Página del lector_20111111

Temas:

AGUA QUE NO HAS DE BEBER...

En calle 47, Bella Vista, en el centro de la ciudad capital, hay otro de los muchos hidrantes dañados en el que desde hace días se desperdicia el agua potable. Irónicamente, mientras a muchos ciudadanos les hace falta a diario, en Panamá y en el mundo, las tuberías y los hidrantes dañados botan el agua.

Chitré y su evolución

El habitante más antiguo del área que ocupa Chitré se ubica en el pleistoceno. El lugar donde se localiza es una comunidad cuyo nombre asoma su existencia a principios del siglo XVII (en 1609 Chitré era una ganadería) y que como distrito en el transcurso de más de un siglo superó los desafíos propios de todas aquellas formaciones humanas que van en pos de un encuentro con su propio ser histórico, es decir, un encuentro con su autenticidad, con su indiscutible identidad.

Pero tómese en cuenta que esta legitimidad que exhibe y reclama Chitré no es sino la expresión del sentir de una comunidad que se cree llamada a realizar y cumplir con un alto cometido nacional y que involucra la voluntad colectiva así como la participación individual de cada una de las unidades de esta formación social y cultural.

Según la antropóloga Reina Torres de Araúz, el istmo de Panamá ha servido desde su nacimiento geológico como paso y puente de las diversas culturas del norte, sur y del Caribe americano. “Es evidente que las fronteras políticas hoy vigentes a lo largo del istmo centroamericano no rigen en cuanto a lo cultural y no rigieron tampoco a través de la historia. Este istmo ha servido, desde el momento de su nacimiento geológico, como paso y puente de las distintas culturas del norte, del sur y del Caribe”. De acuerdo con el doctor Richard Cooke, el hallazgo de instrumentos antiguos, vestigios de piedra clásica, tales como puntas de lanza, raspadores, cuchillos para matar, desollar y descuartizar mamíferos ya inexistentes los ubica en el lago Alajuela de Colón y en La Mula, Sarigua, en la provincia de Herrera. Este último, jurisdiccionalmente corresponde hoy al distrito de Parita (cerca de la desembocadura del río del mismo nombre), a poca distancia de Chitré.

Chitré ha sido uno de los lugares predilectos de la península de Azuero que ha tenido condiciones excelentes para vivir, sin pretender nosotros llegar a pensar que se trata de algo así como un sitio único en cuanto a la calidad de sus tierras, clima, vegetación y fauna. Pues lo que queremos destacar es que esta área del territorio nacional panameño ofrece y presenta condiciones y factores que apoyan y cooperan con el desenvolvimiento y evolución del heterogéneo grupo humano que allí habita y despliega todas sus energías vitales y morales.

Para el siglo XIX se perfila la comunidad chitreana de un modo tan dinámico y enérgico, tan creativo y tan pujante, que habría de llegar un momento en el cual se toma la firme e invariable decisión colectiva de elevarlo a la condición o categoría de distrito parroquial, acto que tuvo lugar el jueves 19 de octubre de 1848. Fue el general Tomás Herrera, quien al visitar el interior de la República en 1846, recomendó que Chitré fuera elevado a la categoría de “distrito parroquial”, ordenanza que fue sancionada por el propio general, a la sazón, jefe del istmo.

Por medio de la ley del 12 de septiembre de 1855, la Asamblea Constituyente del Estado de Panamá cambia la denominación anterior de Chitré, por la de “distrito de Chitré”, dependiendo del departamento de Los Santos, con cabecera en la ciudad del mismo nombre. En 1860 se anexan los departamentos de Herrera y Los Santos, nombrándose cabecera a Pesé, y dándose el nombre de departamento de Herrera. En 1864 se cambian nuevamente nombre y cabecera, quedando como tal Las Tablas y nombrándose Los Santos.

Numerosas variaciones sufre la división territorial de la llamada provincia de Azuero por el congreso de la Nueva Granada en 1850. Al fundarse la República, en 1903, los departamentos se convierten en provincias. En 1915, la provincia de Los Santos se divide nuevamente, quedando Chitré como capital de la nueva provincia de Herrera.

