Página del lector_20120706

Temas:

SE INCREMENTAN LOS HOYOS EN LAS CALLES CAPITALINAS

Frente a la escuela Panama School, en la avenida México, se encuentra este enorme agujero causado por el constante paso de maquinarias y equipos pesados que, desde hace varios meses, laboran en las obras que se adelantan en Calidonia.

Este problema -que se replica en múltiples corregimientos de la ciudad de Panamá- provoca molestias a los conductores debido al deterioro que sufren sus vehículos, por más precauciones que tomen al transitar por estas vías. Además, las fallas viales provocan los consabidos tranques, que forman parte del día a día del panameño.

Excusas a embajador por error

La información proporcionada en el artículo “Incineradores siguen apagados”, que apareció en la edición de La Prensa del día lunes 18 de junio de 2012 es errónea.

El Gobierno británico no ha realizado donación alguna de incineradores para la destrucción de droga confiscada al Gobierno de Panamá. Resulta decepcionante que La Prensa no haya corroborado esta información con la Embajada Británica en Panamá antes de ser publicada. Estaría muy agradecido si su diario se retractase de la misma de forma que se aclare el tema.

Al conversar con el periodista responsable de la noticia y revisar el material sobre el tema publicado, llegamos a la conclusión de que, efectivamente, se cometió un error al afirmar que los incineradores habían sido donados por el Gobierno de Gran Bretaña. De hecho, se incurrió en este error en más de una ocasión, por lo cual se ofrecen disculpas al señor embajador.

Reciba excusas también por el retraso en responder, lo cual se debió a la investigación realizada para dilucidar el tema y brindar las datos correctas.

En ese sentido, según información aclaratoria del Ministerio de Seguridad, los incineradores aludidos fueron adquiridos por la institución mediante compra, a un costo estimado de 175 mil dólares cada uno.


Ni caja de resonancia ni peones

sobre el artículo de Daniel R. Pichel, “La culpa es de los demás” [La Prensa, 1 de julio de 2012], tengo unas reflexiones.

Dice el autor que “La ´sociedad civil´ y los medios de comunicación son usados como caja de resonancia de intereses politiqueros... (se les ve) como peones desechables de un ajedrez político donde a nadie le importa su discurso.(.) el sistema está diseñado para mantenerlos alejados de la toma real de decisiones y se acuerdan de ellos cada vez que hay que oponerse a algo”.

La sociedad civil nace de las Ciencias Sociales como “oposición” a las estructuras de poder y, desde siempre, su propia existencia, diferenciada de la sociedad política –y añadiría, politiquera–, es un prerrequisito para la democracia, ya que esta categoría de ciudadanos actúa y toma decisiones en el ámbito público, fuera de estructuras gubernamentales.

Tiene la sociedad civil, nos dirá Jurgens Habermas, dos componentes. El primero mira al conjunto de instituciones que definen y defienden derechos y que propician la libre asociación de ciudadanos, la posibilidad de defenderse de la acción estratégica del poder (aquí entran los sindicatos, por ejemplo). Y un segundo componente visualiza los movimientos sociales que continuamente plantean nuevos principios y valores, demandas sociales, así como vigilar la aplicación efectiva de los derechos otorgados.

La Red Continental de Personas Mayores de América Latina y el Caribe, claro ejemplo de este segundo componente, acaba de adoptar el Manifiesto de Panamá, firmado por representantes de 16 países. Nos comprometemos a seguir brindando apoyo a la redacción de una Convención Internacional de protección de derechos de las personas mayores a nivel de la ONU, tal como se pidiera en Brasilia y en San José en 2012. Exigimos que se abran las puertas a la participación real de la sociedad civil en los trabajos de los dos grupos ad hoc que se han formado, tanto a nivel de la ONU como del Comité Permanente de la OEA, para lograr que sea una realidad esta Convención Internacional.

El discurso sesgado de Pichel merece repudio; es ofensivo y pervierte el papel de la sociedad civil en una democracia que no reprime, reivindica. Reconozco que hay distorsiones lamentables prohijadas por “democracias maltratadoras” ante las propias Naciones Unidas, al dar paso a “paragüitas de sapos” (hongos), es decir, médicos/expertos/banqueros agrupados en las ONG que hablan y actúan como si fueran la sociedad civil.

No se trata, pues, de “cogobernar”. Nos eligen nuestros pares, nadie nos paga por nuestro trabajo, seguimos siendo voluntarios.

Edilia Camargo VillarrealFILÓSOFA


Panamá, un país que sí va bien

Leí el artículo del señor Roberto Rosas [“El país no va bien”, La Prensa, 28 de junio de 2012], quien muestra una marcada posición política al abordar los temas económicos. En su discurso el señor Rosas desconoce los indicadores que señalan a Panamá como uno de los países con mejores economías de la región.

El último informe de la CEPAL advierte que Panamá estará arriba de naciones como México, Perú y Costa Rica, en cuanto a crecimiento económico esperado, contrario a lo que dice en su primer párrafo, lo que considero un lamentable comentario. Argumentos como estos no permiten llegar a un análisis objetivo de la realidad panameña, y más bien persiguen tergiversar y desinformar a la opinión pública, como en efecto lo ha hecho.

