Ciao Bella Pizza

Es un lugarcito pequeño, en una esquinita en un sector del barrio de San Francisco. Pero, ¡qué ´pizzas´!

MENÚ. Ofrece 40 combinaciones de ´pizzas´. LA PRENSA/Joniel Omaña MENÚ. Ofrece 40 combinaciones de ´pizzas´. LA PRENSA/Joniel Omaña
MENÚ. Ofrece 40 combinaciones de ´pizzas´. LA PRENSA/Joniel Omaña

En San Francisco, el menú de un establecimiento alega servir “la verdadera pizza italiana”. Pero lleva maíz, cosa curiosa. Cuando la pruebas, está de verdad sabrosa.

Me di gusto con las pizzas de este lugarcito, pequeño y sin pretenciones. Eso sí, antes de entrar en materia con las pizzas, comienzo con el caveat. No busques más allá: ni copa de vino ni mesas yeyesonas ni postres ni antipasti. Pizza. ¡Ah!, y uno que otro calzone solitario.

Pero, ¡qué pizzas! El menú, numerado, cuenta con tres tamaños: desde la pequeña de 8 pulgadas hasta una de unas 14 y 40 combinaciones, cada una con su nombrecito. Los precios varían de acuerdo con la combinación de aderezos (que me aseguran, de la Academia Panameña de la Lengua, que es la forma correcta de llamar a los toppings en español, para despejarme la duda de una vez por todas), y van de 4 a 7 balboas por las pequeñas; de 7 a 13.50 las medianas y de 11 a 18 las grandes.

Por lo general, tengo por costumbre pedir –tanto por trabajo como para consumo ex-Prensa–la pequeña, porque no me gustan las pizzas de masa gruesa, y es natural que sea más fácil “tirar” una pizza pequeña más delgada.

Pero pedí una grande y estuvo igual de delgada que las chicas. Lo único que pudiese desear en todo esto es que fueran de horno de leña, pero ni modo. Estoy segura de que, de ser así, no se podrían dar abasto con la cantidad de comensales que tendrán cuando se riegue la voz, porque son verdaderamente buenas, por la muestra de cinco que experimenté.

Las otras dos cosas encomiables: excelente masa y salsa de tomate fresca, amén de que todos los ingredientes que probé eran de buena calidad. Lo único que me decepcionó un poquito fueron las aceitunas negras, que no son de las que me gustan a mí (griegas), pero eso ya es preferencia propia.

La grande que pedí fue la capresa, que trae tomate rebanado y pesto, además de su queso y salsa. Qué puedo decir: estaba buenísima, pero un poquitín cruda hacia el centro. Las chicas –de unas ocho pulgadas– estaban todas excelentes, así que no busquen adjetivos en el resto de esta reseña.

Focaccia blanca: quesos crema, parmesano y mozzarella; chorizo siciliano, pálido y delicioso; hongos; pero lo que la hace especial es el toque de semillas de anís.

Vegetale: mozzarella, pimentón, champiñón, maíz, brócoli, cebolla, maíz y berenjena. Esta última fue el único toque discordante, ya que no estaba bien cocida, teniendo los italianos, en su arsenal, una plétora de técnicas de cocción para mi solanácea favorita.

Rucola: salsa, mozzarella, parmesano y tomatitos cherry entran al horno: a su salida, se le añade jamón serrano en delgadas lascas y un puñado de arúgula. El jamón curado se funde al queso caliente, creando un resultado espectacular, que contrapuntea el verde de la arúgula.

Del bosco: trae queso azul en proporciones muy mesuradas, por lo se le siente muy tenue, toque bienvenido si acaso tu propio recluta de turno es de los que no pasa más allá del parmesano; champiñones; serrano; espárragos en lata, pero en este momento los “pro” superan a los “con” por tres cuerpos.

Me encantó que no cometan la patiburrada de añadir el prosciutto antes de meterlo al horno, y de hacerlo como se debe, en lascas tan delgaditas que se funden con el queso burbujeante, recién salido del horno.

Con tantas bondades, se les perdona incluir maíz en “la verdadera pizza italiana”. Si al fin y al cabo, el tomate, al igual que el maíz, proviene de América y nadie se queja de las pizzas con tomate.

¡Ah!, para beber hay sodas, jugos, cervezas, té y café. Dixit.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.


Tu suscripción viene con regalo este fin de año.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

CUADRO INVALUABLE Familia judía y museo español disputan obra maestra de arte

Lilly Cassirer y su esposo entregaron en 1939 el cuadro, a cambio de visas para viajar a Inglaterra antes del Holocausto. Lilly Cassirer y su esposo entregaron en 1939 el cuadro, a cambio de visas para viajar a Inglaterra antes del Holocausto.
Lilly Cassirer y su esposo entregaron en 1939 el cuadro, a cambio de visas para viajar a Inglaterra antes del Holocausto. AP

La batalla de una familia judía para recuperar un cuadro invaluable que sus herederos entregaron a los nazis a cambio de poder ...

Videos Las Bibliometros y sus planes de expansión

Las Bibliometros y sus planes de expansión Las Bibliometros y sus planes de expansión Vídeo
Las Bibliometros y sus planes de expansión LA PRENSA/Isaac Ortega

La BiblioMetro se inauguró el 6 de abril de 2016, es un proyecto realizado en conjunto con el Club de Leones y el Club Activo ...

CONFERENCIA Presentan trabajos de periodismo de investigación

En Colpin también se destacó el genero periodístico de la crónica dentro de la labor investigativa. En Colpin también se destacó el genero periodístico de la crónica dentro de la labor investigativa.
En Colpin también se destacó el genero periodístico de la crónica dentro de la labor investigativa. LA PRENSA/Aminta Bustamante