Los retos de Panamá para garantizar agua potable

Por la baja cantidad de población y la gran cantidad de ríos que tiene Panamá estamos en un rango de acceso al agua dulce que va del 90% al 100%. No obstante, un informe de la FAO de 2009 indica que el 30% de la población no tiene acceso al
Planta potabilizadora de Chilibre Planta potabilizadora de Chilibre
Planta potabilizadora de Chilibre

Administración del recurso agua, disponibilidad y contaminación. Esos son los retos que tiene el país para garantizar el acceso del agua potable a la población de todo el país, en medio de situaciones externas –como el cambio climático- que exigen de los países rigurosa planificación y la ejecución de estrategias y programas para disminuir sus efectos.

En eso coinciden la directora ejecutiva de la Asociación Nacional para la Conservación de la Naturaleza (Ancon), Alida Spadafora, y la directora de la Fundación Panamá Sostenible, Raisa Banfield, quien apuntaron un elemento más: la falta de una política de manejo de las cuencas hidrográficas, de forma que los usos que se les dé se compaginen con el crecimiento de las ciudades y, por ende, las necesidades de acceso a agua potable de la población.

"Existe unproblema grave, un caos con respecto al manejo del recurso hídrico”, aseguró Spadafora.

Sus declaraciones se dan en el marco del mes del Ambiente que se conmemora todos los años en junio y que en 2012 fue recibido por las agrupaciones ambientales con preocupación por los recientes fallos de la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia que levantaron la categoría de área protegida que les había otorgado la Autoridad Nacional del Ambiente al humedal Bahía de Panamá y al sitio de Donoso, en la provincia de Colón, desde 2009, poniendo en riesgo áreas de manglar y zonas boscosas donde se encuentran cuencas hidrográficas importantes (río Molejón, río Indio, río Coclé del Norte, entre otros).

USOS DE LAS CUENCAS HIDROGRÁFICAS

“A partir de allí [de la falta de política para el manejo de las cuencas] y de que hay poca planificación y si la hay no se implementa tenemos problemas de extracción de arena y de cascajo en ríos que son importantes y que, inclusive, son fuentes de agua para comunidades”, aseguró Spadadora.

Citó como ejemplo del daño que esta situación puede causar el río Pacora, que tenía la capacidad de proveer agua a la capital a futuro, en el caso de que el Chagres no tenga suficiente o la sedimentación de su lecho disminuya su capacidad actual.

Spadafora señaló que el ejemplo clásico de manejo inadecuado de la cuenca es el río Chiriquí Viejo donde no ha habido una planificación de todas las hidroeléctricas que se han aprobado para ese río, las cuales “compiten por el uso del agua con ganaderos, agricultores, con las ciudades río abajo, que no pueden sacar ni un vaso de agua más del río, porque todo el caudal ecológico ya está tomado”.

Banfield lo explica de otra forma. “El reto más grande que tenemos en materia de agua es el manejo responsable de nuestras cuencas hidrográficas porque tenemos el gran contraste de que Panamá posee 72 cuencas hidrográficas, más de 500 ríos entre las dos vertientes (Atlántico y Pacífico) y, sin embargo, de acuerdo con un informe de la FAO de 2009 tenemos el 30% de la población y creciendo, que no tiene acceso al agua potable”.

Eso, agrega Banfield, contrasta con que Panamá es referente mundial en distribución de agua dulce. Por la baja cantidad de población y la gran cantidad de ríos que tiene nuestro país –precisa- estamos en un rango de acceso al agua que va del 90% al 100%.

A esta realidad se agrega el problema de la deforestación y la contaminación de las aguas. “Vamos a gastar mucho más en potabilización, y cada vez más en la distribución porque estamos deforestando nuestras cuencas, porque estamos contaminando no solo los ríos con los desechos, sino también el suelo y el subsuelo, y si las fuentes del subsuelo se contaminan no tendremos garantía de buena calidad del agua para luego realizar el proceso de potabilización”, indicó.

EL PAPEL DEL ESTADO

El Tercer Informe de Monitoreo de la Calidad del Agua Años 2006–2007, presentado por la Autoridad Nacional del Ambiente en junio de 2009 –y disponible en el sitio anam.gob.pa- da a conocer los resultados del seguimiento realizado a 32 cuencas hidrográficas del país durante dos años.  En total se verificó la calidad del agua de 87 ríos, a través de 245 sitios de muestreo.

De acuerdo al documento, el 96% de los ríos del interior del país presentan calidad de aguas aceptables y aguas poco contaminadas.  En tanto, el 59% de los ríos monitoreados y localizados en la provincia de Panamá poseen aguas contaminadas o de mala calidad.

El mismo informe pone por escrito lo que especialistas han dicho antes. Que “el principal factor que incide sobre la calidad de las aguas y el régimen hidrológico es la concentración de la población y las actividades económicas en las cuencas, específicamente en la vertiente del pacífico panameño, y el cual contribuye con las descargas de las aguas residuales con deficiente o nulo tratamiento”.

Para determinar la calidad del agua, en cada sitio de muestreo se realizan como mínimo 13 tipos de análisis, los cuales se utilizan para determinar parámetros físicos, químicos, microbiológicos, nutrientes y materia orgánica (temperatura, pH, turbiedad, conductividad, oxígeno disuelto, nitratos, fosfatos, sólidos, coliformes totales y fecales, demanda bioquímica de oxígeno).

