Porras y la formación del Estado Nacional (IV)

Temas:

Si bien es cierto que Porras comenzó como un crítico de la independencia y cuestionó severamente la intervención norteamericana, pronto adoptó una actitud mucho más realista.

Porras y los liberales

Al final, terminó siendo un colaborador de los estadounidenses, ambivalente, caprichoso y, a veces, insubordinado, pero convencido al mismo tiempo de que su presencia era inevitable y podía contribuir además al desarrollo del istmo y al avance de su carrera política.

Celestino Araúz la caracteriza como una “zigzagueante posición”, y observa que mientras que el caudillo rechazó en varias ocasiones las supervisiones electorales, representándolas como una humillación nacional, las pidió directamente en 1912 y 1927.

A Porras y a sus colaboradores les interesaba ejercer el poder y promover el progreso económico del país, pero estaban menos interesados en las ideas clásicas de libertad que, según Spencer y Comte, eran incompatibles con la sociedad “atrasada” que Porras y otros liberales conocieron de primera mano durante la Guerra de los Mil Días.

En consecuencia, se tornaron cada vez más aislados, personalistas y dependientes de Estados Unidos.

Este acercamiento causó tensiones en Panamá, incluso una ruptura importante con los grupos populares, base tradicional del liberalismo, y abrió una brecha con una nueva generación de profesionales que ascendía en medio de la modernización y deseaba ejercer más poder e independencia.

En los liberales se puede encontrar una explicación del crecimiento estatal, su evolución y el aumento de sus funciones sociales, pero también una causa del debilitamiento político. El Estado bajo Porras creció dependiente, hecho sorprendente si se consideran las raíces del liberalismo y las anteriores declaraciones del caudillo en contra de Estados Unidos.

“Fuera del breve episodio de Carlos Mendoza”, indicó Laurenza, “Porras es el primer Presidente popular que no pertenece ni está vinculado con los... de adentro”.

Su trayectoria no dependió de los “círculos de la oligarquía”. Nacido en el interior, era “hijo natural”, producto de una relación informal entre una joven nativa de Las Tablas y del entonces prefecto colombiano de Los Santos.

Su matrimonio en 1885 lo relacionó con los Arosemena, una de las familias más prestigiosas de la sociedad panameña, pero perdió su estatus social 12 años después cuando aprovechó sus contactos con el Gobierno costarricense para obtener la anulación por parte del Vaticano y casarse con doña Alicia Castro.

Santiago de la Guardia sostuvo que en el fondo, Porras buscaba el respeto de la oligarquía y que, a la larga, se relacionaría con ella. En el corto plazo, sin embargo, no pudo congraciarse con ella, y tal como hizo su ídolo y mentor Buenaventura Correoso, Porras continuó en la trayectoria del liberalismo panameño que, como Eusebio Morales explicó, “nació al calor de la lucha persistente entre las clases explotadoras y las clases explotadas”.

Desde mediados del siglo XIX, el liberalismo había desarrollado un sector popular que estaba, según Alfredo Figueroa Navarro, “opuesto a los blancos... del patriciado urbano”.

Este sector que Figueroa describe como el “partido liberal negro” emergió de la abolición de la esclavitud (1852) y la expansión del sufragio, y las tensiones sociales creadas por la Fiebre de Oro y la construcción del ferrocarril entre 1850-55.

El movimiento floreció en el período federal (1855-85), cuando Correoso y otros caudillos llegaron a ocupar la presidencia del Estado.

Durante la regeneración colombiana (1886-1903), Bogotá restableció un fuerte gobierno central y favoreció el dominio de los conservadores en el istmo, lo que ocasionó la decadencia del partido. Los conservadores controlaron el Estado durante todo ese período, llevaron a cabo el movimiento independentista y conservaron el poder hasta 1908 cuando un disidente, José Domingo de Obaldía, forjó una alianza electoral con los liberales.

Heredero de una frustrada oposición, Porras desarrolló lo que su hijo caracterizó como una “increíble capacidad” de recordar nombres y otros detalles personales “para hacerse entender por el más humilde... de los panameños”.

Buscó el apoyo de las masas, descritas por un diplomático como la “más ignorante... parte de la población”: los negros, los campesinos y el arrabal santanero. Aunque Porras negó que promoviera una “guerra de clases”, en sus discursos se aprovechó de los recelos populares y prometió, en términos ambiguos, la reforma de la sociedad. Por otra parte, el populismo de Porras también implicó una cierta medida de antinorteamericanismo, dado que la élite se había vinculado muy visiblemente a Estados Unidos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Directorio de Comercios

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo más Visto Nuevo Comentado

Lo último en La Prensa

ACCIDENTE Se reporta la primera víctima fatal en Carnaval de Coclé

La víctima fue trasladada al Hospital Aquilino Tejeira de Penonomé, pero media hora más tarde falleció. La víctima fue trasladada al Hospital Aquilino Tejeira de Penonomé, pero media hora más tarde falleció.
La víctima fue trasladada al Hospital Aquilino Tejeira de Penonomé, pero media hora más tarde falleció. LA PRENSA/Archivo

Durante del domingo 26 de febrero se reportó la primera víctima fatal en la provincia de Coclé: Se trata de una mujer de 63 ...

Videos del día Lunes de Carnaval en la cinta costera

Lunes de Carnaval en la cinta costera Lunes de Carnaval en la cinta costera Vídeo
Lunes de Carnaval en la cinta costera LA PRENSA/Richard Bonilla

distinguido por Unesco Carnaval venezolano festeja entre crisis y violencia

Las Madamas, vestidas con turbantes y vestidos de colores, se toman las calles de El Callao. Las Madamas, vestidas con turbantes y vestidos de colores, se toman las calles de El Callao.
Las Madamas, vestidas con turbantes y vestidos de colores, se toman las calles de El Callao. AFP/JUAN BARRETO

Al ritmo del calipso, los habitantes de un remoto pueblito minero de Venezuela celebran este lunes 27 de febrero su carnaval, ...