ENFOQUE

Si Keynes fuera panameño

Opinión. John Maynard Keynes (1883-1946) fue uno de los más influyentes pensadores económicos del siglo XX. Sus ideas y conceptos sobre cómo lidiar con la recuperación después de una crisis como la gran depresión fueron revolucionarias y aún son discutidas en aulas universitarias a nivel mundial.

Keynes creía firmemente en el gasto y el manejo de políticas fiscales que permitieran grandes déficits (de ser necesarios) para poder capear una recesión. Es decir, aumentar gastos, subsidios y toda técnica que fuera válida y legal por un Estado para salir del enfriamiento que produce el decrecimiento económico.

Con esto dicho, Keynes también expresó que estos gastos/inversiones, que en gran medida vendrían amarrados a una deuda pública exagerada, tendrían que ser repagados en el próximo ciclo económico expansivo.

Y si Keynes fuera panameño viviendo hoy día en esta floreciente economía, de crecimiento impresionante, ¿qué haría? ¿qué recomendaría? Seguramente recomendaría algún grado de cautela.

El dinamismo de la economía panameña ha gozado de megaproyectos que han apoyado su natural crecimiento, como las obras de expansión del Canal, las expansiones portuarias y ciertamente el apoyo a la infraestructura nacional a través de diversos proyectos que van desde carreteras hasta aeropuertos.

La deuda asociada a estos proyectos es buena, es sana, justa y necesaria. Es específica y atada a una probable fuente de ingreso para ser repagada.

La pregunta que cabe hacer es: ¿Era necesaria la deuda para subsidios estatales, expansión en planilla estatal y deuda que ciertamente contribuyó a crecer 10% en el año 2011? Y aún más obligada es la pregunta sobre qué pasará en Panamá cuando crezcamos al 5%, que bien pudiese ser este año por ejemplo, y tengamos que incurrir en más deuda para sustentar y sostener el modelo que venimos empujando como país.

La combinación de estas posibilidades con un posible aumento de tasas pues crearía el ambiente ideal para un serio problema. Lo importante es actuar con prudencia, prepararnos siempre para lo peor aunque estemos viviendo una bonanza sin precedentes.

Recientemente un reconocido analista se refirió al abuso de deuda pública combinado con déficits como un “cáncer para cualquier economía”. Me impactó la frase, especialmente por lo que esta enfermedad ha provocado en seres queridos y amigos. Una analogía muy dura, pero muy real: exijamos entonces prudencia para evitar que nuestra economía se enferme, letalmente.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Directorio de Comercios

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

INFORME En Panamá se registra un suicidio cada tres días

La conducta suicida la ocasiona un trastorno mental y un largo sufrimiento, unido a algún detonante en la vida diaria. La conducta suicida la ocasiona un trastorno mental y un largo sufrimiento, unido a algún detonante en la vida diaria.
La conducta suicida la ocasiona un trastorno mental y un largo sufrimiento, unido a algún detonante en la vida diaria.

Un informe de la Contraloría General de la República revela que durante el año 2015 se registraron 110 suicidios en todo el ...

Mundo Estados Unidos publica calendario de licitaciones para construcción del muro fronterizo con México

Trump comentó que la construcción del muro va a buen ritmo. Trump comentó que la construcción del muro va a buen ritmo.
Trump comentó que la construcción del muro va a buen ritmo. AP

El gobierno de Estados Unidos planea que a mediados de abril empiece a adjudicar contratos a empresas para la construcción de ...

Videos del día 'Campos de concentración', una historia para el olvido en Brasil

'Campos de concentración', una historia para el olvido en Brasil 'Campos de concentración', una historia para el olvido en Brasil Vídeo
'Campos de concentración', una historia para el olvido en Brasil AFP

Aun en el nordeste brasileño, que sufre terribles sequías, pocos recuerdan un capítulo oscuro de la historia, cuando el ...