Frente a esta situación, la Estrategia Nacional del Ambiente 2008-2012 estableció que: “La Política Pública de Recursos Hídricos se propone llevar a cabo una gestión integrada de los recursos hídricos, que promueve el manejo y desarrollo coordinado del agua, bosque, suelo y los recursos relacionados, con el propósito de maximizar el bienestar social y económico resultante de manera equitativa, sin comprometer la sustentabilidad de los ecosistemas vitales, asumiendo para ello a la cuenca hidrográfica como la unidad territorial más adecuada para dicha gestión”.

No obstante, para los ambientalistas las estrategias estatales no se ven en los hechos que afectan al país.

“Aquí hay un tema de gestión de cuencas, de planificación del territorio y de un fortalecimiento a la institucionalidad que esté basado en una política ambiental de primer mundo”, señala Banfield.

“El otro problema es que no se hace cumplir la ley, por ejemplo con Estudios de Impacto Ambiental”, recalca Spadafora.

DISPONIBILIDAD DEL RECURSO

El GEO Panamá 2009 señala que la oferta de agua en Panamá  para el año 2007 era de 202 mil 921 millones de metros cúbicos al año, de los cuales solo se usaron 13 mil 281 millones de metros cúbicos (6.55%).

No obstante, del total de la demanda solo 293.75 millones corresponden a agua potable. A la cabeza está la generación de electricidad (9 mil 861.22 millones), esclusaje (2 mil 623.20 millones) y agricultura (503.02 millones).

Creo que está al revés, afirma la directora ejecutiva de Ancon. “Sí que hay que ahorrar agua, hay que tener una mejor política, un mejor abordaje para hacer campaña, pero lo primero debe ser el consumo humano, luego la agricultura, que tiene que ver con la alimentación, y luego todo lo demás. Así debería ser”. 

Y advierte que Panamá sí tiene agua en abundancia, pero se están alterando tanto y a una velocidad tal los recursos hídricos que no se está permitiendo que se regeneren naturalmente, y la capacidad está llegando al límite máximo.

Nosotros vivimos flotando en agua, dice la directora de la Fundación Panamá Sostenible, y remarca que es absurdo que no la tengamos disponible. “Simplemente la hemos manejado siempre en forma de despilfarro y no entendiendo el tema del funcionamiento de las cuencas hidrográficas”.

De acuerdo con GEO Panamá 2009, las cuencas más abundantes con disponibilidad de agua son la de Chiriquí Viejo y la de Bayano, las que prácticamente no tienen problemas de oferta hídrica, aún en los meses de la temporada seca. No obstante, también reconoce que el agua, como recurso estratégico de cualquier país, cada vez es un recurso más comprometido, porque es finito y porque es vulnerable. “Los crecientes niveles de contaminación se convierten en los riesgos más serios de degradación, y los costos sociales, económicos y ambientales para revertir las aguas contaminadas a su condición original, frecuentemente los hacen prohibitivos”.

Actualmente se encuentran en ejecución las últimas fases (92% de avance a junio de 2012) del proyecto de Saneamiento de la Ciudad y la Bahía de Panamá, que consiste en una red de tuberías primarias que llevará hasta redes colectoras y de allí hasta una planta de tratamiento todas las aguas residuales, de manera que sean tratadas antes de ser lanzadas al mar.

Además, está en marcha un ambicioso proceso de restauración de cuencas hídricas críticas. Son ellas: Chiriquí viejo, Chico, Chiriquí, Tonosí, La Villa, Santa María, Grande, Antón, Pacora y Bayano que tiene el apoyo económico de organismos multilaterales de crédito.

Ayer, viernes, 8 de junio, el gobierno licitó un proyecto que conlleva estudio, diseño, construcción y puesta en operación de la ampliación y mejoramiento sostenible de los sistemas de acueductos y alcantarillados en Panamá. Se trata de una obra que consiste en cuatro líneas fundamentales de conducción y distribución de agua potable y mejoras en 14 redes en el distrito de San Miguelito.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.


Tu suscripción viene con regalo este fin de año.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

Fotografía Educación vial, los pasos de las cebra

Educación vial, los pasos de las cebra Educación vial, los pasos de las cebra Galería
Educación vial, los pasos de las cebra La Paz, Bolivia/REUTERS / David Mercado

Videos Una bodega urbana en el corazón de París

Una bodega urbana en el corazón de París Una bodega urbana en el corazón de París Vídeo
Una bodega urbana en el corazón de París AFP

La ciudad Luz, la ciudad del amor, la ciudad ¿del vino? Les Vignerons Parisiens producen la bebida favorita en Francia, en el ...

DIÁLOGO CON LA OPOSICIÓN Número dos del chavismo fustiga a secretario de Estado del Vaticano

Diosdado Cabello, acusó al secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin de pretender tutelar a Venezuela, por una carta que el prelado le envió al gobierno. Diosdado Cabello, acusó al secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin de pretender tutelar a Venezuela, por una carta que el prelado le envió al gobierno.
Diosdado Cabello, acusó al secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin de pretender tutelar a Venezuela, por una carta que el prelado le envió al gobierno. AFP/Archivo

El número dos del chavismo, Diosdado Cabello, acusó al secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, de irrespetuoso y de ...