Página del lector_20120120

Temas:

DIFÍCIL ACCESO

En Panamá la ley contempla que establecimientos y edificios públicos deben tener accesos y facilidades para el desplazo seguro de las personas que tienen alguna discapacidad. Sin embargo, aceras, calles y escaleras carecen de rampas y barandas para las personas que van en sillas de ruedas.

 En la foto, en el parque Urraca, Bella Vista, la acera tiene una rampa improvisada y sin señalización.

Uno de los fraudes más grandes: el negociado de los corredores

“Cuanto más protestaba su honestidad, más rápidamente corríamos a contar las cucharas. Shakespeare”. He aquí que en Panamá tenemos un presidente que dice ser honesto, y que, al igual que otros presidentes ladrones, ataca a los que exponen sus fechorías. Tan obvios son sus desmanes que sus protestas de honestidad resultan más que absurdas.

Uno de los escasos políticos más serios y honestos, Milton Henríquez, dice en una columna de opinión [el 3/1/2012, en un medio de comunicación panameño escrito]: “el Presidente ha preferido pelearse con todos los que no opinamos como él quiere y ha eliminado los controles y balances necesarios para que la contratación y ejecución de esos proyectos no se hagan con corrupción y desperdicio”.

Milton añade: “Recordé que los corredores los están comprando por 500 millones de balboas más de lo que valen (según las auditorías hechas por este mismo gobierno) y que el 18 de marzo [de 2011] hicieron licitaciones por unos mil 500 millones de balboas, en las que dieron contratos por el triple del valor del mejor precio”.

Yo creo que el negociado de los corredores es uno de los fraudes más grandes de la historia de Panamá, en asociación con la empresa mexicana ICA, no solo por su monto sino también por haber aceptado una auditoría a todas luces inaceptable, pues no la hizo una entidad licenciada en Panamá, sino una empresa constructora de México, evidentemente dictada por la propia ICA.

Yo desafío al Presidente a que encomiende la auditoría a un profesional de Panamá, pero respecto a toda la gestión, desde el día uno, y se verá que no tendrán que pagarle a ICA ni un dólar.

Juan Manuel HandalREASEGURADOR JUBILADO


Doctor X: usted ya cansa

Había decidido no tocar este tema para evitar que, por mi formación católica, se interpretara esta opinión como subjetiva. Pero parafraseando al propio doctor X, sencillamente “me harté”. De forma irresponsable califica nuestra fe como sorda, averiada, de vacaciones milenarias o abandonada a la suerte cósmica. Al susodicho galeno le cuesta muchísimo respetar las creencias ajenas. Prefiere la burla, el sarcasmo y la idolatría a un “Flying Spaguetti Monster”, en lugar de argumentar con objetividad, cortesía y respeto [el lector se refiere al artículo de opinión “Súplicas 2012”, de Xavier Sáez-Llorens, publicado el 8/1/2012 en La Prensa].

La Iglesia católica pertenece a sus millones de seguidores. Como él diría (pero refiriéndose entonces a la seguridad social que debe beneficiar a la mayoría de la población), si pensamos en términos empresariales, la mayoría de los accionistas serían los que más le aportan. Pero el catolicismo fue ideado para ser solidario y beneficiar a todos los católicos en particular, y seres humanos en general en cuanto a la necesidad de vivir en un mejor planeta, independientemente del estatus económico y de la inclinación religiosa. El mensaje navideño de Benedicto XVI, de acabar con la violencia y traer la paz al mundo, es aceptado y seguido por la gran mayoría de los católicos. Y no dudo de que también por quienes siguen otras religiones e, incluso, por ateos y agnósticos que creen en la ética, la moral y la paz, elementos estos que en mi concepto no están limitados a ser ejercidos o practicados por los creyentes.

Pero como el ataque al catolicismo en particular es la regla general del doctor X, achaca absurdamente el aumento de odios, asesinatos y siniestros a la deidad del patrono del Vaticano. O mejor dicho, a la falta de convencimiento de este, como si Benedicto XVI fuera el único ser humano que promueve la paz, el amor y la no violencia.

Es cierto que la libertad de expresión exige la publicación de los escritos del doctor X. Pero eso significa también que podemos confrontar sus argumentos, los cuales se caracterizan por vociferar generalidades que lo hacen contradecirse constantemente, como ya se lo hemos demostrado, así como quitarle credibilidad a sus bastante acertadas súplicas 2012; prefiriendo arremeter contra una institución religiosa que siempre tendrá la paciencia de tolerar su verborrea.

