Viaje al último infierno

El infierno existe. Y está en Panamá. En el área de Howard puede verse desde el aire: un campo con cientos de rectangulitos blancos, alineados en desordenadas filas.

Desde tierra la visión es más precisa: muy juntitos están aún con sus pinturas coloridas. Son los “diablos rojos”, los buses de transporte público de la ciudad de Panamá que ya han salido de servicio. Esperan allí, pacientes, su juicio final, para ser convertidos en chatarra. O algunos su redención, renacidos como buses escolares o institucionales.

El sistema de Metro Bus, y después el Metro, dejarán en la cuneta de la historia a los folclóricos, aterradores, entrañables, amados y odiados “diablos rojos”.

Breve historia

La historia del transporte público de la ciudad de Panamá ha sido de un recorrido largo, tortuoso y accidentado. Más o menos como un viaje en “diablo rojo”.

El 16 de mayo de 1889, Colombia concedió la autorización para construir un sistema de tranvía en la ciudad de Panamá, dice el historiador estadounidense Allen Morrison. El sistema se inauguró el 1 de octubre de 1893. Fue uno de los primeros de América Latina. Pero la guerra de los Mil Días y la separación de Panamá de Colombia le pusieron fin.

Un nuevo sistema de tranvía en la capital de la nueva República, más extenso que el anterior, empezó operaciones en 1913.

Cuenta Armando Rodolfo Mora que fue Arnulfo Arias quien eliminó los tranvías y que en su lugar, en la década de 1940, instauró el sistema de rutas de autobuses, concedidas “a sus más próximos aliados”.

El último tranvía circuló el 31 de mayo de 1941.

El sistema de buses siguió así hasta la década de 1970, en pleno régimen militar.

Según Mora, sociólogo y periodista que cubrió el tema de transporte en aquellas épocas, para el general Omar Torrijos, este sistema resultaba peligroso: los dueños del transporte podían, si querían, paralizar el país.

Fue entonces cuando intervino el generalísimo Francisco Franco, dictador de España, en insólita ayuda de Torrijos.

“Mediante créditos blandos, que en realidad eran donación, el Gobierno español envió a Panamá varias decenas de autobuses Pegaso, ensamblados en España con motores e ingeniería alemanas”, escribe Mora.

Eran los buses de la Corporación Urbana de Transporte (Cutsa). El sistema no sobrevivió a las componendas y la corrupción.

Torrijos entonces se aferró al sistema de cupos individuales, con la idea de tornar a los choferes en propietarios de sus vehículos. Pero el sistema no contaba con los controles ni la administración necesarias.

Los viejos buses “tortuguita”, Chevrolet modelo 1952, fueron reemplazados por los buses escolares estadounidenses de segunda que se conseguían a precio de remate. Poderosas máquinas International, Ford, Caterpillar, sobre las que se montaban carrocerías Thomas o Bluebird.

Colorido

Para la década de 1980 los buses empiezan a ser adornados con diseños de héroes épicos, personajes de la farándula, el cine, la música, las ventanas marcadas con los nombres de las novias. Estos ornamentos eran herencia de las coloridas “chivas” de los años 40.

El arte del tunning (la afición por decorar y modificar los vehículos a motor) empieza a volverse fiebre entre el gremio transportista.

La invasión estadounidense de 1989 casi acaba con los “diablos rojos”. Relata Herman Ricardo, un estudiante de turismo histórico que realizó una prolija investigación sobre el desarrollo del transporte panameño, que muchos de estos buses se guardaban en El Chorrillo y fueron pasto de las llamas durante la operación bélica.

La anarquía con la que funcionaban los “diablos rojos” fue minando su prestigio. Los usuarios se quejaban del manejo desordenado, la bulla, la falta de respeto.

