El pechugón blanco

Temas:

Dice el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE) que un pechugón es (inter alia) un ser indelicado, sinvergüenza o gorrón. Por supuesto que busqué gorrón, y tiene entre sus acepciones una que me pareció très à propos, o sea muy apto: “Que tiene por hábito comer, vivir, regalarse o divertirse a costa ajena”.

Y viene al caso porque quiero hablar del pechugón que va a ser la pièce de résistance (“la cosota”) en muchísimas mesas el próximo domingo: me refiero al pavo navideño, ese bicho insalubre que nos comemos con regodeo (ojo, que me incluyo).

Explico primero que no escribo del pavo en la portada de Vivir+ porque no resultará muy apetente que digamos enterarse de ciertas cosas sobre ese animalillo que comenzó siendo la única ave de corral nativa de América, y que los europeos, mal informados sobre su origen, llamaron turkey en inglés y dinde en francés, suponiendo en el primer caso que provenía de Turquía, y en el segundo, de la India (d´Inde).

Porque lo cierto es que el pavo moderno, el Broad Breasted White (pechugón blanco) que llega a nuestras mesas, vive una vida que trae a la mente un Bonjour tristesse más lastimero que el de la Sagan, y una muerte que merece un “adiós, mundo cruel”.

El pechugón comestible es harto distinto al que pinta el DRAE. A los cuantos días de nacer en una incubadora comercial entra al equivalente de un campo de concentración nazi: le recortan el pico y le sacan las garras para que coma más y no talonee a sus cohacinados. A las tres semanas los pasan a un galpón donde descansan sobre un suelo cubierto de aserrín que no llega a ameliorar los vapores de amoníaco que despide el almuerzo de ayer tras ser debidamente procesado por sus compañeros.

Por más preocupante que me resulte el método inhumano en que se crían estas pechugas con patas, peor es, a largo plazo, el hecho de que la reproducción selectiva de estos animales los ha dejado peligrosamente desprovistos de defensas naturales.

Esto significa que cada vez que te comes una tajada de pechuga, estás también comiendo todos los antibióticos que les zamparon, más las salmueras, aceites y estabilizadores que le inyectaron a la carne antes de empacarlo, para que llegue a tu mesa sabiendo a un poco más que cartulina.

Además de sacarles todo instinto natural (por lo que tienen fama de brutos), les han sacado otros genes con el fin de exacerbar el bien deseado: una pechuga blancota, grandota, tan grande, que no pueden ni caminar, ni aparearse (para qué, si se reproducen con inseminación artificial), pero sí pueden ser llevados a la mesa en menos tiempo (de seis a ocho semanas) del que toma criar a un pavo adulto bajo condiciones normales (24 semanas).

Felices Pascuas, y disfruta tu pavo, que yo este año como pato.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Directorio de Comercios

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

MONITOREO Manuel Antonio Noriega fue citado este 21 de febrero a una audiencia de control

El arresto domiciliario fue pedido por la defensa de Noriega porque éste deberá someterse a una cirugía por un tumor en la cabeza. El arresto domiciliario fue pedido por la defensa de Noriega porque éste deberá someterse a una cirugía por un tumor en la cabeza.
El arresto domiciliario fue pedido por la defensa de Noriega porque éste deberá someterse a una cirugía por un tumor en la cabeza. LA PRENSA/Archivo

El exdictador panameño Manuel Antonio Noriega deberá acudir este martes 21 de febrero, a las 8:30 a.m., a una audiencia de ...

manifestaciones 'No es mi presidente', gritan miles en Nueva York en protesta contra Donald Trump

Decenas de manifestantes con banderas estadounidenses y carteles se enfrentaron a la multitud con cánticos y gritos. Decenas de manifestantes con banderas estadounidenses y carteles se enfrentaron a la multitud con cánticos y gritos.
Decenas de manifestantes con banderas estadounidenses y carteles se enfrentaron a la multitud con cánticos y gritos. AFP/Mark Ralston

Al grito de "No es mi presidente" y en clima de fiesta, unas 3 mil personas protestaban en Nueva York en este lunes feriado de ...