ahora enseña cómo golpear la bola

Ruperto Cooper, la leyenda

A sus 66 años aclara su negativa ante la posible eliminación de los mundiales de béisbol y la llegada del Clásico.

/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203IF1AEz.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203IF1AEz.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203IF1AEz.jpg

El histórico estadio de Matanzas en Cuba. Edición número 19 del Campeonato Mundial de Béisbol del año 1971. La novena de Panamá ante Cuba.

Wilfredo Sánchez, apodado el Hombre Hit y primer bate del equipo cubano, espera en segunda base con el único objetivo de robarse la tercera.

Cuenta la historia que el ídolo y uno de los jugadores más rápidos que ha dado la pelota caribeña nunca había sido agarrado out por un receptor contrario en sus intentos por estafarse la almohadilla.

Hasta que apareció la figura de un pequeño pero corajudo pelotero panameño de nombre Ruperto Cooper.

Con sus nada impresionantes 150 libras, el oriundo de Bocas del Toro había llegado a Cuba con la fama para nada creíble para los periodistas cubanos de haber sacado out a su intocable Sánchez tan solo un año antes en los Juegos Centroamericanos y del Caribe que se celebraron en Panamá.

¿Quién es Cooper? Preguntaban los periodistas cubanos en un abarrotado aeropuerto internacional de La Habana José Martí, en la previa del Mundial de béisbol.

“Ellos buscaban a un gringo de 6 pies 7 pulgadas”, recuerda Cooper desde la comodidad de su casa en la comunidad de El Potrero, La Pintada, provincia de Coclé.

Sánchez salió para tercera como esperaba Cooper y desde sus rodillas soltó un balazo para poner fuera a la gran estrella cubana y desatar un velorio en el estadio entre los aficionados, que no podían creer lo que estaban viendo.

“En ese momento el estadio estuvo por 30 segundos en silencio”, señala el cuatro veces mundialista con Panamá.

“A los 30 segundos la gente empezó a aplaudir y gritar Cooper, Cooper; el árbitro Smith de Puerto Rico me dijo: ´Cooper saluda la gente que te están felicitando´. Entonces me quité la mascarilla y los saludé. Ese estadio quería venirse abajo, nunca habían visto algo así”.

Un momento inolvidable en la historia del béisbol panameño que vuelve a florecer ante la reciente celebración del Mundial en suelo panameño por primera vez en sus 73 años de historia.

Para el mundialista con la novena de Panamá en 1969, 71, 72 y 73, el poder ver un Mundial en Panamá representó una valiosa lección, principalmente para los peloteros más pequeños, quienes pudieron ver de primera mano un béisbol de tan alto nivel.

“Fue un gran paso para que las personas y todos aquellos fanáticos del béisbol se den cuenta lo que es un campeonato mundial”.

Agridulce

Miembro del cuerpo técnico de aquel histórico campeonato nacional de Coclé en 1987, Cooper y varios históricos jugadores de la provincia de Coclé fueron elegidos para realizar el honorífico primer lanzamiento en el estadio Remón Cantera, en la previa del partido entre Puerto Rico y Grecia.

“A nivel de pequeñas ligas ha incentivado mucho a los muchachos con este Mundial, ya que los semilleros están viendo lo que es el béisbol de alto nivel y ahí se dan cuenta de la parte técnica y los fundamentos que se requieren en este deporte”.

Sin embargo, no todas son buenas noticias. Increíblemente en un día para honrar la trayectoria de Cooper al ser escogido para tirar la primera pelota, los encargados le negaban la entrada a su esposa. “Esto no puede ser”.

“Por 28 años serví de entrenador para la provincia de Coclé y todavía tengo que pagar mi entrada si quiero entrar al estadio Remón Cantera en Aguadulce.

¿Tú crees que eso es justo? Podrían darnos un carné a todos los que representamos a Panamá en mundiales para entrar gratis”.

Sus números

Tres cuadrangulares en cuatro copas del mundo, un total de 30 carreras empujadas, líder en el Mundial del 71 en hits con 14 y empujadas con 11 y all star en el Mundial del 73 solo detallan algunos de sus logros en campeonatos mundiales para el bateador bocatoreño, que terminó con un promedio de .385, producto de 48 hits en 170 turnos para quedar como el mejor bateador panameño en la historia de los mundiales con más de 100 turnos al bate.

Un inolvidable jonrón en 1972 en el marco de los Juegos Amistad ante el histórico lanzador cubano Juan Pérez Pérez, apodado el hombre de los cero hit, cero carrera, también aparece en el archivo de los buenos recuerdos de Cooper, un hombre que transmite y respira mucho béisbol todavía en su faceta de coach de las pequeñas ligas en La Candelaria.

Pérez iba a lanzar un no hitter al año siguiente en el Mundial del 73 ante Venezuela.

El lanzador derecho era uno de los más respetados peloteros de la isla, razón por la cual después del cuadrangular de Cooper en Camagüey, el mismo comandante Fidel Castro bajó a los vestidores para darle la mano y felicitar al humilde pelotero panameño. Mientras aprovecha el tiempo para darles clases de bateo a sus nietos Jorge y Derek Miranda, Ruperto, a sus 66 años, aclara su negativa ante la posible eliminación de los mundiales y la llegada del Clásico Mundial con la presencia en su gran mayoría de jugadores profesionales.

