Página del lector_20130201

Temas:

[FOTODENUNCIA]

PELIGRO PARA LOS USUARIOS

La parada de autobuses ubicada en El Marañón, cerca del mercado artesanal de la Plaza 5 de Mayo, constituye un grave peligro para los usuarios que acuden diariamente al lugar a esperar el transporte colectivo. La estructura ha sido golpeada en múltiples ocasiones por autobuses y vehículos particulares, por lo que amenaza con caerse y provocar daños a las personas y automovilistas. Se hizo un llamado a las autoridades municipales, pero hasta el momento nadie ha tomado medidas para proceder con su reparación.

Regocijo por victoria civilista

Qué alegría inundó mi ser al escuchar que la sociedad civil ganaba la batalla en contra de la construcción de estacionamientos en la comunidad de Ancón, y la Corte Suprema de Justicia cancelaba el contrato adjudicado a Constructora Corcione por $6.9 millones.

Poco a poco nos vamos haciendo respetar. Lastimosamente no funciona igual para muchas áreas pobladas del país que, por carecer de una sólida estructura económica y de organización social, se ven impedidas de enfrentar con argumentos combativos a aquellos poderosos que nada más están por sus propios intereses.

Así lo vemos con los nombramientos en las posiciones clave del país. El mismo grupito es el beneficiado con todas las prebendas de una nación rica que, por una mala distribución de la riqueza, lamentablemente la mayoría vive en pobreza.

Para el panameño común y corriente, el de a pie y que tiene que levantarse a las 4:00 de la mañana para buscar su sustento diario, está fuera de todo alcance reclamar sus derechos porque no tiene tiempo, y es aquí donde los poderosos hacen sus nichos para manipular.

Los residentes de Ancón tienen una gran ventaja sobre muchas comunidades del país. Ellos poseen los recursos de los que la mayoría de los panameños carece para hacerle la pelea a muchas situaciones que afectan su ambiente y desmejoran sus condiciones de vida. Pero vienen los carnavales, y con ellos la gozadera, y se olvidan los problemas que nos aquejan

Al fin y al cabo este jolgorio no está del todo mal. Necesitamos tomar aire fresco por todos los momentos difíciles que estamos viviendo en nuestro amado Panamá.

ROLANDO MOJICA

JUBILADO


¿Ministra de Estado o del sector privado?

Todos los medios escritos, incluso La Prensa (25/1/13), hacen referencia a la reunión-desayuno de la ministra de Educación, Lucy Molinar, con el sector empresarial (igual como ocurrió en los años anteriores), en un lujoso hotel de la localidad; en donde esta rindió y presentó su “informe de gestión” y proyectos para el año 2013, a los miembros de la empresa privada y algunos invitados especiales, entre otros, académicos y de la sociedad civil.

El acto parecía más bien una reunión-almuerzo de Apede (Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa), del CoNEP (Consejo Nacional de la Empresa Privada) o de la Cámara de Comercio, Agricultura e Industrias de Panamá.

Dada la importancia del citado evento educativo, nos parece más apropiado que hubiese sido, por ejemplo, en el Paraninfo o el domo de la Universidad de Panamá, el lugar indicado para llevarlo a cabo; con la asistencia mayoritaria de delegaciones representativas de todas las organizaciones magisteriales de la República.

La señora ministra, empero, por su condición característica muy propia (apegada a la “fraseología”), habló de su proyecto de “transformación curricular”, de las escuelas modelo, de cifras estadísticas y estimaciones sobre los resultados de la enseñanza básica, premedia y media oficial. Y finalizó su conferencia con una de sus frases pintorescas, un tanto risible: “La política solo podrá llegar hasta las puertas de las escuelas” (?).

No es que nos opongamos a la participación del sector privado en la educación ni de ningún otro sector social, por cuanto la educación es un problema y un compromiso de todos; es la responsabilidad estatal democrática por excelencia. Pero lo cierto es que la actual ministra de Educación en más de tres largos años y medio en el cargo, jamás ha intentado siquiera realizar un congreso nacional de educación con la participación de todos los gremios docentes del país, representantes de los padres de familia y de estudiantes para discutir, analizar y conocer a fondo los verdaderos problemas de la educación nacional.

