Página del lector_20121026

Temas:

[FOTODENUNCIA]

TRANSPORTE DE PRIMER MUNDO

En esta parada improvisada, en Loma Cová, en Arraiján, las personas esperan cada día desde muy temprano en la madrugada los buses para que las lleven hacia la ciudad capital a sus trabajos y escuelas. Los pocos vehículos disponibles, la falta de paradas adecuadas, techadas y con bancas, y la ausencia de seguridad son los problemas -cada vez más graves- a los que se enfrentan los ciudadanos en el transporte público, en un país que debería tener otra realidad por su gran crecimiento económico.

Sobre ´¿Cuál es la diferencia?´

En un reciente texto en la página del lector de este medio [23/10/2012], Anabella Dex nos contaba su experiencia británica, en un solitario cruce de caminos, donde encuentra que algún parroquiano ha puesto a la venta huevos que los interesados pueden llevarse dejando su coste en una caja. Nadie atiende el negocio, librado por su propietario a la buena fe y a la ética de sus vecinos.

Anabella encuentra difícil que algo así pueda verse en Panamá dada la cultura del juega vivo que impera entre nosotros. Pero Carmen Elisa Restrepo dice que es más que posible, y pone como ejemplo la tienda de snacks en el Centro Cultural Alemán que funciona en esta capital. Los alumnos toman los productos, dejan su importe y nunca falta un centavo de la venta o un artículo en el inventario. Y hay muchos otros ejemplos locales.

En el Riba Smith de la Transístmica, al lado de la venta de pixbae, se encuentran cada mañana los periódicos que su vendedor deja expuestos allí, convencido de que al regresar hallará el dinero con que los compradores pagaron su ejemplar de los diarios. Si lo han hecho con billetes, simplemente toman su cambio; y el negocio funciona como en la campiña inglesa.

Creo que la moraleja consiste en que vemos como exótico algo que en verdad es la regla: gente honesta hay en todas partes. ¿Por qué debe ser diferente en Panamá? La ética, por relativa a la moral, está en la esencia de los seres humanos. La geografía es otra cosa.

Fernán Molinos Delaswsky


Cuando las palabras se inyectan de odio

Qué importante es el lenguaje. Qué importante es elegir las palabras adecuadas para describir cosas o situaciones. Entiendo que, tras un ejercicio de reflexión, el profesor Espino Perigault escogió con consciencia la expresión “fornicación contranatural” para describir las relaciones homosexuales en las páginas de La Prensa el pasado martes 23 de octubre. De hecho, iba a más. El señor Espino entiende que los homosexuales exigimos poder casarnos como un privilegio con el que pretendemos que se “legalice la fornicación contranatural, la prostitución homosexual; la selección libre de género y la educación sexual sin control parental”. Así, literal.

El señor Espino ha decidido que, con el fin de desacreditar el matrimonio igualitario y la adopción por parte de parejas del mismo sexo, lo mejor que puede hacer es denunciar que si dos mujeres se casan, lo primero que va a hacer una de ellas –sino las dos- es lanzarse a las calles a prostituirse. Desde luego, tiene toda lógica porque es un comportamiento habitual de dos personas que están enamoradas, irse a un prostíbulo y ganar algo de plata.

“Fornicar”, según la Real Academia de la Lengua, es tener cópula carnal fuera del matrimonio. Por lo que he de suponer que el señor Espino se refiere a que si dos hombres contraen nupcias, automáticamente deben hacer un trío o una orgía. No me queda claro si la infidelidad sería consentida por la pareja, lo que haría la cosa más sucia, o a espaldas del cónyuge, como sucede en el 40% de las relaciones heterosexuales.

Pero no contento con esta orgía, esto sí que es una orgía, pero de conceptos, el señor Espino cree que los homosexuales no tendríamos control alguno (ni preocupación quiere decir, en realidad) sobre la educación sexual de nuestros hijos, que no nos importaría lo más mínimo si contraen enfermedades de transmisión sexual o se quedan embarazadas nuestras hijas con 12 años. Porque eso son cosas de las que se preocupa una pareja heterosexual normal, natural, bendecida por Dios. Dos hombres juntos o dos mujeres juntas tienden a copular todo el rato sin poder evitarlo, como dos conejos o dos perros que se ven obligados a hacerlo incluso en el parque, a plena luz del día.

Me apiado de los alumnos del señor Espino Perigault. Siento pena porque están aprendiendo a vivir el mundo a través de los ojos de la intolerancia y de la ignorancia. Porque esos niños, si por él fuera, jamás aprenderían que en más del 50% de las especies animales –y los humanos lo somos- existen parejas estables entre ejemplares del mismo sexo; no llamaría yo “contranatural” a la mitad de la naturaleza pero yo soy más de latín y griego.

Ver el mundo con los ojos muy chiquitos te quita preocupaciones, eso sí. En la ignorancia la vida es mucho más fácil.

El hombre tiene pene. La mujer vagina. El resto debe ser algo “malo”. En la India se cree firmemente en el tercer sexo y se respeta y se entiende que una mujer pueda nacer en un cuerpo de hombre. Pero el señor Espino estará poco viajado y eso es una pena porque sus alumnos también lo estarán.