Hoy Chitré es una urbe, con categoría de gran ciudad. Es el espíritu latente de lucha en donde nace una esperanza en su vida económica nacional. Ya desde 1948 se señalaba: “Chitré, ciudad que ha crecido no sola, sino impulsada por el gran amor de sus hijos”. Carmelo Spadafora Abate, gran alcalde de Chitré, hombre público extraordinario, entendió que el lema “Chitré, la ciudad que crece sola”, nos había hecho mucho daño, puesto que los gobiernos no invertían en nuestro terruño. Fue entonces cuando al inaugurar el tanque del acueducto, en 1953, le puso el lema “Chitré progresa”.

Rogelio HerreraProfesor


La realidad de los pobres

Mucho me impactó leer en La Prensa [19/10/2011, página 16A] la noticia sobre la maestra veragüense a la que no le pagan sus viáticos desde hace cuatro años. Pero aún más me impactaron todas las peripecias que esta señora tiene que pasar para llegar a la escuela en donde enseña: cruzar ríos, caminar por horas, montar a caballo. En fin, toda una odisea.

Recuerdo que hace unos años una maestra y sus acompañantes se ahogaron tratando de cruzar un río crecido para llegar a la escuela. ¿Cómo es posible que en Panamá todavía esto suceda? Nos jactamos de estar en el umbral del primer mundo, de ser otro Singapur, de tener la cuarta economía de América Latina, de estar construyendo obras faraónicas, ¿pero qué hacemos para mejorar la vida en los campos y comarcas? El Gobierno gasta millonadas haciéndose propaganda, invierte millones para enriquecer más a los ricos y a familiares y amigos de los miembros del Gobierno, ¿pero no puede pagarle los viáticos a una maestra de campo ni construir carreteras de penetración para nuestros campesinos y comarcales? ¿Cómo pueden desarrollarse esas áreas si no se puede acceder a ellas?

A este gobierno simplemente no le interesan los pobres.

María Dolores MedinaCiudadana Panameña


Lector se queja por yerros

No cesaré de increparles, si me permite el término, el continuo irrespeto de La Prensa hacia los clientes. En esta ocasión, tómese el tiempo de ojear el crucigrama del día de ayer (1/11/2011), y se dará cuenta de la total incongruencia que nos venden. Ni siquiera coinciden las definiciones con los espacios de la cuadrícula en la que hay que colocarlas. Esto ocurre constantemente, lo que indica la poca atención que le brindan a la terminación del producto que nos ofrecen; ya sea en su redacción, donde abundan los “dequeísmos” o en los entretenimientos, como el caso del crucigrama.

Con relación a mis escritos anteriores, debe saber señora Fernández, que el hecho de la utilización del término “costarriqueño” en el crucigrama no fue un simple error, toda vez que así ha aparecido en no menos de cinco oportunidades en el último año.

En tal virtud, con ello le demuestro que no les interesa un comino con los lectores y, ante mi insistencia, se limita a pedir excusas por algo que jamás se han dado a la tarea de verificar, por más que he llamado telefónicamente y conversado con el personal de la Redacción para advertir lo pertinente, así como sobre otros tópicos. ¡Es lamentable!

Con relación a las siglas y los acrónimos, le agradecí el envió de fragmentos del Manual de Redacción que utilizan, mismo que ustedes mismos no respetan. Éste indica (19.) que se utilizan siglas (mayúscula cerrada) hasta cuatro letras. Pregunto, entonces, por qué escriben “Mef” de esta manera, tal como apareció en un subtítulo de La Prensa del 7/10/2011, tema que sustentó mi primer correo. Decía así: “De Lima asume el Mef”.

Con todo respeto, lamento muchísimo que con respuestas tan simples usted pretenda ser una verdadera defensora del lector, cuando lo que parece hacer es defender a capa y espada lo que se publica en dicho medio escrito, aunque contenga errores.