Finalmente, a pesar de que una vez dijo que Eladio le cansa, a los panameños no nos cansarán sus diatribas antirreligiosas, aunque nos harten. Contesto así el título que utilicé para recordar y paralelizar a otra víctima de sus dardos dialécticos, que ejemplifican al médico como un renombrado sicario de las letras. “Vergonzoso”.

Julio E. Linares FrancoAbogado


El Canal, un riesgo real

Me refiero al artículo “Codicia a la vista – Autonomía del Canal en riesgo”, publicado [en Opinión] en la edición de La Prensa del 14 de diciembre de 2011, bajo la autoría de Carlos A. Alvarado, jubilado del Canal de Panamá. A manera de referencia, Alvarado se jubiló como subdirector de Operaciones Marinas y estuvo vinculado al esfuerzo por dotar a la Autoridad del Canal de un reglamento marítimo adecuado a las leyes panameñas.

Su preocupación frente al riesgo de que el Canal de Panamá sea la próxima presa del gobierno del presidente Martinelli no es una mera reacción a la cuasi orden que dio el prófugo de la justicia italiana, Válter Lavítola, cuando le advierte en un correo al secretario privado del presidente Martinelli, Adolfo De Obarrio, que “en un año debe haber un nuevo administrador del Canal y sería bueno empezar a pensar quién podría ser un buen candidato que le gustase al capo”.

Al hacer una analogía entre el escándalo de corrupción del canal francés, que dio al traste con el proyecto de Fernando De Lesseps de construir un canal por Panamá, y el para nada ingenuo interés de Lavítola en que el futuro administrador del Canal (el período del actual administrador Alberto Alemán Zubieta vence en agosto de 2012), sea una figura que le guste al “capo”, Alvarado advierte de que este es un campanazo de alarma para los panameños, que –como tales– somos accionistas de la principal empresa estatal.

Vinculado como he estado con el sector marítimo por más de 40 años, ya antes había escuchado voces de alarma en la comunidad marítima acerca del riesgo que se cierne sobre el Canal. Algunos miembros de esta se han hecho eco de rumores sobre una presunta estrategia del Gobierno para dilatar la designación del administrador hasta el año 2013, cuando ya contaría con una mayoría en la junta directiva de la ACP, a la cual corresponde por mandato constitucional nombrar al administrador y subadministrador de la ACP.

Si el actual gobierno no hubiese hecho todo a su alcance, incluso apelando a recursos cuestionados legalmente para controlar la Corte Suprema, la Procuraduría General de la Nación, la Asamblea Nacional y la Fiscalía Electoral, esas inquietudes no pasarían de ser simples rumores. Conocedora del riesgo, la revista inglesa The Economist expresó en un artículo el 14 de julio de 2011 (A Singapore of Central America”) que “la mayor preocupación a largo plazo (en Panamá) es que la Autoridad del Canal pueda ser capturada (captured) por el Gobierno...”.

Recordemos que la administración del presidente Martinelli ha designado a 5 de los 11 miembros de la junta directiva de la ACP. Pero en 2013 expiran los períodos de otros tres (Norberto Delgado, Eduardo Quirós y Alfredo Ramírez, Jr.). Si se dilata hasta 2013 la designación del administrador de la ACP, a una junta directiva dominada por Martinelli le correspondería designar al sucesor de Alemán Zubieta.

El riesgo real es que la junta directiva tiene la facultad para reformar las regulaciones en materia de administración de personal, contrataciones y las que norman el tránsito de naves. Una mayoría irresponsable podría flexibilizar el sistema de mérito para que la ACP sea utilizada como fuente de empleo político, y hacer otro tanto con el sistema de contrataciones y de tránsito. En contrataciones podría abrirse camino a las compras directas, una de las principales fuentes de corrupción; y en el régimen de tráfico, podrían otorgar flexibilidad a la agencia –como ocurrió en el Canal de Suez–para alterar el orden de tránsito, de suerte que aquellos dispuestos a pagar coima puedan rebasar el orden establecido.

El Canal en manos panameñas ha sido un éxito hasta ahora, gracias a que su junta directiva y su administración se han manejado con altos niveles de profesionalismo y probidad, en el marco de la Constitución (Título XIV) y la Ley Orgánica que rigen a la ACP. Manejado políticamente, el Canal en manos panameñas podría emular el fracaso del esfuerzo francés, como bien advierte Alvarado en su elocuente y oportuno artículo.