“No debía ser en el sentido de que no todos son profesionales, son contados los casos y entonces qué hacemos con los jugadores que no han sido firmados. No estoy de acuerdo con eso, pero eso es una opinión personal”, señala Cooper.

Por otra parte, muestra su total apoyo al inicio nuevamente de una liga profesional de béisbol en Panamá con la Probeis, en una iniciativa que beneficiará a los campeonatos nacionales.

“Eso va ser un buen termómetro para el campeonato nacional y va a ser bueno para bastantes peloteros que no están firmados, como Xavier (Quiroz), Audes (De León) y muchos otros jugadores que van a poder buscar su condición física de cara a los campeonatos nacionales.

Tenemos bastantes jugadores firmados que cuando llegan aquí están todo el tiempo inactivos y cuando los llaman nuevamente para el campo de entrenamiento van con un 0% de condición física”.

Extranjeros

En cuanto a la presencia o no de refuerzos extranjeros en la pelota nacional, apuesta a lo local y al desarrollo de los beisbolistas nacionales, aunque no niega que el bateo nacional se vio fortalecido ante la presencia de pitchers extranjeros.

“El nivel técnico se eleva porque el pitcheo de afuera es más fuerte y consistente que los nuestros, ¿pero y después? Mire el Mundial, donde casi no tuvimos pitcheo. Los refuerzos lo que hacen es bloquear el camino a un muchacho que podría tener un buen futuro por delante”.

Con casi 37 años de vivir en la comunidad de La Pintada, Cooper también relata su encontronazo y victoria sobre la temible enfermedad del cáncer en 2001, luego de pisar un clavo.

Ante la pregunta de si fútbol o béisbol, ¿cuál es el deporte rey en Panamá? Cooper solo sonríe y muestra el bate como clara señal de quién manda.

“A decir verdad el fútbol nos tiene locos (risas). El fútbol tiene más apoyo e incentivos con muchos extranjeros que están respaldando y metiéndole billete, pero hablen lo que quieran, que el deporte del panameño es el béisbol”.

Entre sus más gratos recuerdos está la oportunidad que tuvo de visitar el campo de entrenamiento de los Orioles de Baltimore a mediados de la década de 1970, donde pudo servirle como receptor a dos grandes lanzadores estadounidenses como Scott McGregor y el miembro del Salón de la Fama Jim Palmer, ambos campeones de la Serie Mundial de 1983. Dicho momento ocurrió gracias al general Omar Torrijos, quien lo envió para que se capacitara como entrenador en Estados Unidos.

Discriminación

Cooper también apunta al tema de la discriminación racial como la principal razón por la que no se lanzó de lleno por una oportunidad a ser profesional de las Grandes Ligas. “Muchos me decían que yo podía ser profesional, pero yo les decía, déjame con mi béisbol amateur y así puedo representar dignamente a mi país y a la vez conocerlo”.

Fueron ocho años jugando para Panamá. Como caso curioso, al escuchar que los miembros del equipo nacional fueron premiados con 2 mil dólares cada uno, el recientemente nombrado para ayudar en los entrenamientos del equipo juvenil de Coclé menciona que el viático más jugoso que recibió en su etapa como jugador en representación de Panamá fueron 58 dólares en el Mundial de 1971.

Sentado en su mecedora con trofeos y recortes de periódico en su casa, no hay nada más que le guste al gran Ruperto Cooper que hablar de béisbol. Mientras recuerda como si fuera ayer sus tantas vivencias con el juego de la pelota, el hombre y su vida, que es prácticamente sinónimo de béisbol, recuerda gracias al Mundial los mejores momentos de su vida.

“Cuando uno se pone a ver esos partidos del Mundial, uno se pone a pensar y recordar los tiempos y ve hoy en día la edad que uno tiene y uno dice, joo, mira lo que uno era en ese entonces”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.


Tu suscripción viene con regalo este fin de año.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

CONTROVERSIA El Vaticano reitera que los homosexuales no pueden ser sacerdotes

El Papa expuso que la persona ‘no se define tan sólo por su tendencia sexual’. El Papa expuso que la persona ‘no se define tan sólo por su tendencia sexual’.
El Papa expuso que la persona ‘no se define tan sólo por su tendencia sexual’. AFP/Andreas Solaro

“La Iglesia, respetando a las personas afectadas, no puede admitir en el seminario ni en las órdenes sagradas a quienes ...

Economía Copa Airlines ofrece $2 mil millones para comprar Avianca: ‘The New York Times’

El martes 13 de diciembre de 2017 se informará si Avianca aceptó o no la oferta. El martes 13 de diciembre de 2017 se informará si Avianca aceptó o no la oferta.
El martes 13 de diciembre de 2017 se informará si Avianca aceptó o no la oferta. LA PRENSA/Archivo

La empresa panameña Copa Airlines ofreció 2 mil millones de dólares para adquirir a su rival colombiano, Avianca.La ...

Buscan causas Pakistán busca respuestas tras el accidente de avión

Los 47 pasajeros y miembros de la tripulación fallecieron, indicó PIA, actualizando un balance inicial de 48 pasajeros. Los 47 pasajeros y miembros de la tripulación fallecieron, indicó PIA, actualizando un balance inicial de 48 pasajeros.
Los 47 pasajeros y miembros de la tripulación fallecieron, indicó PIA, actualizando un balance inicial de 48 pasajeros. Tomado de CNN

Las autoridades paquistaníes intentaban este jueves 8 de diciembre establecer las causas del siniestro de un avión de línea en ...