El trágico accidente del 23 de octubre de 2006, que cobró la vida de 18 pasajeros, aunque ocurrió en un bus tipo “nevera” de la ruta del Corredor Norte, puso en foco el grave problema del transporte urbano y precipitó el ocaso de los “diablos rojos”.

Nostalgia

Hasta canciones han inspirado los “diablos rojos”. Canta Pedrito Altamiranda en Mi bus: “Aquí viene el bus/ que mueve a la masa/ llevando salsa/ por donde pasa/ porque mi bus/ es máquina e colores /mezcla de razas, clases y olores”.

Dice el investigador social Gilberto Toro que los “diablos rojos” forman parte de una subcultura que se va a perder “por no haberse sabido manejar el tema del transporte”.

Señala que sus características únicas los han convertido en un símbolo de lo panameño, incluso reconocido en el extranjero.

“En los ´diablos rojos´ hay una mayor cercanía entre el chofer y el usuario, hay más contacto. En los nuevos buses predomina la frialdad; Además está la figura del ´pavo´ o secretario, que alerta al pasajero sobre su destino”, dice Toro, usuario él mismo del transporte público y estudioso del fenómeno.

En Facebook se han creado varios grupos en apoyo a los “diablos rojos”. Allí se recopilan anécdotas, fotografías y videos de los buses “famosos”: los más vistosos, ornamentados y originales. Panamá diablos rojos 507 crew; Historias del Ghetto bus; My name is diablos rojos Panamá, son algunos de estos sitios.

Es una forma de fijar en la memoria colectiva el recuerdo de estos transportes que están a punto de pasar a mejor vida. O de llegar, por fin, a su última parada. Su último infierno.

Chatarra, destino y negocio

La semana pasada, la comisión evaluadora de la Autoridad del Tránsito y Transporte Terrestre (ATTTT) debió realizar la segunda licitación para el desguace, triturado, compactación, transporte y embalaje de 550 autobuses que fueron sacados del sistema para venderlos como chatarra.  

Sin embargo, algunos inconvenientes en el proceso (el aparente cambio en el reglamento) retrasaron el acto público. En octubre del año pasado la ATTT ya había adjudicado, en una primera licitación, el trabajo para triturar 313 “diablos rojos” a la empresa Panamá Metal Recycling, S.A.  

El inicio de los trabajos de desguace se preveía para mediados de este mes. Un total de 272 mil dólares espera recaudar el Gobierno en la primera fase de esta operación, a razón de 100 dólares por tonelada, según cálculos de la Contraloría General y el Ministerio de Economía y Finanzas. Parte del dinero se utilizará para financiar el subsidio al pasaje de Metro Bus.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.


Tu suscripción viene con regalo este fin de año.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

Béisbol de Grandes Ligas Yankees vuelven a mostrar interés por el panameño Rubén Tejada

Rubén Tejada jugó para los Mets de 2010 a 2015. Rubén Tejada jugó para los Mets de 2010 a 2015.
Rubén Tejada jugó para los Mets de 2010 a 2015. AP/Archivo

Los Yankees de Nueva York siguen interesados en probar al campo corto panameño Rubén Tejada, a quien le darían un contrato de ...

Tres países en cada llave Infantino defiende ahora una fase final de 48 equipos con 16 grupos

Gianni Infantino, presidente de la FIFA, quiere darle más oportunidades a los paises de estar en un Mundial. Gianni Infantino, presidente de la FIFA, quiere darle más oportunidades a los paises de estar en un Mundial.
Gianni Infantino, presidente de la FIFA, quiere darle más oportunidades a los paises de estar en un Mundial. AP/Archivo

El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, planea ahora hacer pasar el formato de la fase final del Mundial a 48 equipos, con ...

postres panameños Arroz con leche

Arroz con leche Arroz con leche Vídeo
Arroz con leche Maité Castrellón / Joniel Omaña

Ingredientes:1 taza de arroz2 tazas de agua2 rajas de canela1 litro de leche2 latas de leche condensada1 cucharadita de ...