Página del lector_20121213

Temas:

[FOTODENUNCIA]

´Sálvese quien pueda´

Los moradores de Las Mañanitas, no saben a qué santo encomendarse para que les construyan paradas con techo. En la vista se observa a una concurrida parada del sector. La situación ha empeorado con los puntuales aguaceros que se dan durante la temporada lluviosa.

 La gente espera, a la intemperie, el paso de los autobuses desde la madrugada hasta la noche. Son muchas las personas que claman por una pronta solución al problema, ya que no tienen dónde guarecerse cuando los correntones de agua inundan las calles.

Embajada aclara sobre islas Senkaku

En el diario La Prensa en la página 44A del 15 de noviembre del 2012, el señor Toni Wong Chen, comentarista del Diario Chino Latinoamericano, publicó un artículo en el cual argumentaba la posición de China sobre las islas Senkaku; le damos respuesta a sus señalamientos.

1) Él argumenta que las islas Senkaku fueron descubiertas, nombradas y defendidas por China desde la Dinastía Ming y Qing, sin embargo, conforme al derecho internacional, el descubrimiento y bautizo no respaldan la reclamación de soberanía territorial sino la ocupación efectiva y continua (véase fallos CIJ). Aunque exista la documentación que demuestre registros de las islas, no hay prueba histórica de que los chinos las habitaran. Por consiguiente, las islas Senkaku eran Terra Nullius, y no pertenecían a ningún país hasta la Edad Moderna. En 1968 la Comisión Económica de las Naciones Unidas para Asia y Lejano Oriente (ECAFE) realizó un estudio que indicó la posible existencia de recursos petrolíferos en el Mar de China Oriental y por primera vez el Gobierno de China planteó sus reclamaciones por la soberanía territorial de estas islas. Ningún país o región, incluida China, había objetado la soberanía de Japón ni el hecho de que las islas Senkaku fueron puestas bajo la administración de los Estados Unidos de América, conforme el Artículo III del Tratado de Paz de San Francisco de 1951. China no explicó el no haberlo objetado.

2) El señor Wong indica que las islas Senkaku eran parte de Taiwan que pertenecía a China durante la guerra sino-japonesa, sin embargo, en el Tratado de Shimonoseki no se encuentra ningún texto respaldando dicha interpretación.

3) Respecto a la carta de agradecimiento por el rescate de los náufragos chinos en 1920, esta no es una carta privada sino una carta oficial de un diplomático chino a una organización pública de Japón. Al poner el cónsul en la carta “Islas Senkaku del distrito Yaeyama, prefectura de Okinawa, Imperio del Japón”, China reconoce la soberanía de Japón sobre las islas.

4) El Diario Popular, periódico oficial del Partido Comunista de China, cuya posición complace al partido único que gobierna al país conforme la Constitución de la República Popular China. En la Constitución china no existe texto alguno que exprese que las islas Senkaku son territorio chino. En 1992, China unilateralmente estableció la “ley de Mar Territorial y Zona Contigua” formalizando su soberanía.

5) La Declaración de El Cairo y la Proclamación de Potsdam son documentos políticos. Tras la Segunda Guerra Mundial el Tratado de Paz de San Francisco determina todos los arreglos como tratado internacional con efecto jurídico. La República Popular China no fue un país firmante de dicho tratado, sin embargo, Japón y la República China firmaron el Tratado de Paz entre China y Japón en 1952 afirmando el arreglo territorial del Tratado de Paz de San Francisco y no se discutió sobre la soberanía de las islas Senkaku.