Es cierto que pocas veces en la historia del país los representantes del magisterio nacional (maestros y profesores) han sido convocados por el Ministerio de Educación (Meduca) para deliberar sobre los problemas de la educación panameña. Pocas veces también este movimiento incontenible, decididamente orientado hacia la iniciación de una nueva era para la educación nacional, podría coincidir con un año preelectoral, hacia la elección de un presidente honesto, capaz e incorruptible en 2014, confiado en hacer de la educación popular el eje de su administración.

Pruebas son estas de que ya existe una conciencia social sobre la apreciación de la cuestión educativa y un problema maduro que reclama la acción inmediata, la mano enérgica y audaz que sepa sacarlo de los subsuelos de la especulación y la improvisación para colocarlo bajo la luz meridiana de las realidades nacionales.

¿Quiénes más autorizados que los educadores (maestros y profesores) para poner sus puntos de vista sobre el máximo problema panameño? Los educadores, quiérase o no, representan la voz de la conciencia del cuerpo docente del país; por lo mismo acudirían de todas las comunidades que integran el territorio nacional, si son llamados por el Meduca al encuentro de un congreso nacional de educación. Son ellos los que han estado y están en contacto directo con los niños y los adolescentes de toda la República y llevan sobre sus corazones la pesadumbre que aflige al pueblo proscrito.

Seguros estamos de que habrían de considerar en ese posible congreso los problemas de organización, perfeccionamiento y formación del magisterio; pero no se crea que el fin primordial de los docentes sería la contemplación de un simple interés material para el educador. Si perseguimos el sentido gremial del cuerpo docente, es con el fin principal que este halle los caminos más adecuados para su dignificación y perfeccionamiento y un amplio campo para el intercambio de sus ideas y la expresión de su pensamiento sobre las cuestiones que atañen a la orientación de la educación y la cultura panameña.

PAULINO ROMERO C.

EDUCADOR


El infame gusanillo de la morbosidad

El siempre incómodo tema de la morbosidad periodística saltó al tapete nuevamente con la reciente publicación en el diario El País, de España, de una foto falsa del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, intubado en su lecho de enfermo en un hospital de La Habana, Cuba.

No pretendemos llover sobre mojado ni machacar sobre el error, mucho menos criticar a medios que, en ese afán de ser los primeros en llevar la primicia, también trastabillaron junto al rotativo español. El desliz le ha resultado caro a El País, y sobran los detractores. Como en todo error, lo mejor que podemos hacer es extraer la enseñanza que brinda el tropiezo y asumirla en la práctica de tal manera que nos evite perder una uña con piedras semejantes en el futuro.

Un aspecto digno de resaltar en este nuevo escándalo periodístico es la posición ética adoptada por los directivos del diario El Mundo, la principal competencia de El País, por su decisión de no publicar la foto de marras.

Según la dirigencia de El Mundo, dos aspectos pesaron a la hora de tomar una determinación: que no estaba comprobada la autenticidad de la imagen; y que, en caso de que la fotografía fuera verdadera, no había razones para ensañarse contra el agonizante Presidente de Venezuela. Y este es el punto neurálgico de la cuestión. ¿Qué criterio periodístico reviste de interés noticioso la foto de un ser humano en las condiciones presentadas por la susodicha imagen? Menos en este caso, cuando el propio Gobierno venezolano ha reiterado que Chávez ha sido operado en varias ocasiones en Cuba a causa del agresivo cáncer que sufre.

“La publicación de la foto de la portada (de El País), que no tuvo ninguna verificación, pone en evidencia el predominio del interés morboso que tiene un diario sin ética”, afirmó Andrés Izarra, exministro de Comunicación de Chávez.

El periódico La Calle-online, de Uruguay, publicó en su editorial del viernes 25 de enero pasado: “Como en cualquier profesión, en el periodismo hay errores, equivocaciones o mala suerte; pero también intencionalidades, hipocresía y morbo. Una manifestación de mala intención y morbosidad es lo que ha demostrado el diario El País, de España, al publicar la fotografía de una persona en terapia intensiva, asistida con un complejo instrumental médico, introducido a través de la boca”.