Evitar este riesgo es responsabilidad ineludible de la actual junta directiva de la ACP; ella, en cumplimiento de sus atribuciones, deberá nombrar al sucesor de Alemán Zubieta antes de que este cumpla su brillante gestión como administrador de la ACP el 15 de agosto de 2012, conforme lo estipula el artículo 319 del Título XIV de la Constitución Política de Panamá.

Franklin Castrellón


El riesgo de no considerar el clima

En relación con el artículo “Un túnel o una laguna” del arquitecto Rodrigo Mejía Andrión, publicado el 24 de diciembre del año pasado en la sección Plano Urbano [de La Prensa], aprovecho para reiterar la validez del llamado de atención que el autor hace al Ministerio de Obras Públicas sobre la proyectada construcción de un paso por debajo de la vía en la intersección de vía Brasil con la vía Israel. Construir un paso a bajo nivel en ese sitio implica un alto nivel de riesgo de que el dinero y esfuerzo invertidos no resuelvan el problema que se plantea y que peor aún le compliquen más la vida a los miles de ciudadanos que circulan por ese sector diariamente. Pareciera que debido al constante cambio de personal que se produce con cada nuevo gobierno, la memoria histórica del ministerio se pierde rápidamente. Hace unos pocos años, el ministerio aprobó la construcción de una losa que, soportada sobre pilotes hincados en su cauce, taparía el río Matasnillo aguas abajo del puente sobre la vía Brasil. Bastaron dos lluvias torrenciales para demostrar que no tener en cuenta el régimen de lluvias que predomina en este país es jugar a la ruleta. El ministerio fue forzado por la naturaleza a ordenar la demolición de la estructura, después de pérdidas cuantiosas sufridas por negocios y residentes cercanos al área en cuestión.

Esta experiencia y los ejemplos de inundaciones en túneles urbanos en Bogotá, comentados por el arquitecto Andrión, son una temprana y oportuna llamada de atención sobre lo que muy probablemente ocurra con la solución planteada. Una consideración importante que parece se está dejando de lado es el formidable cambio climático al que está siendo sometido actualmente el mundo. Por semanas las noticias han relatado vívidamente las tragedias sufridas por Colombia y Brasil, como consecuencia de constantes lluvias torrenciales producto del cambio de clima. No considerar seriamente y en profundidad estos factores de riesgo, como criterio de diseño, nos puede arrastrar a lo que parece tiene gran posibilidad de convertirse en la crónica de un desastre anunciado.

Carlos A. AlvaradoIngeniero


Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.


Tu suscripción viene con regalo este fin de año.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

Fotografía La 'barba de abejas' para carnaval egipcio

La 'barba de abejas' para carnaval egipcio La 'barba de abejas' para carnaval egipcio Galería
La 'barba de abejas' para carnaval egipcio Egipto/REUTERS / Amr Abdallah Dalsh

SE OPONEN A CONSTRUCCIÓN Autoridades dispuestas a salir de puente cerca de protestas

Los manifestantes se oponen a la construcción del oleoducto Dakota Access, diseñado para atravesar cuatro estados a un costo de 3 mil 800 millones de dólares. Los manifestantes se oponen a la construcción del oleoducto Dakota Access, diseñado para atravesar cuatro estados a un costo de 3 mil 800 millones de dólares.
Los manifestantes se oponen a la construcción del oleoducto Dakota Access, diseñado para atravesar cuatro estados a un costo de 3 mil 800 millones de dólares. AP/David Goldman

Las autoridades dijeron que están dispuestas a alejarse de un puente cerca de donde están atrincherados manifestantes que se ...

OPERACIÓN DE RESCATE Mueren dos migrantes y rescatan a más de 700 en el Mediterráneo

Cinco grandes lanchas neumáticas y cinco botes de menor tamaño tuvieron que ser auxiliados en el Mediterráneo en las últimas 24 horas. Cinco grandes lanchas neumáticas y cinco botes de menor tamaño tuvieron que ser auxiliados en el Mediterráneo en las últimas 24 horas.
Cinco grandes lanchas neumáticas y cinco botes de menor tamaño tuvieron que ser auxiliados en el Mediterráneo en las últimas 24 horas. Tomada de Twitter

Dos mujeres murieron de hipotermia durante una operación para rescatar a más de 730 migrantes frente a las costas de ...