Tristes historias de cantina

La pieza teatral ´A 2.50 la Cuba libre´, de Ibrahim Guerra, se presentará del 28 de junio al 4 de agosto en el nuevo teatro-bar “Nuvo”.

Temas:

El dramaturgo venezolano Ibrahim Guerra (Caracas, 1944) tenía 12 años cuando escribió su primera obra de teatro.

Por aquel texto cobró 50 bolívares, cuando su profesora vendió su libreto a otra colega suya.

Con semejante cantidad de dinero, su madre pudo hacer las compras del supermercado por dos meses.

Varios lustros después, Guerra estudió y ejerció los oficios de ingeniero mecánico y analista de sistemas de computación, pero lo suyo eran los escenarios, los reflectores y la ficción.

La escena volvió a su vida cuando participó como director, productor y guionista en la televisión de su país.

Por entonces, sus deseos de dedicarse por entero a las tablas se dio al escribir sobre sus recuerdos de muchacho de barrio amante de pulular por las cantinas.

De su experiencia entre tragos, música caribeña y sitios sórdidos nació su obra A 2.50 la Cuba libre (1980).

Esta obra de corte hiperrealista no solo se ha presentado con éxito en Venezuela, sino también en Estados Unidos (Miami y Nueva York), Colombia, Puerto Rico, México, Argentina, Brasil y República Dominicana.

Guerra calcula que se han llevado a cabo más de 100 puestas en escena de A 2.50 la Cuba libre a nivel latinoamericano, por lo menos esa es la cantidad que él conoce.

PANAMÁ

Ahora, A 2.50 la Cuba libre llega al istmo de la mano del director panameño Félix Gómez, quien la presentará del 28 de junio al 4 de agosto en funciones de jueves a sábado, a las 8:00 p.m., en el teatro-bar “Nuvo”, ubicado en Calle 50, Plaza New York, segundo piso.

El elenco de este montaje, pensado para una audiencia mayor de 18 años con criterio formado, lo conforman Ceila González, Jeidi Soto, Nini De León, Ana Lorena Otero y Augusto Posso.

IMPACTO

A 2.50 la Cuba libre, que tiene una estructura que recuerda al teatro griego, representaba para Ibrahim Guerra también la ocasión de romper con lo académico, en el sentido de que en una veintena de montajes había escenificado textos realistas y naturalistas en tradicionales salas de teatro, y ahora se inclinaba por el hiperrealismo y porque sus argumentos fueran en sitios no aprobados por los puristas.

Ibrahim Guerra pensó que esta pieza era perfecta para espacios no convencionales como discotecas o bares de su Caracas natal, ya que transcurre a lo interno de una cantina, pero no encontró algo parecido y tuvo que adaptar sus necesidades argumentales en la Sala Rajatabla del Ateneo de la capital de su país, donde montó por primera vez, en 1982, A 2.50 la Cuba libre.

La respuesta de los críticos y de la comunidad teatral venezolana fue negativa hacia la obra, pero el apoyo del público fue tal, que estuvo tres años ininterrumpidos en cartelera.

A 2.50 la Cuba libre chocó contra aquellos que no soportaban que un montaje involucrara al espectador de manera tan directa en un espacio real, de manera continua y echando mano de un lenguaje coloquial, y a otros miembros de la sociedad venezolana les afectó la crudeza con la que se contaban las tristes y dolorosas historias de sus figuras femeninas centrales.

Porque el universo de la mujer siempre ha sido el quid de la mayoría de las obras de Guerra, pues lamenta que todavía hoy sufren marginación y discriminación por un mundo que aún tiene mucho de machista y conservador.

Por otro lado, le encanta que A 2.50 la Cuba libre sea una de las piezas venezolanas más populares y que más de un dramaturgo que antaño lo criticó ahora redacte textos sospechosamente parecidos al suyo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Directorio de Comercios

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

BOLSA DE COMIDA Roberto Carretero, Juan Carlos Marciaga y Rafael Guardia van a audiencia en julio

La Fiscalía Cuarta Anticorrupción investiga las irregularidades en la adjudicación de los contratos para la compra de bolsas de comida. La Fiscalía Cuarta Anticorrupción investiga las irregularidades en la adjudicación de los contratos para la compra de  bolsas de comida.
La Fiscalía Cuarta Anticorrupción investiga las irregularidades en la adjudicación de los contratos para la compra de bolsas de comida. LA PRENSA/Archivo

El Juzgado Décimo Quinto de Circuito Penal de Panamá fijó para los días 3, 4, 5, 6 y 7 de julio próximo la audiencia ...

Fondos Consorcio dice que tiene prácticamente firmado financiamiento de línea 2, dice Roy

El Consorcio Línea 2 está conformado por las empresas Constructora Norberto Odebrecht, S. A. y la española FCC Construcción S. A. Esta obra está valorada en más de mil 800 millones de dólares. El Consorcio Línea 2 está conformado por las empresas Constructora Norberto Odebrecht, S. A. y la española FCC Construcción S. A. Esta obra está valorada en más de mil 800 millones de dólares.
El Consorcio Línea 2 está conformado por las empresas Constructora Norberto Odebrecht, S. A. y la española FCC Construcción S. A. Esta obra está valorada en más de mil 800 millones de dólares. LA PRENSA/Archivo

El consorcio encargado de la construcción de la línea 2 del Metro de Panamá, al que también pertenece la empresa brasileña ...