cero.km cero.km

11 jul Motorizados, ¿Está bien usar el chaleco?

Temas:

Oficialmente la medida de los chalecos ha sido publicada en la página de la Autoridad del Transito y Transporte Terrestre (ATTT) y deberá ser aplicada a partir del 24 de julio del presente año. 

La reglamentación de acuerdo a lo expuesto en la página de internet de la ATTT dice que se deben usar prendas reflectivas o de alta visibilidad, las cuales pueden ser chalecos o chaquetas de cualquier color que tenga incorporado un aditamento o cinta retrorreflectiva. Además, se debe incorporar un número de placa.

La medida puede parecer bastante simple para todos aquellos que no manejamos motocicletas a diario. Al principio pensé ¿qué tanto daño puede hacer el chaleco con el número de placa?

Pero toca ser un usuario de estos vehículos para entender la magnitud del problema.

La ley, que ha sido aplicada en otros países de la región como Venezuela, Colombia y República Dominicana busca darle seguridad a los motorizados. Es cierto, el chaleco reflectivo si mejora la visibilidad de los motociclistas para otros usuarios del camino (autos, camiones, autobús y demás). Las protestas no son nuevas tampoco: los grupos motorizados han protestado contra la medida en países como Francia y el Reino Unido donde la propuesta ha sido presentada pero aún no aprobada, gracias a la acción de los grupos de motociclistas que rechazaron la propuesta. El tema fue tan discutido que incluso el diseñador Karl Lagerfeld se unió a la campaña en favor de estos chalecos en Francia, con un anunció que decía “es amarillo, es feo, no combina con nada pero puede salvar tu vida”. 

Cabe destacar que en Francia el chaleco lo deben portar los conductores de autos dentro de la cabina, para usarlo en caso de sufrir un desperfecto en la vía y tener que bajarse a realizar alguna reparación, por ejemplo, un cambio de llanta.

¿Que tiene de malo el chaleco? Se usa en varios países ¿Porqué no en Panamá? 

Sencillo, y lo expondré en algunos puntos.

1. Fue impuesto, no consultado. Pareciera que alguien se despertó un día con la idea y decidió ejecutarla. Una falta de respeto a todos los conductores de motocicletas.

2. La excusa del “sicariato” para justificar el número de matrícula no es valida, ya que también se usan autos y taxis robados para cometer estos actos. Además, dentro de la justificación de la ley no se presentan estudios, estadísticas o resultados comprobados en otros países que sustenten el proyecto.

3. No se ha creado una campaña de educación sobre el tema, comerciales de televisión, medios impresos y otros hubiesen ayudado a explicar el porqué de usar el chaleco.

4. Hay tantas otras medidas de seguridad que no se han reglamentado que son más importantes como reglamentar un nivel de seguridad en los cascos para los motorizados que deben cumplir alguna norma como DOT, Snell M2005 o M2010 o la norma ECE para cascos e incluso la fecha de expiración de los mismos. Otra medida como sistemas de asistencia a la frenada como el ABS. Recordemos que en Panamá aún se pueden vender autos sin bolsas de aire y ABS, y la ATTT no le ha dado importancia.

5. Los chalecos no están debidamente reglamentados. No se habla de la calidad o materiales, solo que sean reflectantes. No todo lo reflectante es “apropiadamente reflectante”. La calidad de los chalecos es importante para garantizar su visibilidad. De esto no se dice nada.

6. Tenemos tantas leyes que se cumplen a medias o no se cumplen, como el revisado vehícular, que bien aplicado promueve más la seguridad que un chaleco. ¿Cuando fue la última vez que al hacer un revisado alguien inspeccionó sus luces y frenos?

Los usuarios frecuentes de las motocicletas tendrán más motivos para quejarse. Las protestas seguirán como en otras partes del mundo y al final la ley será impuesta. En un país donde tantas cosas no están reglamentas, saltarse todas las otras opciones de seguridad para darle importancia a un chaleco parece ridículo.

Lo más triste es que, sin otras leyes de seguridad más importantes y sin estar bien reglamenta, es un proyecto que arriesga a convertirse en un fracaso. 

Tal vez no alcance realmente el objetivo esperado por no ser integral con otras medidas. No sería extraño que termine en una gaveta como el Decreto Ejecutivo 38 de 2009 sobre emisiones. 

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.