Página del lector_20130101

Temas:

[FOTODENUNCIA]

EL VOLCÁN DE LA ALAMEDA

Si usted pensó que se trata de alguna fotografía enviada desde el planeta Marte por el robot ´Curiosity´, se equivocó. Lo que usted observa es un enorme hueco en la calle sexta de la urbanización La Alameda, cerca de la vía Ricardo J. Alfaro (Tumba Muerto). Los moradores del lugar se han quejado en vano con las autoridades del Ministerio de Obras Públicas. Las únicas que no han dicho nada por el cráter son las casas vendedoras de amortiguadores. Los residentes de La Alameda temen que ocurra un accidente de lamentables consecuencias. La erosión de las lluvias ha ensanchado el hueco.


Los sucesos del 9 de enero de 1964

PAULINO ROMERO

EDUCADOR

Los orígenes inmediatos de los lamentables sucesos ocurridos durante los días 9, 10 y 11 de enero de 1964 se encuentran en la actitud de no acatamiento a las órdenes del gobernador Fleming de la Zona del Canal, que adoptaron los residentes de la Zona y miembros del cuerpo de policía, cuando en los últimos días de diciembre de 1963 Fleming trató de dar cumplimiento al acuerdo concertado entre los Gobiernos de Panamá y Estados Unidos, relativo a enarbolar la bandera panameña en la Zona del Canal.

En tal sentido el gobernador Fleming se vio precisado a hacerles un llamado público, mediante un comunicado entregado a la prensa en la mañana del 9 de enero de 1964. Pero, horas después, Fleming viajó a Estados Unidos. El día 9 de enero de 1964, al terminar sus clases a las 4:00 de la tarde, unos 200 estudiantes del Instituto Nacional, entre jóvenes varones y señoritas, se dirigieron en forma pacífica y ordenada, sin armas y vistiendo el uniforme del colegio, sin cometer ningún acto hostil, portando la bandera panameña, a los predios de la Escuela Superior de Balboa, ubicada en la Zona del Canal, con el propósito de izarla frente a dicha escuela, pero un piquete de policía los detuvo y les cerró el paso hacia la Escuela de Balboa.

Luego de un largo diálogo entre los estudiantes y el jefe de la policía, este accedió a que un grupo de seis estudiantes panameños se acercara con la bandera nacional hasta el lugar en que se encontraba el asta frente al edificio de la Escuela, enarbolaran su bandera y cantaran el Himno Nacional. La comisión de seis estudiantes, sosteniendo la bandera desplegada y un cartelón con la leyenda “Panamá es soberana en la Zona del Canal”, se dirigió al lugar indicado.

Al intentar los seis jóvenes estudiantes cantar el himno, fueron abucheados, silbados y agredidos físicamente por los residentes y los policías zoneítas. En el curso de esta agresión física, un policía zoneíta destrozó de un golpe de tolete nuestra enseña patria.

Con la bandera nacional “desgarrada” los estudiantes comisionados se unieron con sus compañeros y regresaron a la ciudad de Panamá aproximadamente a las 6:30 p.m. acosados por los zoneítas. Entonces, grupos de ciudadanos, sin portar armas de ninguna naturaleza, trataron de introducirse en la Zona del Canal con el único propósito de izar la bandera en esa faja del territorio nacional. Pero fueron de inmediato rechazados con el fuego combinado de las fuerzas de la policía y del Ejército acantonado en la Zona del Canal.

En esta acción cayeron los primeros muertos y heridos panameños de bala. El estudiante Ascanio Arosemena fue la primera víctima. El total de muertos llegó a 23 y más de 300 heridos.

Los mártires de enero de 1964, así como también los “profetas”, connotados defensores de la soberanía nacional (Eusebio A. Morales, Carlos A. Mendoza, Guillermo Andreve, Narciso Garay Díaz, Harmodio Arias Madrid, Octavio Méndez Pereira, Aquilino Boyd, Jorge Illueca, Miguel J. Moreno, Carlos Iván Zúñiga y tantos otros), son merecedores permanentes del reconocimiento y admiración de la Nación panameña.

