cero.km cero.km

06 sep Los Autos de Grey

Temas:

Se ha vuelto muy popular en los últimos días la novela Cincuenta sombras de Grey, la cual cuenta la historia de Christian Grey y su sumisa amante Anastacia Steele. La historia más allá de alcanzar grandes ventas y ser una de las más buscadas por los seguidores de este genero, se ha convertido en una fuerte arma de mercado. La pregunta es ¿Que tan planeado fue? Tiendas de libros, juguetes sexuales, hoteles en Portland y en la región, marcas de corbatas y otros artículos que aparecen en la pasional novela han sido beneficiadas de forma colateral por el mercadeo que causa su mención en la novela, de acuerdo a Business Insider.

Pero entremos a lo que nos compete. La novela no se aleja del transporte en auto, y una firma en particular principalmente se vio beneficiada de sus constantes menciones en el escrito. Volkswagen AG, el grupo que maneja en su carpeta las marcas Audi y Volkswagen, tiene un fuerte interactuar de estas en el libro.

Christian, el amante millonario del texto, posee como auto de uso personal un Audi R8 Spyder, uno de los modelos insignia de la marca. El auto original de Anastacia es un VW Beetle, el popular escarabajo al que ella en lo personal llama Wanda. Christian más adelante le hará un lujoso regalo, un Audi A3.

Otros autos de la firma son mencionados por momentos en la novela, una camioneta lujosa Audi Quattro (muy probablemente refiriendose a la Q7), un minivan VW (quizas un Routan o un Transporter).

No podemos ser injustos, otros autos de diferentes marcas también son mencionados, aunque en menor participación.

Nunca sabremos a ciencia cierta si la publicación incrementó las ventas, ya que Audi sigue manteniendo cifras record en sus ventas. Pero es innegable que de cierta forma el Grupo Volkswagen encontró una ventana de exposición para sus productos en una vitrina en la que muchos recibirán el subliminal mensaje amarrando la marca al apasionado magnate.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.