiene. Son sus diputados los que pusieron en peligro un acuerdo indispensable para la estabilidad financiera del mundo. Y también son un buen ejemplo de cómo un solo individuo, Rupert Murdoch, puede influir sobre el curso de la economía global. Lo cual no es nada aburrido.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.


Tu suscripción viene con regalo este fin de año.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

Videos Viaje a Serbia para cambiar de sexo

Viaje a Serbia para cambiar de sexo Viaje a Serbia para cambiar de sexo Vídeo
Viaje a Serbia para cambiar de sexo AFP

Serbia acoge a los extranjeros que quieren cambiar de sexo, en particular a las mujeres que desean convertirse en hombres, una ...

NUEVA SOLICITUD Juez rechaza pedido de Brad Pitt de sellar documentos de custodia

Angelina Jolie presentó una solicitud de divorcio en septiembre y actualmente tiene la custodia principal de sus seis hijos. Angelina Jolie presentó una solicitud de divorcio en septiembre y actualmente tiene la custodia principal de sus seis hijos.
Angelina Jolie presentó una solicitud de divorcio en septiembre y actualmente tiene la custodia principal de sus seis hijos. AP/Archivo

Un juez rechazó el miércoles una solicitud de Brad Pitt para sellar detalles sobre el acuerdo de custodia en su divorcio de ...