Página del lector_20120305

Temas:

ROMPEN LAS REGLAS

Con los trabajos de preservación del Casco Antiguo de la ciudad de Panamá se han instalado nuevas señalizaciones, como este letrero, en el que se prohíbe estacionar; sin embargo, los conductores hacen caso omiso de las reglas. A poca distancia del Teatro Nacional, hay una plaza para estacionamientos con tarifas que se calculan por tiempo, pero las personas prefieren evitar el cargo y romper las reglas.

Crítica a un comentario en ´Perspectiva´

Con mucho desagrado e indignación, he leído en el periódico [La Prensa] del 13/02/12 el comentario, en la sección Perspectiva, de la periodista Violeta Yangüela, titulado “Sintonía fina”.

Esta señora hace una mezcla absurda entre unas medidas económicas de Argentina y el reciente conflicto diplomático surgido con Inglaterra. No sé esta ciudadana de República Dominicana, en qué se basa para hacer tan descabellada combinación, pero me doy cuenta de que no está para nada bien informada o que no se ha tomado la molestia de averiguar.Las Islas Malvinas fueron tomadas a la fuerza por los ingleses en 1833, cuando mi país era una nación muy joven.

Solo habían pasado 9 años de la Batalla de Ayacucho, que terminó con la dominación española en América del Sur y donde hubo soldados argentinos luchando por la liberación del continente. Desde entonces, hemos reclamado sin cesar la devolución de un territorio que nos pertenece. Las Naciones Unidas reconocieron en 1965 que las islas son una colonia, y no un territorio que corresponda a Inglaterra. Muchos soldados murieron trágicamente en el conflicto de 1982, y no podemos permitir que esa sangre valientemente derramada sea tomada tan a la ligera, sobre todo en un artículo de opinión carente de fundamentos, lógica, raciocinio y sentido común.

Incluso, conociendo la metodología aplicada por Joseph Goebbels en la Alemania nazi, no sería extraño que esta periodista esté a sueldo del Gobierno inglés. Aconsejo a la señora Yangüela que ocupe su tiempo en ver lo que pasa en su tierra, enormemente bella y con gente maravillosa, que lamentablemente está pasando una pésima situación económica: pobreza y desempleo abundan. Señora: deje que los argentinos resolvamos nuestra política económica y usted, dedíquese a pensar en su país.

Sergio R. HornosEconomista


Protejamos a la sociedad del veneno de la publicidad comercial

Agradeceré publicar estas líneas para refutar los comentarios sobre el grafiti en Panamá, expresados por el publicitario (erróneamente autollamado publicista) Bolívar Márquez, en la edición de La Prensa, 26/1/2012. Más que por el grafiti, que es una forma de expresión hermosa, libre, creativa, popular y democrática, debemos estar profundamente preocupados por la basura que emana diariamente de las agencias de publicidad en forma de anuncios, cuñas y otras expresiones de ese funesto oficio que es la publicidad comercial, como producto de los mal llamados creativos, descerebrados y pedantes.

La basura publicitaria en la televisión, radio, periódicos, anuncios en los espacios públicos envenena y distorsiona el lenguaje, los gustos, los sentimientos, la conducta y pautas de consumo de toda la gente. ¿Cómo combatir esta aviesa riada de podredumbre mental que nos ataca a mansalva? El Estado debe legislar para protegernos. Una solución adecuada sería que no puedan las empresas o personas naturales incluir los gastos en publicidad como gastos deducibles para el cómputo de la renta gravable.

Lástima que en Panamá no podemos incurrir en medidas que estados totalitarios como China, Camboya y Vietnam aplicaban a los publicitarios, enviándolos a campos de reeducación donde el cultivo de arroz y otras labores manuales les hacía olvidar la basura de que están llenas sus cabezas. Aquí habría sido más efectivo ponerlos a recoger piñuelas con las manos desnudas. Hay que proteger a la sociedad del ponzoñoso ataque de los publicitarios.

