Porras y la formación del Estado Nacional (V)

Temas:

En 1903, desde el exilio en San Salvador, Belisario Porras reaccionó de manera ambivalente a la noticia de la rebelión independentista de los panameños. Denunció la separación como un “hecho artificial”...“que condenaba en el fondo de mi corazón”.

Para Porras, la participación de Estados Unidos era lo más problemático, porque aseguraba la dominación del nuevo Estado y la creación de una “oligarquía protegida”.

Si bien la postura le ganó la pérdida de la ciudadanía, pronto se reintegró a la vida pública del Istmo. En 1906 la Asamblea Nacional le reestableció sus derechos políticos. En adelante su ambición por alcanzar la presidencia lo obligó a aceptar ciertas realidades, como la presencia dominante de Estados Unidos. Por ello, se esforzó en presentarse como amigo, o por lo menos, como alguien en quien los estadounidenses podían confiar.

En 1910, se encontraba en Buenos Aires, circunstancia que aprovechó para enterarse de la opinión del Departamento de Estado sobre Carlos Mendoza, quien había llegado al poder al fallecer el presidente José Domingo De Obaldía y necesitaba del apoyo de la Asamblea. Allá el ministro estadounidense informó al Secretario de Estado, que el panameño “ha sido muy amistoso con nosotros y profesa su anhelo de ser guiado completamente por los deseos de usted”.

Sorprende que Porras aceptara la decisión del Departamento de Estado que obligó a Mendoza a renunciar a la presidencia, supuestamente por razones constitucionales, pero también por su color. Mendoza era afro-panameño. El pragmático y ambicioso Porras, sin embargo, no expresó protesta alguna porque para entonces se presentaba como un aliado de los norteamericanos que entendía claramente el juego político de manipular sus temores y obligaciones. Así, se dieron con frecuencia las peticiones de intervención contra los enemigos políticos, supuestamente para asegurar el orden público. En 1912 Porras llegó a sugerir la supervisión de las elecciones con base en el Tratado Hay-Bunau-Varilla. Había decidido gobernar con el apoyo de los norteamericanos. Con ellos, estableció una “democracia tutelada”, un modelo que tendría dramáticas consecuencias para el desarrollo de la República.

Porras deseaba descartar casi toda la herencia del pasado y reemplazarla con instituciones y valores modernos. La meta era eliminar la “colonia” que “subsistía como un hecho económico, social, cultural y político”. Viajó frecuentemente a Europa y Estados Unidos y a su regreso al Istmo le escandalizaba su atraso y se convencía más de la necesidad de incrementar su “contacto con la civilización”. Apoyó proyectos de inmigración y la construcción de un ferrocarril para desarrollar el país; era ejemplo de lo que Kedourie llamó un “hombre al margen”, un tipo de nacionalista que viaja por el mundo “avanzado” y al volver, desea cambiar su propia sociedad porque ya no encaja en sus estructuras tradicionales.

Las fotos de Porras en San Blas, con sombrero hongo y corbata, demuestran la gran separación que existía entre el pueblo y el presidente quien no hablaba con el acento del interiorano sino “con los diapasones propios del discurso bogotano” y quien frecuentemente hacía referencias a Grecia y Roma para ostentar cultura y sabiduría. En otra imagen aparece cruzando un río sobre la espalda de un campesino. Lleva su bastón, su sombrero y el clásico traje.

La solución a la “ignorancia y la miseria” del interior era más contacto con el exterior, sobre todo con lo que denominó la “civilización europea” que penetraba al istmo por la capital. Desconfiaba de los panameños y de sus capacidades; tal como los norteamericanos, criticó la tendencia de interesarse demasiado en la política.

Concluyó que Estados Unidos podría ayudar y que su presencia, de todas formas, era ineludible. Esa actitud pragmática se hizo evidente en 1911 al afirmar que “no es el momento de tomar precauciones contra los norteamericanos, puesto que ese momento ya ha pasado”. “Lo importante” subrayó, “es que aprovechemos de su riqueza”. En consecuencia, dio empleo a gran número de norteamericanos que ocuparon los puestos más influyentes. A la vez, contrató compañías extranjeras para llevar a cabo importantes proyectos infraestructurales. El resultado fue que mientras el gobierno creció enormemente, se divorció de los sectores populares y de una clase media que emergía con la modernización. Animado por el desinterés estadounidense en la democracia y por sus propias tendencias elitistas, Porras recurrió a una estrategia neocolonial y tecnocrática que dio impulso material al Estado, pero no pudo establecer su estructura ideológica.

FUENTES

Editor: Ricardo López AriasTextos: Peter Szok

Fotografías: Carlos Endara. Colección RLA/AVSU

Comentarios: vivir+@prensa.com

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

Fotografía Terapia con caballos para niños con discapacidad

Terapia con caballos para niños con discapacidad Terapia con caballos para niños con discapacidad Galería
Terapia con caballos para niños con discapacidad Haiti/AP / Dieu Nalio Chery

Videos del día Arte callejero toma la turística Granada en Nicaragua

Arte callejero toma la turística Granada en Nicaragua Arte callejero toma la turística Granada en Nicaragua Vídeo
Arte callejero toma la turística Granada en Nicaragua AFP

Artistas callejeros de Europa y América se reúnen en la turística ciudad de Granada en Nicaragua para participar en el VIII ...

SALUD PÚBLICA Nicaragua refuerza control sanitario en fronteras por fiebre amarilla

Los viajeros procedentes de países bajo alerta de riesgo de transmitir la fiebre amarilla 'deben presentar un certificado internacional de vacuna contra esa enfermedad'. Los viajeros procedentes de países bajo alerta de riesgo de transmitir la fiebre amarilla 'deben presentar un certificado internacional de vacuna contra esa enfermedad'.
Los viajeros procedentes de países bajo alerta de riesgo de transmitir la fiebre amarilla 'deben presentar un certificado internacional de vacuna contra esa enfermedad'. AFP

El gobierno de Nicaragua anuncio este martes que reforzó el control sanitario en las fronteras y el aeropuerto para prevenir ...