La histórica bandera “desgarrada” fue presentada por los institutores al presidente don Roberto F. Chiari (existe una foto en la cual queda evidenciada la patriótica expresión de admiración y dolor del “Presidente de la Dignidad” ante el desgarramiento del pabellón Nacional). Aunque dicha bandera es fiel testimonio que resume la gesta de enero de 1964, permanece ruinosamente deteriorada en el Instituto Nacional a la espera de la acción del Meduca-INAC, cuyo costo estimado es de veinte mil balboas (B/20,000).

El Meduca (2009-2013), propio del “régimen de mando personal”, con una conciencia y actitud mezquina, reductora de la cultura y de historia, ha ignorado solicitud formulada para la “restauración” del pendón nacional; la misma actitud que aplicó para eliminar libros de insignes autores panameños y la cátedra de “Relaciones de Panamá y los Estados Unidos”. Sin embargo, mediante “contratación directa”, solo en compra de “computadoras” ha gastado millones de balboas para adiestrar “robots”...

Pasada casi media centuria de aquella gesta heroica, ante el monumento erigido a los Mártires de enero de 1964 como testimonio de la más profunda vocación histórica, ¡nos sentimos obligados a recuperar la grandeza de Panamá! Nos sentimos ante la imperiosa necesidad de reconstruir el horizonte nacional que comenzó a volverse angosto y reducido con este anacrónico “régimen de mando personal” del que, infortunadamente, forma parte activa el Meduca.


Aclaran sobre una licitación

JOSÉ ´PEPE´ BARRIGA

COMERCIANTE

El día viernes 21 de diciembre salió una noticia en la sección de Negocios de La Prensa sobre las remodelaciones del centro de convenciones Atlapa, que tiene morbo político malicioso y no es correcta, por lo que le solicito tome las medidas correspondientes.

La noticia se lee así: Remodelación de Atlapa con contratación directa para cambiar todas las alfombras se adjudicó a Alfombras Mundiales por 727 mil dólares. Esta información es totalmente equivocada. A continuación, aclaro lo siguiente:

1- Se realizó una licitación pública.

2- Participaron cuatro empresas, debidamente reconocidas en Panamá.

3- Se adjudicó el contrato a la empresa Alfombras Mundiales por tener el precio más bajo.

4- La cotización más alta de todas fue de 525 mil dólares.

Como puede apreciar, toda la noticia tiene un trazo de morbo político y es maliciosa. La alfombra de Atlapa estaba deteriorada y debía ser cambiada, se hizo la licitación por la calidad correcta, al mejor costo posible y en total transparencia.

Por lo que le solicito, sea corregida esta información.


Maltrato contra el idioma, práctica común

HERMES SUCRE SERRANO

DEFENSOR DEL LECTOR

El escritor argentino, Jorge Luis Borges, admitía lo difícil que es escribir correctamente el idioma español. Y si para él era difícil, entonces sí que estamos en problemas.

En esta ocasión, planteo una crítica sobre frecuentes fallas idiomáticas capturadas en los trabajos de algunos periodistas panameños –hay tantos malos escritos como lentejas tiene un saco–. Veamos tres joyas de tan inmensa corona (en televisión, radio y prensa).

Una periodista de televisión transmitía (siempre en exclusiva) una noticia de última hora sobre un robo a un banco de San Francisco de la Caleta. “Cabe destacar” (la muletilla de siempre) “que los asaltantes iban ´fuertemente encapuchados´”. Casi que llevaban una máscara de hierro.

Otra colega de radio interrumpió la programación regular para difundir un despacho también de última hora: “les tenemos una mala noticia; ha muerto la abeja Dolly” (la oveja clonada en 1997 en Escocia). A los pocos días me la encontré en la Asamblea Legislativa (hoy Nacional) y le susurré al oído: “si tú ves una abeja del tamaño de Dolly , ¡corre!”.

