Arquitectura y Arte Arquitectura y Arte

30 jun Transporte público y los usuarios

Existen dos aspectos en nuestras ciudades que se relacionan entre sí y que maltratan a nuestra población y a nuestros ambientes: la incapacidad de nuestros gobernantes para mejorar los servicios de transporte público colectivo de manera óptima, los cuales son pésimos para decir lo menos, y como consecuencia, la mortificación que ello causa a los usuarios. Esto último se refleja al transportarse a sus sitios de labores, de salud, etc.

Es un martirio viajar en buses del trasporte público colectivo. Expandir Imagen
Es un martirio viajar en buses del trasporte público colectivo.

Muchos de nosotros pensamos que ya el país colapsó. En nuestras ciudades no se retiran los desperdicios que producen sus habitantes, no se asean las calles, las cuales están repletas de baches y en su gran mayoría no desaguan el agua lluvia, y las aceras, los árboles de estas mismas vías desaparecen poco a poco, incluso en algunas de las más importantes. A pesar de que tenemos una institución que maneja el suministro de agua potable, esta no cumple su función ni siquiera en algunas de las urbanizaciones en el perímetro del distrito capital (nunca hemos entendido cómo aprueban planos para construir urbanizaciones sin tener la seguridad de que van a contar con el agua potable permanentemente). Por cierto, el agua potable para el ser humano no debe tener olor ni sabor ni color.

Pero regresemos al tema central de este escrito,  que es el servicio de transporte público colectivo. Desde hace varias décadas, este se hace, con el tiempo, más ineficiente y pésimo. Los usuarios que pertenecen a las clases económicas más humildes de nuestra sociedad ni siquiera cuentan con un sitio en sus rutas donde puedan esperar un bus protegidos del sol y las lluvias. Y de los buses se puede hablar mucho. Por ejemplo: no existen suficientes para la cantidad de usuarios que necesitan sus servicios, y es por ello que esperan la aparición de uno a las 5:00 de la mañana para llegar a sus puestos de trabajo a las 8:00 de esa misma mañana. El Estado compra buses enormes para una ciudad capital donde predominan las vías estrechas. Y agregue que la mayoría se construyó para los carros sin determinar a los peatones.

Es un martirio viajar en buses de trasporte público colectivo. Estos últimos compiten entre sí y pareciese que causan una erosión destructiva sobre nuestras ciudades. Todo lo anterior descrito se refleja y se observa diariamente en nuestros noticiarios de la televisión. Presumo que lo que vemos debe causar una neurosis en los usuarios. Y solamente menciono a los usuarios que habitan en el perímetro de las ciudades.

Adicionalmente, esto es parte del anterior estado de cosas de los habitantes de suburbia, quienes laboran diariamente en la ciudad de Panamá.

¿Y cuál es la solución a lo expuesto en un país que ha colapsado como afirmamos al principio? Debemos empezar con poner en manos de los que saben y conocen el problema señalado aquí. Ellos deben tener o poseer sentido de patria y voluntad de trabajar por el futuro del país. Hace varios años el Órgano Ejecutivo pagó la elaboración de un plan maestro para el área metropolitana, el cual nunca se envió a la Asamblea Nacional para su aprobación, además de que nunca se utilizó.

Finalmente, destaco la falta del coordinación en la actualidad entre las autoridades del distrito capital y las de Miviot, que tienen proyecciones y planes urbanísticos diferentes para el futuro de la ciudad de Panamá al mismo tiempo.

 Falta coordinación en la actualidad entre las autoridades del distrito capital y las de Miviot. Expandir Imagen
Falta coordinación en la actualidad entre las autoridades del distrito capital y las de Miviot.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Autor

  • Sebastian Sucre Sebastian Sucre

    Sebastián Sucre es arquitecto diseñador de profesión, conferencista y acuarelista premiado.Dos de sus pinturas aparecieron en la portada del suplemento de Ellas del diario La Prensa. Articulista para varios periódicos y revistas y crítico de arquitectura, urbanismo y arte.Además es autor de “Puertas y ventanas del barrio de San Felipe–Testimonio de un valioso legado”, el cual fue por un tiempo el libro más consultado en la Biblioteca Nacional. Su otro libro es “Arquitectura, urbanismo y arte”. Por otro lado, el arquitecto Sucre ha diseñado residencias, estructuras institucionales, entre otras estructuras.Es miembro honorario de la Sociedad Mexicana de Arquitectos y ocupó el cargo de director del Colegio de Arquitectos de la Sociedad Panameña de Ingenieros y Arquitectos. También pertenece a varias asociaciones profesionales internacionales.La ciudad de Coral Gables, en Estados Unidos, le otorgó la llave de la ciudad en reconocimiento de sus méritos profesionales.