Prefiero que en vez de dar simples disculpas, le dediquen tiempo y esmero a la redacción y los contenidos, y así hagan patria elevando el nivel educativo de la población (que bastante falta nos hace) y sobre todo de la juventud que constituye el sustrato para nuestro futuro desarrollo.

El lector se queja con toda la razón del crucigrama del 1/11/2011, imposible de realizar porque el cuadro para las respuestas no correspondía al de las preguntas. La persona encargada no ha colocado el correcto, por falta de atención, descuido o distracción. No es una excusa, sino la explicación de lo ocurrido. En el otro crucigrama, el del 7/9/2011, ha habido falta de rigurosidad en las revisiones por parte de quienes realizan el proceso. Estas faltas han llamado la atención de los encargados y se han tomado las medidas para evitar su repetición. Por último, y con razón otra vez, en el subtítulo “De Lima asume el Mef”, debió haberse escrito MEF, tal como se contempla en el Manual de la Redacción: siglas y acrónimos se utilizarán hasta cuatro letras, en mayúscula cerrada; a partir de cinco letras, la primera en mayúscula y el resto en minúscula. Gracias a las observaciones que recibimos de lectores como el señor De León, se hacen ajustes para mejorar el trabajo diario del periódico.

Sin embargo, las consideraciones de “continuo irrespeto” hacia los clientes, “no les interesa un comino con los lectores” y el “irrespeto por el manual” de este medio, además de desmedidas, son injustas. La producción de un periódico es una tarea compleja diaria que impone altas exigencias. Por eso los logros y las deficiencias, desde las publicaciones más modestas hasta las de mayor renombre. Así que imaginar la existencia de un propósito que ignore o irrespete de manera sostenida al objeto de la gestión informativa –el lector- es cuando menos algo desproporcionado.

ERNESTO DE LEÓN GARCÍA


MENSAJES POR MAIL

Sobre arquitectura

Hace tiempo que no leía un artículo sobre la ciudad que esté tan bien ubicado [artículo de Opinión de Ana Esquivel, publicado el 7/10/2011]. Te felicito por la precisión de las ideas y sobre todo por la forma puntual de expresarlas.

Coincidentemente, ayer envié para la página de Opinión un artículo que está enfocado en la misma línea de pensamiento, con propuestas puntuales para lograr soluciones al problema de la anti-ciudad que hemos construido.

El problema central radica en el hecho de que tenemos profesionales capacitados y creativos que podemos aportar a la solución, pero no tenemos acceso a la toma de decisiones políticas que puedan aplicar las ideas y aportes. Además, la mayoría de los arquitectos están solamente interesados en hacer edificios y negocios inmobiliarios.

Los pocos que se preocupan por el espacio público y la ciudad somos ignorados y sentenciados a la exclusión en la preferencia del mercado.

Saludos y continúa aportando. Tienes mucho que ofrecer.

Álvaro González ClareArquitecto


Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.


Tu suscripción viene con regalo este fin de año.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

Videos Las Bibliometros y sus planes de expansión

Las Bibliometros y sus planes de expansión Las Bibliometros y sus planes de expansión Vídeo
Las Bibliometros y sus planes de expansión LA PRENSA/Isaac Ortega

La BiblioMetro se inauguró el 6 de abril de 2016, es un proyecto realizado en conjunto con el Club de Leones y el Club Activo ...

CONFERENCIA Presentan trabajos de periodismo de investigación

En Colpin también se destacó el genero periodístico de la crónica dentro de la labor investigativa. En Colpin también se destacó el genero periodístico de la crónica dentro de la labor investigativa.
En Colpin también se destacó el genero periodístico de la crónica dentro de la labor investigativa. LA PRENSA/Aminta Bustamante

Edgar Bárcenas y Amilcar Henríquez Las dos caras del Árabe Unido

Edgar Bárcenas (Izq.) y Amilcar Henríquez Edgar Bárcenas (Izq.) y Amilcar Henríquez
Edgar Bárcenas (Izq.) y Amilcar Henríquez LA PRENSA

Edgar Joel Bárcenas y Amilcar Henríquez son las caras de la juventud y de la experiencia del Árabe Unido que el sábado ...