Ricardo M. AlbaConsultor en asuntos económicos


Razones del subdesarrollo

La Prensa del 26 de febrero pasado destaca que, para la ceremonia de traslado de los restos de Arnulfo Arias, hubo un aporte de 175 mil balboas de fondos públicos, a pesar de que la exesposa decía que se haría con donaciones privadas. Dije en su momento que este traslado rayaba en la profanación, y ahora mi opinión es que fue una profanación a los restos del difunto y a su memoria. Fue profanación, porque el supuesto objetivo de darle una nueva morada a los restos del Dr. Arias era una charada para crear un escenario que iniciara la defenestración del varelismo y el resurgimiento del mireyismo, aliado cada vez menos encubierto del gobernante de turno.

De ahí la razón del aporte de la partida discrecional. Cabe exigir, por el uso de fondos públicos, una auditoría de todo el manejo de fondos para la realización de este acto. Que no vengan los actores que se oponen a la transparencia a decir que no se puede auditar lo que fue hecho por una fundación privada, porque hubo fondos públicos.

En otro orden, en el cuerpo de la noticia firmada por Flor Mizrachi, hay que reiterar que no fue “funeral -y menos- de Estado”, como erróneamente le siguen llamando, porque el 14 y 15 de agosto de 1988 se le hizo un funeral de Estado. No reconocer esto nos obligaría a desconocer todo lo hecho por la dictadura. Y sin afán de ofender a la señora Moscoso, no se le puede llamar “la viuda” porque dejó de serlo cuando contrajo nuevas nupcias. ¿O acaso se le llamaba señora de Gruber viuda de Arias?

Por tolerar la corrupción y por fallas conceptuales como estas, presentes en gran parte de la población, es que todavía Panamá sigue siendo un país subdesarrollado.

Jorge Gamboa ArosemenaFue candidato presidencial


Adictos al ruido

Deseo felicitar y a la vez manifestar mi identificación con los planteamientos expuestos por el columnista Jaime Barcelo. No sé si para mí es ya un sueño imposible o una quimera imaginarme un Panamá libre de ruidos, así como limpio de basura y desechos fuera de sus sitios.

La contaminación sonora o polución sonora está penalizada por ley. Estudios científicos determinan que esta exarcerba los problemas emocionales y produce lesiones orgánicas. Está comprobado que en los enfermos mentales con ciertos diagnósticos provoca alucinaciones.

El Decreto Ejecutivo No. 306 del 4 de septiembre de 2002 reglamenta el control de los ruidos en espacios públicos, áreas residenciales y en ambientes laborales. En sus siete capítulos reglamenta los tipos y áreas de ruidos. La institución responsable de velar y fiscalizar por el cumplimiento del presente reglamento es el Ministerio de Salud (desconozco si este decreto ha sufrido modificaciones y existan otras legislaciones sobre la misma materia). Ojalá más ciudadanos levanten una voz firme que escuchen las autoridades y hagan cumplir las leyes. Los panameños tenemos que aprender que si no hay conciencia de beneficio ambiental, pues que sea el aspecto económico, aplicándole todas las multas que correspondan en derecho.

Gloria L. de DÍazCiudadana


La función del profesor universitario

“Docentes de más de 75 años no podrán impartir clases este 2012 en la Universidad de Panamá”, informa La Prensa (24/02/12). Esto, a raíz de la entrada en vigencia el acuerdo fijado por el Consejo General Universitario (CGU) en reunión efectuada el 14 de febrero de 2012. Independientemente de la legalidad o no del acuerdo en cuestión, la decisión tomada por el CGU nos permite hacer algunas reflexiones sobre la función educativa del profesor universitario.

Alto es el honor, trascendental la misión, grave la responsabilidad de la función educativa de los catedráticos universitarios. Su tarea ya no es una misericordia, ya no se limita a cambiar las tinieblas de la ignorancia por la luz del conocimiento. Mucho más allá habrán de ir. Deben enseñar a observar, a investigar, a trabajar; deben iluminar las conciencias, encauzar los espíritus; dar normas de vida. ¡Les incumbe formar los ciudadanos dirigentes de la Nación!

Es menester hacer hincapié en la juventud a los valores morales y espirituales para que no caiga la nueva generación en la indiferencia, en el llamado neutralismo, que lleva a producir gentes sin convicciones ni ideales. La función educativa del catedrático universitario no disminuye así, sino que enaltece, vivifica, sublima, su tarea de mero informador.