6) Acerca de la soberanía de Okinawa, primeramente, fue puesta bajo la administración de Estados Unidos de América como parte de las islas Nansei Shoto, conforme el Artículo III de Tratado de Paz de San Francisco. Años después, según el Artículo III de dicho Tratado, dentro de los territorios japoneses puestos bajo la administración de EU se determinaron las zonas revertidas a Japón señalando latitud y longitud claramente, incluyendo las islas Ryukyu/Okinawa y Senkaku, en el Acuerdo entre Japón y EU relativo a las islas Ryukyu, que entró en vigor en 1972

SECCIÓN CULTURAL Y PRENSA

EMBAJADA DE JAPÓN EN PANAMÁ


Cucalón aclara sobre 35 fincas

“En la actualidad no hay ninguna finca secuestrada por la Dirección General de Ingresos (DGI), ya que la empresa (hotel Coronado Golf & Beach Club) afianzó por el monto adeudado”.

Esta aclaración la hizo el director general de la DGI, Luis Cucalón, en referencia a noticia aparecida ayer 12 de diciembre de 2012 en La Prensa que indica: “Cucalón ordenó el secuestro de 35 fincas que son parte del hotel Coronado Golf & Beach Club, en mayo pasado. El caso fue apelado ante el Tribunal Administrativo Tributario, y sigue sin resolverse”.

José Javier Rivera, abogado de la empresa, indicó que Cucalón sí ordenó, “en forma arbitraria”, el secuestro de las 35 fincas. Entonces, para evitar un mayor perjuicio y daños irreparables, se procedió a presentar una fianza para evitar el secuestro, por la suma de 3 millones 76 mil dólares 89 centésimos. La fianza es la número 0413-863-0 del 28 de mayo de 2012.


Ineludible compromiso con la verdad

En todas las profesiones se dicen mentiras y el periodismo no es la excepción. En una ocasión un reportero de un tabloide, de etiqueta alarmista, caminaba –rumbo a la redacción- por la avenida Balboa, cerca del hoy Mercado del Marisco. No llevaba nada en la libreta; el día había sido un “sarigua noticioso”.

En el horizonte se empezaba a ocultar la apagada cresta de un sol yema de huevo que hacía ver las contaminadas aguas de la bahía como un mar de plata. En su delirio, el atribulado reportero hasta escuchaba el retumbante grito de su jefe: “¡¿donde está mi muerto?!” “¡Estamos en vaina si no tengo el muerto!”.

Una vez había leído que los tiburones se activan durante el crepúsculo. Entonces pensó en voz alta: “La bahía está llena de tintoreras (tiburón tigre)... sí, puedo ver sus frenéticas aletas... tengo mi noticia”. Al día siguiente el gran titular en primera plana fue: “Bahía de Panamá infectada de tiburones”. Para agregar más a su sensacional invención, se ubicó un mosaico fotográfico de tiburones en aguas de sabrá Dios qué lugar del mundo. La noticia era tan falsa como la salsa que echaban (no sé si todavía se hace) algunos fotógrafos a cadáveres de la morgue para hacer las fotos más dramáticas.

Pero, como dice el refrán, “el diablo tapa y tapa, hasta que destapa”. Expertos en biología marina –nacionales y extranjeros- hicieron una rigurosa investigación de la fauna marina de la bahía y demostraron al periódico que la noticia era un fraude. Tanto el reportero como su jefe “cazaprimicias” fueron expulsados del diario para que fueran a tomar aire yodado al malecón.

Antes de la invención de la internet, cualquier mentira periodística se quedaba encerrada en un pedazo de papel; ahora se multiplica miles de veces a través de las páginas web y las redes sociales. Hoy, para hacer noticias, hay que sostenerse con el bastón de la verdad, de lo contrario viene el descalabro y el público te enrostrará tu deshonestidad.

En periodismo es inadmisible la doble moral. Nuestro compromiso es con la sociedad, por eso al enviar una información al público tiene que estar comprobada, de sobra, su veracidad. Aquí no basta ese dicho aventurero de “el papel aguanta todo”. Es la verdad lo que lo satisface todo, por muy dura que sea.

