cero.km cero.km

24 jul Margarita al límite

La ganadora de Latin American Idol 2008 es una conductora de experiencia. Maneja desde los 17 años.

Margarita Henríquez Margarita Henríquez
Margarita Henríquez Oliver Meixner

Margarita Henríquez Expandir Imagen
Margarita Henríquez Oliver Meixner

Agresiva y audaz a veces. Precavida y atenta, en otras. Así es Margarita Henríquez, la conductora. Ella se siente experimentada en las calles y frente al timón. Desde los 17 años maneja. Comenzó con un modelo Mazda 323 de 1980, en el que aprendió con la ayuda de su papá. Ahora el Ford Explorer es el que le acompaña. Reconoce que un vehículo de cambios la complica, porque requiere mayor coordinación y atención. Y tiene muchas cosas en qué pensar. “Soy muy fuerte al manejar, pero a la vez temerosa. Algunas veces sentimental, como toda mujer”, confiesa Margarita. Se siente “al límite”, dinámica, inquieta y, a la vez, muy atenta al manejar. En cuestión de velocidad, está siempre por debajo de los límites. “No me gusta el exceso de velocidad. No me gusta cuando pasan volando”.

“Ahora no se puede por las multas”, señala, pero en el vehículo se ha cambiado de vestuario y maquillado. El carro es su centro de ensayo para probar su voz y cantar.

Para un grupo especial de pasajeros y su carga

La necesidad de espacio y comodidad ha motivado a Margarita a tener siempre un vehículo grande y que sea automático. Luego de manejar un Toyota Rav 4 y un Kia Sportage, la cantante se inclinó por una camioneta Ford Explorer. El auto es vital al recorrer Panamá con su equipo de baile. “Viajamos muchísimo con mis bailarines a Chitré, Chiriquí y hasta Darién. Llevamos equipo, vestuario y maletas. Todo para los shows”, explica. Hasta nueve personas se transportan allí. Para ella la Explorer es un vehículo seguro, confiable, que nunca le ha fallado, y nunca ha tenido un percance.

 

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.