cero.km cero.km

25 ene Neumático 'Flat', y ¿ahora qué?

Temas:

Con la cantidad de obstáculos que se hacen cada vez más frecuentes en las calles es fácil tener una pinchadura. 

Huecos, alcantarillas sin tapas, clavos, tornillos y demás son enemigos de nuestras llantas. 

No hay que temer, pero hay cosas que es útil tener en cuenta.

1. Equipo necesario: La primero para afrontar este problema es tener lo necesario. La llanta de respuesto y herramientas son obligatorias tenerlas abordo. Verifique cada cierto tiempo (3 meses) su llanta de repuesto. Quizás nunca la use, pero va a ser un dolor de cabeza que esté desinflada si la necesita.

2. La palanca para sacar las tuercas debe ir con su auto siempre, verifique que la palanca tenga el tamaño de sus tuercas. Si tiene rines de lujo es probable que también tenga tuercas de seguridad, cargue junto a la herramienta el adaptador.

3. El ‘gato’ es crucial, su auto usualmente viene equipado con uno mecánico llamado usualmente ‘de tijera’, este es muy compacto y fácil de guardar, aunque requiere algo de fuerza. Si tiene un auto grande puede comprar uno hidráulico, aunque por lo general son más pesados y ocupan más espacio.

4. Los conos o triángulos de seguridad van a ser útiles para alertar a los conductores que se encuentra trabajando en un desperfecto, esto puede salvarle la vida.

5. Esto quizás sea un cliché pero cargar unos guantes con sus herramientas puede ser útil. Evitará que se ensucie las manos con la llanta y lo proteja de alguna herida o raspón en el proceso. 

Últimamente es popular que los autos estén equipados con kits para inflar y reparar neumáticos. Esto ahorra mucho espacio y peso. Esto ayuda a mejorar el consumo y son fáciles de usar, e incluso puede adquirirlos en diferentes tiendas. Solo recuerde que si el problema es la rueda y no el neumático (como al caer en un hueco con mucha fuerza) esto será inútil.

6. Cambiar la llanta. Si ya tenemos todas las herramientas, es hora de resolver el problema. Si esto nos pasa en la calle es sumamente importante tratar de desplazarse a un lugar seguro. Jamás cambie la llanta en plena calle, mucho menos en un autopista. Busque el hombro de la vía, un estacionamiento o un local.

7. Coloque los conos o triángulos de seguridad a uno 50 metros detrás de su vehículo y en un punto visible. Suelte un poco las tuercas antes de elevar el vehículo, es la forma más fácil de hacerlo. En el aire es peligroso hacerle fuerza al auto.

8. Cuando levante el auto con el ‘gato’ procure hacerlo en los puntos de apoyo recomendados por el fabricante. Trate de no colocarlo en la suspensión u otro punto del auto, puede dañar algo sin querer.

9. Termine de retirar las tuercas de las ruedas, retire el neumático y coloque el de reemplazo. Instale las tuercas, no las apriete totalmente aún.

10. Baje el auto al suelo, y proceda a apretar las tuercas. La forma apropiada de hacerlo es en forma de cruz, apriete la primera y busque la del lado contrario como siguiente, igual como si dibujará una estrella. 

Verifique que todas estén bien ajustadas. Y listo. Si la llanta que colocó es de repuesto y es más pequeña que las otras lleve la otra a reparar/reemplazar lo más pronto posible. Estas llantas son para emergencias y tienen sus limitantes.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.