Blogoterapia Blogoterapia

14 jul Sueldos indecentes

No puede ser decente que un país tan rico como Panamá le pague tan mal a la gente que nos sirve a todos.

El presidente Juan Carlos Varela El Presidente de la República gana 7 mil dólares al mes. El presidente Juan Carlos Varela El Presidente de la República gana 7 mil dólares al mes.

El presidente Juan Carlos Varela El Presidente de la República gana 7 mil dólares al mes. Foto por: LA PRENSA/Luis García

Barack Obama, presidente de Estados Unidos, gana 34 mil dólares mensuales. Barack Obama, presidente de Estados Unidos, gana 34 mil dólares mensuales.

Barack Obama, presidente de Estados Unidos, gana 34 mil dólares mensuales. Foto por: AFP

El Presidente de la República gana 7 mil dólares al mes, al igual que los ministros de Estado. Los magistrados de la Corte Suprema de Justicia están en 10 mil dólares mensuales, el administrador del Canal de Panamá gana 13 mil 758 dólares al mes. No puedo saber a ciencia cierta cuánto ganan los diputados porque el nodo de transparencia de la Asamblea no los menciona a ellos sino a todo el resto de los funcionarios de este Órgano del Estado.

La peor planilla. sin embargo, es la del Ministerio de Educación (Meduca), que parece haber sido elaborada intencionalmente para que no se pueda encontrar un dato en ella. No siguen orden alfabético ni de cargos administrativos, de salarios, de cédula. Es más fácil averiguar el sueldo de Frank Abrego, comisionado jefe del Servicio Nacional de Fronteras, sorprendentemente bajo para tantas responsabilidades, que el de un funcionario del Meduca.

Aunque mi intención en la columna de hoy era hablar sobre el nivel salarial de los funcionarios panameños -en base a la información de los nodos de transparencia-, debo reconocer que los propios datos que publican las diferentes instituciones gubernamentales son, en su mayoría, demasiado difíciles de estudiar. No existen criterios uniformes de presentación de la información y, en algunos casos, la información pertinente al jefe de la Policía por ejemplo, no está colgada en la web. Tampoco están listados algunos de los bancos estatales tales como el Banco Nacional y la Caja de Ahorros. Sorprendentemente, quien tiene la información mejor presentada es la Universidad de Panamá .

Los sueldos de los mejores médicos panameños -aquellos con 30 años de experiencia y una especialidad, digamos en cirugía del corazón o en oncología-, no pasan de 4 mil 500 dólares al mes. Los profesores de secundaria de colegios públicos apenas alcanzan los mil 350, dependiendo de su categoría. Eso explica mucho de lo que tenemos en materia de salud y educación.

Una reforma de salud debería empezar por poner los salarios de los médicos a tono con su perfil profesional. No nos debe molestar que un médico del Estado gane 13 mil 500 dólares al mes, es decir el triple de lo que ganan hoy. Eso sí, dedicación completa sin clínica privada. Todos estamos conscientes de que un médico o una enfermera cansados o apurados son la peor forma de dar salud. Igual va para los maestros y profesores. Por el esquema piramidal aplicado por el Estado, los mejores salarios corresponden a cargos administrativos o a posiciones de mando y jurisdicción. Esto significa que un excelente maestro, debe dejar de dictar clases para convertirse en administrativo. Este sistema se aplica también al Ministerio de Salud y a la Caja de Seguro Social.

En contraste, por ejemplo en los sistemas educativos de algunos estados de Estados Unidos, y de países como Suiza y Finlandia, es posible que un muy buen profesor gane más que el director de la escuela, precisamente porque se pretende que los mejores se mantengan en la enseñanza. En las grandes universidades de Estados Unidos es muy común que haya profesores súperestrellas que tienen mejores salarios que el rector de la universidad. Un profesor que se haya ganado un premio Nobel, que haya sido reconocido con un importante galardón en su disciplina o que le haya generado patentes a su universidad, es ampliamente compensado por los beneficios que su presencia le produce a su institución.

¿Cómo se compara el sueldo del presidente Varela con el de otros mandatarios?

Según la versión digital del diario "El Espectador" de Colombia, el presidente Evo Morales de Bolivia gana 2 mil 167 dólares al mes. Nicolás Maduro, tiene un sueldo de 6 mil 188 dólares mensuales. Rafael Correa, por su parte, gana 7 mil dólares al mes. Cristina Fernández gana unos 10 mil dólares mensuales. Dilma Rousseff, 11 mil 764 dólares al mes. El legendario José Alberto Mujica, ganaba 12 mil 500 dólares al mes pero donaba 90% de su salario. La presidenta de Chile gana 15 mil dólares al mes, aproximadamente. El presidente de México recibe 20 mil 409 dólares mensuales. Mientras que Barack Obama gana 34 mil dólares mensuales.

Dilma Rousseff, presidenta de Brasil, gana 11 mil 764 dólares al mes. Expandir Imagen
Dilma Rousseff, presidenta de Brasil, gana 11 mil 764 dólares al mes. AFP

Antes de que afirmen, queridos lectores, que ninguno de ellos merece un centavo o que son unos ladrones que redondean sus ingresos con otras fuentes legendarias de riquezas, quisiera compartir lo que gana el primer ministro de Singapur. Es apenas de 1.7 millón al año; es decir, unos 142 mil dólares mensuales. La idea es que al mandatario singapurense no le tiemble la mano ni tenga preocupaciones económicas acerca de las decisiones que deba tomar.

Ignoro cuánto es lo que gana el CEO de Copa, del Banco General, o de CW Panamá. Ese es el tipo de talento que deberíamos atraer al servicio público. Existen muchas personas que no importa que tan alto sea su sueldo, serán corruptos; por otro lado, existen otras que no importa lo bajo de su salario, serán honestos. La mayoría de nosotros estamos en el medio. Debemos cuidar y garantizar una vida adecuada a aquellos que nos deben cuidar, curar, administrar nuestros bienes comunes y, en general, deben realizar las tareas necesarias para que esta sociedad funcione.

No podemos permitir que ningún servidor público sufra hambre o que sus sueños se vean truncados por razones económicas. Me parece injusto seguir manteniendo la paradoja de un Estado débil con un gobierno fuerte.

El Estado de Derecho depende de lo correcto que actúen sus funcionarios. No puede ser decente que un país tan rico como el nuestro le pague tan mal a la gente que nos sirve a todos. Ese es el eslabón más débil de la cadena de valor de nuestra democracia.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Sobre el autor