Obras de infraestructura como el Metro y la creación de la cadena de frío, entre otras, generarán nuevas ofertas de empleo. Ni hablar cuando se completen las líneas del transporte del Metro Bus, que requerirán operadores interesados en obtener un sueldo justo.

El costo de la canasta básica escapa de las manos del gobierno, es un asunto internacional. En este sentido, Rosas vive en otro país, el Panamá oscuro que ha pintado su propio partido, el PRD. Más respeto por la inteligencia de los lectores.

Elizandro Gaitánperiodista


La protección que ahora necesita el Presidente

Martinelli sigue haciendo de las suyas. Su apuro por recoger fondos, sea cual sea su origen, determina que todos sus actos se vuelvan sospechosamente turbios. Quiso convertir las acciones de C&W, de las empresas de electricidad y quien sabe qué más en dinero contante y sonante. Es capaz de vender lo propio y lo ajeno. Nada más conveniente para sus fines que vender las inversiones del Estado, aparentemente con fines legítimos, pero como dice el “Hoy por hoy” del 14 de junio, estas operaciones son “hartura de hoy, hambrunas para mañana”.

Entre sus justificaciones está ser recordado por las obras que va dejando instaladas. Eso es cierto, pero también lo es que no ha realizado ninguna de ellas con transparencia, sin aumentar los precios artificialmente como en una larga lista de casos, entre los que destaca el de Finmeccanica.

Peor es el evidentemente turbio caso de las compras de corredores, cuando fabrica las cuentas del gran capitán, y acepta, sin sonrojarse, nada menos que una auditoría hecha por alguien que no es auditor profesional en Panamá, sino una constructora en México, que vendría a ser lo mismo que encomendar que certifique un caso de disentería femenina a un mecánico chapistero de autos. Pero él logra que pase y que le sirva para “justificar” lo que de otro modo sería totalmente injustificable.

Lo triste de ese caso por sí solo es que pone al Estado en deuda por casi mil millones de dólares, cuando la terminación natural de los contratos de concesión le hubieran costado muchísimo menos al Estado. ¿Se puede concebir algo más sospechoso que esto?

Ahora tiene un cheque en blanco para hacer lo que le dé la gana y vivir tranquilo con los millones que acumula con operaciones ilegales, con la garantía de que al salir de la presidencia estará protegido por la inmunidad como miembro del Parlacen, entidad de la que él había tratado de sacar a Panamá. Ya no considera a esa organización costosa y totalmente inútil, que solo sirve para proteger a los delincuentes que entran pobres pero que salen millonarios, solo que en su caso, este es un millonario que quiere más millones sin límite alguno.

Y si alguno de sus actos causa una acción judicial, empleará el recurso de llevar el caso hasta la Corte Suprema, donde ya tiene mayoría de magistrados “plantados” por él. También estará cubierto si algún caso llega a la Asamblea donde, sonriente y feliz, verá a sus “trasplantados” haciendo mayoría a su favor.

Juan MAnuel HandalJUBILADO


Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.


Tu suscripción viene con regalo este fin de año.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

CONTROVERSIA FARC pedirán perdón a familias de diputados asesinados

El único diputado que sobrevivió fue Sigifredo López por encontrarse, por esos días, apartado de sus compañeros. El único diputado que sobrevivió fue Sigifredo López por encontrarse, por esos días, apartado de sus compañeros.
El único diputado que sobrevivió fue Sigifredo López por encontrarse, por esos días, apartado de sus compañeros. REUTERS/Archivo

Como parte de la pacificación de la guerrilla de las FARC, los rebeldes reconocerán y pedirán perdón a las familias de doce ...

Solidaridad tras tragedia El fútbol europeo rindió tributo al Chapecoense

Los jugadores del Barcelona y Real Madrid juntos para rendirle tributo al Chapecoense. Los jugadores del Barcelona y Real Madrid juntos para rendirle tributo al Chapecoense.
Los jugadores del Barcelona y Real Madrid juntos para rendirle tributo al Chapecoense. AFP

Las grandes ligas del fútbol europeo rindieron este sábado emotivos homenajes al Chapecoense, en que los jugadores recordaron ...

Mundo Cenizas de Fidel Castro llegan a Santiago de Cuba

Los restos de Fidel Castro reposarán en el cementerio de Santa Ifigenia de la segunda mayor ciudad de Cuba y cuna de la revolución cubana. Los restos de Fidel Castro reposarán en el cementerio de Santa Ifigenia de la segunda mayor ciudad de Cuba y cuna de la revolución cubana.
Los restos de Fidel Castro reposarán en el cementerio de Santa Ifigenia de la segunda mayor ciudad de Cuba y cuna de la revolución cubana. AP/Dario Lopez-Mills

Entre un mar de banderas cubanas y al incesante grito de "¡Fidel, yo soy Fidel!", miles de personas dieron la bienvenida a la ...

Destacados