La intimidad de la persona es sagrada, nos repetían incansables nuestros maestros de antaño, con el manual de urbanidad y buenas maneras en mano. Y, con palabras más, con palabras menos, escuchábamos el mismo argumento en las primeras clases allá en la facultad de periodismo. Y de todas las manifestaciones íntimas de nuestros congéneres, el dolor es tal vez la que más reclama de nuestro cuidado y compasión cuando pretendemos acercarnos a quien lo padece.

Y antes que político, antes que presidente, antes que cualquier calificativo que se le quiera endilgar, el supuesto Chávez que se creyó ver en la foto traicionera es un ser humano cuya dignidad debe ser reconocida y, sobre todo, respetada. No podemos convertir el dolor humano en insumo del sensacionalismo. No podemos aflojar las riendas de las consideraciones éticas que nos mantienen en el camino del periodismo de excelencia. Si lo hacemos, si irrespetamos la intimidad humana, si aflojamos las riendas, faltamos a nuestro deber y afectamos al público al hacerlo destinatario de un material que apela a sus más bajos instintos y a una morbosidad que no les hace mejores personas ni mejores ciudadanos.

Dudo que en algún lugar del mundo haya alguien que apruebe que se utilicen imágenes de sus familiares, amigos o conocidos (y también desconocidos) para protagonizar una “portada bomba” o de crónica roja. Por fortuna cada día son menos los que se unen al tráfico del dolor ajeno para ganar audiencia o circulación.

El diario Página 12 citó a la ensayista Susan Sontag, autora del libro Ante el dolor de los demás, quien al referirse al impacto de una fotografía de prensa, escribió: “Es más probable que los sentimientos cristalicen ante una fotografía que ante un lema”.

Afortunadamente, el debate sobre la morbosidad y la ética periodística mantiene las puertas abiertas: con un muy significativo caudal de opiniones a favor y en contra. Y decimos afortunado porque de esta discusión brota claramente y con fuerza el saludable principio que establece que: “cada medio se impone su buen gusto”.

HERMES SUCRE SERRANO

DEFENSOR DEL LECTOR


Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.


Tu suscripción viene con regalo este fin de año.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

Liga Española Messi y Suárez mantienen vivo al Barcelona

Lionel Messi marcó la diferencia para el Barcelona con dos goles. Lionel Messi marcó la diferencia para el Barcelona con dos goles.
Lionel Messi marcó la diferencia para el Barcelona con dos goles. AFP

Lionel Messi se lució una vez más: un doblete del argentino permitió al Barça vencer en campo del colista Osasuna (3-0), este ...

DIARIO MILITAR Guatemala: Identifican a desaparecidos durante la guerra

Juan, un ingeniero eléctrico que tenía 29 cuando desapareció. Juan, un ingeniero eléctrico que tenía 29 cuando desapareció.
Juan, un ingeniero eléctrico que tenía 29 cuando desapareció. Tomada de Twitter

Por más de 30 años, los restos de Juan y José no fueron más que una pila de huesos sin nombre.Las osamentas se hallaron en una ...

MANIFESTACIÓN Opositores exigen reanudar juicio parlamentario a Maduro ante 'fracaso' de diálogo

Diputado Carlos Berrizbeitia en un acto en Caracas, flanqueado por otros dirigentes opositores y carteles que decían 'Maduro es Abandono' o 'Juicio político ya'. Diputado Carlos Berrizbeitia en un acto en Caracas, flanqueado por otros dirigentes opositores y carteles que decían 'Maduro es Abandono' o 'Juicio político ya'.
Diputado Carlos Berrizbeitia en un acto en Caracas, flanqueado por otros dirigentes opositores y carteles que decían 'Maduro es Abandono' o 'Juicio político ya'. Tomada de Twitter

Varios partidos de la oposición venezolana exigieron este sábado a la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, que reabra el ...