Triunfalismo tropical

Temas:

De acuerdo con el autor, Estados Unidos se lanzó a construir el Canal en el contexto de un discurso imperial, según el cual las gentes blancas de regiones templadas podían desarrollar y regular mejor los trópicos. De acuerdo con el autor, Estados Unidos se lanzó a construir el Canal en el contexto de un discurso imperial, según el cual las gentes blancas de regiones templadas podían desarrollar y regular mejor los trópicos.
De acuerdo con el autor, Estados Unidos se lanzó a construir el Canal en el contexto de un discurso imperial, según el cual las gentes blancas de regiones templadas podían desarrollar y regular mejor los trópicos.

Hace un siglo, cuando Estados Unidos de América (EUA) terminaba la construcción del Canal, brotó un torrente de literatura angloamericana sobre el éxito del proyecto, que puede ser caracterizado como “triunfalismo tropical”. Un extraordinario torbellino de libros -literalmente docenas aparecieron en 1910-, a la vez que innumerables artículos de periódicos, de revistas y comentadores celebraban la terminación del Canal de Panamá como una conquista de la naturaleza, particularmente la del trópico.

Cuando James Bryce, embajador británico ante EUA de 1907 a 1913 se refería de manera evocadora al Canal de Panamá como “la más grande concesión que el hombre se ha permitido sobre la naturaleza”, captó delicadamente esa ola de sentimiento triunfalista. El periodista Albert Edwards afirmaba simplemente que EUA había “extirpado los colmillos a los trópicos.”

Ese triunfalismo contradecía las desazones que habían existido a la vuelta del siglo XX cuando EUA irrumpió por primera vez en Panamá a construir el Canal. Las contrariedades sobre los trópicos habían configurado desde hacía mucho tiempo la relación de EUA con el istmo de Panamá y habían determinado, además, incursiones imperiales en otras regiones.

En 1898, en su breve libro El control de los trópicos, el sociólogo Benjamín Kidd insistía en lo que llamó la “artificialidad congénita de la idea de climatización en los trópicos” de aquellos que provenían de regiones templadas. En los trópicos, concluía Kidd evocadoramente, “el hombre blanco vive y trabaja solamente como lo hace el buzo debajo del agua”. Cuando Estados Unidos se lanzó al proyecto tropical en el nuevo Estado de Panamá, lo hizo en el contexto de un discurso imperial más amplio sobre cómo gentes blancas de regiones templadas podían asentarse, desarrollar y regular mejor los trópicos.

En el centro de estas desazones sobre los trópicos se encontraban los temores sobre las denominadas fiebres tropicales y cómo se comportarían con los extranjeros blancos en Panamá. Afortunadamente, llegaron a Panamá con nuevos conocimientos sobre los mosquitos que propagaban las enfermedades y, por tanto, con las herramientas para hacer más eficaz el saneamiento. Los franceses habían suscrito las teorías sobre las miasmas (emanaciones fétidas de aguas impuras o sucias) que sostenían que las enfermedades emanaban del medio ambiente tropical panameño.

Un francés aludía a Panamá como “literalmente envenenada”, mientras se angustiaba porque la excavación de un canal por el istmo podría liberar a la atmósfera agentes contagiosos de enfermedades que causarían la muerte a decenas de miles de trabajadores. Sin embargo, los estadounidenses conocían mejor el problema y el control del criadero del mosquito en Panamá, lo que libró la Zona del Canal y las ciudades terminales de la fiebre amarilla y redujo sustancialmente las tasas de mortalidad de la malaria.

Por ello, cuando los estadounidenses celebraron la conquista de la naturaleza tropical, los éxitos sanitarios jugaron un papel central en su triunfalismo. Tal como escribió el ingeniero jefe de sanidad de EUA, William Gorgas, en 1915 en su obra Sanitation in Panama, “probablemente la noción de que el hombre blanco puede prosperar en el trópico se datará en tiempos futuros a partir de la construcción de esta gran obra”.

Al conmemorar el centenario de la terminación del Canal, pueden hacerse varias observaciones importantes sobre el triunfalismo tropical que acompañó la terminación. Primero están las dimensiones raciales explícitas, puesto que aún cuando el triunfalismo tropical celebró la terminación del Canal como un gran logro de la humanidad, como la creación de un paso hacia la India, insistieron de igual modo en que la apertura de los trópicos traería mayor beneficio para los extranjeros blancos, a los que consideraban erróneamente mejor posicionados para traer el desarrollo económico a la región.

Ese modo de pensar modeló una desigual injerencia en la salud pública de Panamá durante la era de la construcción del Canal, que concedía prioridad a la salud de los extranjeros blancos y, a menudo, desatendía a los nativos panameños y a los afroantillanos. Segundo, a pesar de lo que decían los triunfalistas, no era la naturaleza tropical per se la que producía la fiebre amarilla y la malaria en Panamá. Más bien, una serie de perturbaciones ambientales producidas por la construcción del Canal exacerbó considerablemente las oportunidades de reproducción de los mosquitos, a la vez que el proyecto del Canal creaba las condiciones sociales ideales para la propagación de las fiebres tropicales. Desde un punto de vista de la salud pública, lo que Estados Unidos conquistó en Panamá no fue el trópico, sino una segunda naturaleza producida por el proyecto mismo del Canal.

El triunfalismo ambiental que acompañó la terminación del Canal fue uno de los legados más importantes de ese proyecto. Se convirtió en el ethos (carácter distintivo) del desarrollo de la modernidad.

El “progreso” llegó a definirse por la lógica del dominio de la naturaleza durante el siglo XX, hasta el punto de que hemos olvidado que muy frecuentemente los grandes proyectos de desarrollo ocasionaron desigualdad social a la par que nunca alcanzaron realmente la supremacía que sus campeones proclamaban.

Ciertamente que se corre el riesgo de que, al celebrar el centenario de la terminación del Canal, perdamos de vista cómo la historia del Canal ha ocasionado casi continuamente negociaciones y desafíos en su administración. Al ingresar el Canal de Panamá a su segundo siglo de operación, sería ocasión particularmente útil para reconsiderar las ideologías triunfalistas sobre el ambiente que dieron forma a su construcción y significado a su terminación.

FUENTES

Editor: Ricardo López Arias

Autor: Paul Sutter, profesor de Historia de la Universidad de Colorado.

Fotografía: Comisión del Canal. Colección RLA/AVSU

Comentarios: raíces@prensa.com

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

CARRERA Fallece comediante y activista Dick Gregory

Dick Gregory. Dick Gregory.
Dick Gregory. Tomada del nytimes.com

Dick Gregory, quien rompió las barreras raciales en la década de 1960 y utilizó el humor para esparcir mensajes de justicia ...

BÉISBOL Sabathia sale de lista de lesionados y da triunfo a Yanquis

Sabathia (10-5) permaneció en la lista de los lesionados por un dolor en la rodilla derecha. Sabathia (10-5) permaneció en la lista de los lesionados por un dolor en la rodilla derecha.
Sabathia (10-5) permaneció en la lista de los lesionados por un dolor en la rodilla derecha. AFP

CC Sabathia retiró a 13 de sus primeros 14 rivales en el encuentro que marcó su retorno tras dejar la lista de los lesionados, ...