No podemos en nuestra actividad docente admitir ciencia sin conciencia. La probidad ha de ser enseñada lo mismo en una cátedra de literatura o historia que en una de matemáticas, lo mismo en un laboratorio de química que en un seminario de filosofía del derecho.

No podremos nunca por estos conceptos considerar la universidad, nuestra universidad, como un taller mecánico en donde solo sean necesarios los ajustes técnicos. La universidad, de ello debemos estar convencidos todos los que otrora allí trabajamos (y los que trabajan hoy), ha de ser ante todo un centro de cultura, normativo de un amplio criterio ciudadano, forjador de una limpia conciencia individual.

Hace poco se inició un nuevo periodo rectoral (2011-2016), de las actuales autoridades de la Universidad de Panamá, con más de tres lustros de rectorado anterior. No llegaremos, empero, a la pueril vanidad de creer que solo en los últimos 17 años se hizo labor de trascendencia. Seamos solidarios con los antecesores. Lo que hoy vemos, y lo que espiritualmente aún está vivo en la Universidad de Panamá, es la resultante de múltiples esfuerzos de anteriores administraciones que se compenetraron y confundieron en un mismo anhelo común.

Sería plausible que se trabaje con la conciencia animada por principios éticos inconmovibles, libre la mente de rencores, generoso el ánimo, como corresponde a quienes en todo tiempo deben dar ejemplo de madura comprensión, pero firme la voluntad, para no dejar un resquicio siquiera por donde pueda penetrar la vacilación ante el deber que se ha de cumplir. Autoridades, profesores, estudiantes: la Universidad de Panamá tendrá que ser un día (como antes lo fue), el meridiano espiritual de la nación panameña. ¡Elevémosla a la máxima altura del prestigio y el decoro!

Un sentimiento de gratitud profunda nos une, no solo al doctor Octavio Méndez Pereira (creador y primer rector de la Universidad de Panamá) y a quienes fueron ejemplares y eficaces profesores, sino también a quienes laboraron antes que nosotros en el empeño de dar un elevado ideario a nuestra Universidad. Gratitud debemos también a cuantos han colaborado silenciosamente en esta obra. Desde Enrique A. Jiménez, expresidente de la República, creador de la ciudad universitaria; los arquitectos e ingenieros, hasta el último de los obreros que, con su fatigosa jornada de cada día contribuyeron a levantar los edificios con que actualmente cuenta la Universidad de Panamá.

La verdad es que el rasero del olvido nos hará un día iguales a todos, trabajadores del espíritu y de la materia. Pero es la verdad también que unos y otros estaremos presentes en la memoria de las cosas, en la sustancia de las ideas, fundidos y confundidos en una generosa aspiración común. Soldados desconocidos seremos unos y otros en la lejanía del tiempo, mas a todos nos cabrá la final alegría de haber vinculado conjuntamente nuestro esfuerzo en una obra cultural de nobleza perdurable.

PAULINO ROMERO C.profesor y ex DIRECTOR GENERAL DE PLANIFICACIÓN DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ


Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.


Tu suscripción viene con regalo este fin de año.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

hay reunión programada para hoy Venezuela: Incertidumbre en diálogo de gobierno y oposición

Representantes del Gobierno y de la oposición, durante la primera reunión del diálogo sobre la crisis en Venezuela. Representantes del Gobierno y de la oposición, durante la primera reunión del diálogo sobre la crisis en Venezuela.
Representantes del Gobierno y de la oposición, durante la primera reunión del diálogo sobre la crisis en Venezuela. AFP

El proceso de diálogo en Venezuela entre gobierno y oposición se vio sumido en la incertidumbre tras la amenaza de la alianza ...

Videos Una bodega urbana en el corazón de París

Una bodega urbana en el corazón de París Una bodega urbana en el corazón de París Vídeo
Una bodega urbana en el corazón de París AFP

La ciudad Luz, la ciudad del amor, la ciudad ¿del vino? Les Vignerons Parisiens producen la bebida favorita en Francia, en el ...

Fotografía Educación vial, los pasos de las cebra

Educación vial, los pasos de las cebra Educación vial, los pasos de las cebra Galería
Educación vial, los pasos de las cebra La Paz, Bolivia/REUTERS / David Mercado