La verdad es didáctica, nos enseña la realidad de la vida y nos sirve de guía idónea para la toma de decisiones. Voy a tocar cinco puntos que son esenciales para un buen desempeño profesional:

Responsabilidad. El periodista debe saber que cuando su nombre aparece en la marquesina de la noticia se juega su prestigio. En caso que haya manipulación o faltas a la verdad, se reputación se va al traste. Como dice la periodista argentina Sandra Crucianelli: “la credibilidad es como la virginidad, una vez que se pierde no se recupera más”. El periodista está obligado a responder de lo que escribe. Tiene que desempeñar la tarea periodística con el más alto sentido moral. El lector es como un venado, se asusta con cualquier enfoque sesgado, se opone a cualquier incisión personal que el redactor quiera aplicarle a la información y rechaza cualquier detalle que no tenga sustento en fuentes idóneas.

Imparcialidad. El periodista no puede tomar partido en una información y tampoco puede ser neutral. Su compromiso es con la verdad y debe hacer la información con balance, consultando a todas las partes involucradas. La investigación y posterior redacción de noticias tiene que estar lejos del apasionamiento o la parcialidad.

Miren esta diadema del subjetivismo periodístico. Durante una pelea de boxeo en México entre el panameño Ismael Laguna y el mexicano Vicente Saldívar, un cronista deportivo azteca se paró de su asiento en el ringside y le gritó a su paisano: “Cuídate, Vicente, del chingado gancho de izquierda del canalero”.

Las simpatías por algo o alguien es una apreciación particular que no se debe dejar reflejada en las noticias.

Honradez. El periodismo demanda total honestidad en la publicación de noticias y anuncios publicitarios. El comunicador José Ignacio López Vigil recuerda que el periodismo honesto se apoya en cuatro premisas: mantenerse fiel a los hechos, comprobar los hechos, separar hechos de comentarios, recurrir a la otra versión. Y, por supuesto, no recibir ningún tipo de gratificación como condición para publicar o dejar de publicar una información.

Exactitud. Los detalles de una información tienen que ser precisos, sin lugar a dudas. Es un deber periodístico que tiene que ver con la exactitud a la hora de escribir fechas, nombres de personas, de países, de regiones, instituciones, cargos públicos y privados, cifras, antecedentes históricos. Si una información se toma de otro medio o de algún documento de consulta, se tiene que hacer la referencia exacta.

Humildad. En periodismo se hace cada día más difícil encontrar esta cualidad. Ahora la tendencia es ligar la profesión con el espectáculo y la fama. Muchos colegas se creen sumos sacerdotes, otros juegan al papel de fiscales y no pocos se creen jueces. Recordemos que la noticia no es el periodista, sino el hecho.

Y nunca olvidemos que el periodismo es eterno, pero el periodista es fugaz. Una de las principales tareas que impulsa el Defensor del Lector es la autorregulación ética, y para que esto funcione tenemos que aceptar críticas, sabernos falibles, temporales y sujetos a cometer los errores propios de los humanos. Nunca creernos pontífices.

HERMES SUCRE SERRANO

DEFENSOR DEL LECTOR


Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.


Tu suscripción viene con regalo este fin de año.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

Cultura VIDEO: Alfred Nobel, el inventor de la dinamita y promotor de la paz

Nacido en Estocolmo, Suecia, Nobel llegó a tener 355 patentes registradas, muchas de ellas relacionadas a sus experimentos con ...

Tecnología Emprendedores prueban los primeros camiones autónomos

Emprendedores prueban los primeros camiones autónomos Emprendedores prueban los primeros camiones autónomos Vídeo
Emprendedores prueban los primeros camiones autónomos AFP

Numerosas compañías como Uber, Tesla y Google están trabajando en vehículos autónomos. Pero, llamando menos atención, ...

Videos El legado de Alfred Nobel

El legado de Alfred Nobel El legado de Alfred Nobel Vídeo
El legado de Alfred Nobel

Nacido en Estocolmo, Suecia, Nobel llegó a tener 355 patentes registradas, muchas de ellas relacionadas a sus experimentos con ...