Me falta la gema del periodismo escrito. Una reportera de un popular tabloide escribió: “En un terreno baldío del área de Nuevo Emperador fue encontrado un hombre ejecutado. Se presume que el sujeto, que tenía los ´pies amordazados´, fue víctima de rencillas entre pandillas”.

A pesar de la hilaridad que provoca, nos mueve al llanto saber que “andamos en burro” en manejo del idioma. “Lean y escriban, escriban y lean...”, era el consejo sencillo que nos repetía (metro en mano) todos los días Aurora Solanilla de Quirós, nuestra maestra de tercer grado en la escuela Alejandro Tapia Escobar de Aguadulce, allá en Coclé.

No hay recetas mágicas para escribir correctamente y en total apego a las reglas ortográficas. Primero debemos admitir nuestras fallas; después, hacer rectificaciones a conciencia.

La situación ha empeorado por el peculiar estilo de hablar de una notoria mayoría de jóvenes y por la destrucción que sufre nuestro idioma con la irrupción de algunas tecnologías populares. “Lo que pasó es que esa ´man´ no me devolvió los apuntes”, se excusaba una de mis estudiantes por no haber hecho un examen parcial. “Toy aki esperando que bengas”, escribía otro víctima del facilismo imperantes en los SMS (mensajes de textos cortos) y en los populares “chats”.

No voy a entrar a exponer reglas ortográficas ni de redacción porque este no es un taller, sino un llamado de atención para procurar mejoras. No obstante, veamos tres principios básicos que recomiendan los expertos en filología.

1-Claridad en las ideas. Nos encanta jugar “al escondido” cuando escribimos. No solo nos vamos por las ramas sino que hasta llegamos a la “curumbita” del árbol. Las ideas claras dependen de oraciones bien construidas, sin tener que someter al lector a acertijos y laberintos.

2-Economía de palabras. Entre las muchas herencias recibidas de nuestros colonizadores españoles recibimos la frondosidad en el lenguaje. Decimos “vital líquido” en vez de agua; merecido reconocimiento por “homenaje”; acusado de apropiación indebida por “ladrón”, extremidades equinas por “pata”.

Una oración no debe contener palabras innecesarias. Hay quienes piensan que entre más se escribe, más sabiduría se demuestra y echan por la borda aquel consejo valiosísimo en casi todas las disciplinas de la creación: menos es más.

Precisión del lenguaje Es importante llamar las cosas por su nombre. Ser precisos en los nombres, las fechas, los puntos geográficos, las cifras, los apodos. Escribir bien es ayudar a leer bien. Usar párrafos cortos, frases sencillas, redactar con base en una idea central, sin salirse por la tangente.

Para concluir, me viene a la memoria –palabras más, palabras menos– la oportuna y definitiva frase atribuida al autor con el que iniciamos estas líneas, el mismísimo Borges: “Un buen escritor fue, antes que nada, un buen lector”.


Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.


Tu suscripción viene con regalo este fin de año.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

Final de la MLS Román Torres se viste de héroe

Román Torres anota de penal el gol del título. Román Torres anota de penal el gol del título.
Román Torres anota de penal el gol del título. Usa Today Sports/John Sokolowski

El panameño Román Torres se vistió de héroe este sábado al anotar el penal decisivo que coronó campeón al Seattle Sounders en ...

Mundo Corea del Norte apunta a la presidencia surcoreana en simulacro de ataque

El líder norcoreano Kim Jong-Un. El líder norcoreano Kim Jong-Un.
El líder norcoreano Kim Jong-Un. AP

El líder norcoreano Kim Jong-Un condujo un ejercicio militar de simulación cuyo blanco fue la Casa Azul, sede de la ...

Videos del día El cambio climático pasa factura a los viñedos australianos

El cambio climático pasa factura a los viñedos australianos El cambio climático pasa factura a los viñedos australianos Vídeo
El cambio climático pasa factura a los viñedos australianos AFP

Con temperaturas que rompen récords a punto de volverse la normalidad en Australia, el cuarto país productor de vino del ...