Contranatural es tener a millones de niños en orfanatos esperando a tener unos padres que se lo lleven a casa y le den un beso cada noche antes de dormir. Contranatural es que un señor no pueda decidir dónde quiere enterrar al hombre con el que ha compartido 40 años de su vida. Contranatural es que dos niños tengan legalmente una sola madre cuando, desde que nacieron, han tenido dos mamás que les adoran y les llevan al cole.

Los niños no se trastornan porque los hayan criado dos hombres o dos mujeres. Los trastornan profesores intolerantes que inyectan en ellos odios irracionales hacia algo que es natural como la vida misma. Profesores Espinos, denle una oportunidad al amor, venga de donde venga. Si Jesucristo lo decía sin parar, ¿por qué ustedes lo olvidaron?

CARLOS RUIZ MATEOS

CONSULTOR DE COMUNICACIÓN


Comentan ´¿Cuál es la diferencia?´

Anabella Dex, economista [lectora autora del artículo ´¿Cuál es la diferencia?´], nos presenta una excelente nota donde compara Panamá y otros países “desarrollados” [La Prensa, página del lector, 23/10/2012]. Nos habla que esa gran diferencia radica en la confianza que han desarrollado esos países.

Hace más de un año asisto al Centro Cultural Alemán, donde se dan cita unos 80 alumnos. Hay allí una confianza ejemplar. Existe una pequeña tienda, en la que cada alumno puede comprar galletas, snacks y refrigerios. A un lado está una caja sin seguro con una cantidad de dinero.

Cada alumno que desea algo va allí, retira el producto que desea y deja su dinero. Le he preguntado a la secretaria del Centro Alemán y me dice que nunca le falta dinero. Eso sí es confianza, es respeto en su más sana expresión... Estos son los valores que se tienen que ir logrando cada día en Panamá.

Carmen Elisa Restrepo

Residente en Panamá


Tributo a la vida

Dice un dicho: “De músico, poeta y loco todos tenemos un poco”; pero debiera ser: “De músico, poeta, loco y religioso, todos tenemos un poco”. Y a mi entender, no se puede hablar del propósito del matrimonio sin hablar un poquito de religión.

La Biblia nos habla de un Dios creador, un Jesucristo redentor y un Espíritu Santo consolador. Entiendo, pues, que si Dios es creador, Él hizo, entonces, del hombre y la mujer sus “socios” en la creación de vida. En este caso, vida humana. Este es, por tanto, el propósito básico del matrimonio: crear vida. Existen otros propósitos, que no es que no sean importantes, como lo es el placer sexual; que de paso diré, no es algo que el hombre y la mujer “modernos” hayan descubierto, como leí hace poco en un artículo (“La guerra de nuestros hijos”, La Prensa, 16/10/2012).

El placer sexual es connatural: Dios mismo hizo que el deseo sexual fuera fuerte en el hombre, a fin de que él se obligara a sí mismo a buscar una mujer y formara una familia. Dios organizó la vida en familias. Lo que sí descubrieron el hombre y la mujer “modernos” fue la manera de hacerle trampa a Dios en lo relativo al placer sexual, con el consabido resultado que muestran todas las estadísticas y que sirve de excusa a algunos para querer institucionalizar una educación sexual errónea en nuestras escuelas.

Ya son pocos los que consideran el matrimonio como una relación entre Dios, el hombre y la mujer: socios en un plan de vida. Más bien, se considera al matrimonio como una relación entre la sociedad, el hombre y la mujer; es decir, una relación de conveniencia social. No en vano se habla actualmente del hombre y la mujer como productos del devenir sociohistórico cultural, y no como productos de una creación de Dios, donde los hijos son consecuencia natural de un plan de vida.

En esta relación “moderna”, los hijos son considerados muchas veces “daños colaterales”. No extraña, entonces, además de los miles de niños abandonados por sus padres o madres, esa cultura de muerte llamada “aborto”, apoyada por algunos gobiernos del mundo. Abro paréntesis para decir que coincido con la opinión de un político norteamericano, cuando señala que el aborto solo debe ser considerado en los casos en que un médico competente determine que la vida o la salud de la madre está en serio peligro, cuando un médico competente determine que el feto tiene defectos graves que no permitirán al niño sobrevivir después del nacimiento y en los casos de violación o de incesto.

Los gobiernos del mundo deben ser provida. Es decir, los gobiernos del mundo no deben destinar recursos del Estado para apoyar esta cultura de muerte llamada aborto, ni para apoyar aberraciones bajo la premisa de la ética-científica.

Apoyar el aborto injustificado es ser enemigo de la vida, y ser enemigo de la vida es ser enemigo de Dios.

Robin Rovira Cedeño


Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.


Tu suscripción viene con regalo este fin de año.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

Fotografía Festival de la luz de Ámsterdam

Festival de la luz de Ámsterdam Festival de la luz de Ámsterdam Galería
Festival de la luz de Ámsterdam Holanda/AP / Peter Dejong

Torneo Apertura 2016 de la lPF Árabe Unido es el campeón; vence 2-0 al Plaza Amador

El conjunto de Árabe Unido fue superior y concretó las opciones de gol que tuvo. El conjunto de Árabe Unido fue superior y concretó las opciones de gol que tuvo.
El conjunto de Árabe Unido fue superior y concretó las opciones de gol que tuvo. LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

Árabe Unido de Colón sigue demostrando su supremacía en el balompié nacional. Este sábado, 3 de diciembre, conquistó el torneo ...

Destacados