HISTORIA. DOCUMENTOS PARROQUIALES.

Los archivos olvidados

Ninguna autoridad designa ni un centavo para conservar los documentos existentes en las iglesias de Parita y de La Villa de Los Santos.

DETERIORO. El sacerdote Orlando González, de la parroquia San Juan Bautista de Macaracas, observa el archivo parroquial de 1930 que muestra un avanzado deterioro. ESPECIAL PARA LA PRENSA/Alcibiades Cortez DETERIORO. El sacerdote Orlando González, de la parroquia San Juan Bautista de Macaracas, observa el archivo parroquial de 1930 que muestra un avanzado deterioro. ESPECIAL PARA LA PRENSA/Alcibiades Cortez
DETERIORO. El sacerdote Orlando González, de la parroquia San Juan Bautista de Macaracas, observa el archivo parroquial de 1930 que muestra un avanzado deterioro. ESPECIAL PARA LA PRENSA/Alcibiades Cortez

En las antiguas iglesias católicas del interior del país, la historia se desmorona.

Polvorientos y descuidados, los libros parroquiales que allí reposan registran la historia de estos pueblos, desde los nacimientos y las defunciones hasta las visitas pastorales hechas por las autoridades eclesiásticas.

Tal es el caso de la iglesia colonial de Santo Domingo de Guzmán, en Parita, provincia de Herrera, donde los libros parroquiales datan de hace 500 años.

Pese a su valor histórico, estos documentos no reciben ningún tipo de mantenimiento, además de que los lugareños se oponen al traslado de estos para su restauración.

Los pariteños cuentan que han quedado recelosos desde que hace algunos años las autoridades se llevaron de esa iglesia unas pinturas religiosas del siglo XVIII para una supuesta restauración, pero nunca fueron devueltas.

En la sacristía de esta iglesia también funcionaba un Museo de Arte Religioso, que fue cerrado hace más de 16 años.

De igual manera, el primer archivo parroquial de la iglesia San Atanasio, de La Villa de Los Santos, registra un grave deterioro.

Para conservar este archivo no se destina ningún tipo de apoyo económico, afirma el historiador santeño Manuel Moreno.

Señala que uno de los libros, correspondiente al siglo XVIII, está en tan mal estado que cuando se intenta consultarlo, sus páginas se desprenden.

Hace unos años, el consejo parroquial contrató a una persona para que digitalizara estos documentos, y lo último que se supo de este trabajo es que se había recopilado la información correspondiente al tomo que comprende los años 1893 a 1904.

Los datos anteriores a 1893, que están escritos en latín, no se digitalizaron.

INVESTIGACIÓN

Situaciones como estas son las que dificultan hacer estudios sobre la historia de la región de Azuero, indica el historiador Moreno.

Asegura Moreno que hoy día urge buscar un mecanismo para preservar los archivos parroquiales, como la microfilmación, “porque si no se hace, nos vamos a quedar sin esta fuente de información”.

Con Moreno coincide el folclorista Efraín Gutiérrez, quien agrega que en Panamá no se ha podido hacer una investigación exhaustiva para conocer la verdadera historia de cómo llegó a nuestras tradiciones la influencia española.

Asegura que por falta de recursos económicos fue que el destacado folclorista Manuel Fernando Zárate (q.e.p.d.), uno de los creadores del Festival de la Mejorana, no pudo hacer mayores aportes al estudio de nuestro folclor.

Pero mientras la ayuda llega, el paso del tiempo continúa degradando los archivos parroquiales de las iglesias del interior del país.

Escribiendo la historia cotidiana

Desde que los primeros curas procedentes de España llegaron a lo que hoy se conoce como la región de Azuero, se dedicaron a dejar constancia escrita de todo lo que acontecía en los poblados. Uno de estos acontecimientos que registran de manera recurrente son los temblores, frecuentes en esta zona.

De esos archivos se desprende que uno de los primeros sismos registrados en el área sucedió el 25 de noviembre de 1802, cuando un poderoso terremoto derribó las paredes laterales, una torre, el arco y el techo de la iglesia de Santa Librada, en Las Tablas.

Unos 43 años después, en 1845, otro fenómeno similar ocasionó rajaduras a las paredes de la iglesia San Atanasio de La Villa de Los Santos. Nuevamente el 5 de febrero de 1883 se cae parcialmente dicho templo, y el 2 de octubre de 1913 un temblor destruye la torre de la iglesia de Macaracas.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.


Tu suscripción viene con regalo este fin de año.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

Mundo El ‘no’ de Italia provoca una nueva fuga de agua en la vieja Europa

Matteo Renzi perdió un referendo sobre una reforma constitucional. Matteo Renzi perdió un referendo sobre una reforma constitucional.
Matteo Renzi perdió un referendo sobre una reforma constitucional. AP

La victoria del líder ecologista Alexander Van der Bellen en las elecciones en Austria dio un respiro temporal a la vieja ...

Mundo Técnico de avión accidentado nunca supo lo que pasaba

Tumiri señaló que ni los pilotos ni la tripulación alertaron al pasaje sobre la emergencia. Tumiri señaló que ni los pilotos ni la tripulación alertaron al pasaje sobre la emergencia.
Tumiri señaló que ni los pilotos ni la tripulación alertaron al pasaje sobre la emergencia. AP Photo/Diego Cartagena

Uno de los sobrevivientes del accidente aéreo en Colombia en el que murieron 71 personas aseguró el lunes que nadie sabía lo ...

Mundo Ex aspirante presidencial republicano Ben Carson acepta dirigir Departamento de Vivienda

Carson dijo estar honrado con el puesto. Carson dijo estar honrado con el puesto.
Carson dijo estar honrado con el puesto. AFP

El neurocirujano retirado Ben Carson, un ex aspirante presidencial republicano reconvertido en colaborador del mandatario ...