cero.km cero.km

30 nov ¡Hasta pronto, Schumy!

Temas:

Cuando a alguien se le ha ocurrido preguntar quién es el piloto más grande de la historia, las respuestas han sobrado.

Juan Manuel Fangio, Jim Clark, Alain Prost, sir Stirling Moss, Nicki Lauda, Nigel Mansell, Graham Hill, Jackie Steward entre muchos otros salen a relucir.

Confieso que para mí el mejor de la historia es el genio Ayrton Senna, pero no soy el único que lo piensa, hay otro hombre que lo reconoce como el mejor, alguien que una vez dijo “No hablo nunca de Senna, porque me emociono al decir su nombre”. Ese hombre es Michael Schumacher.

Y su opinión hay que tomarla en cuenta, porque él, por lo menos en cuanto a los que cifras y estadísticas reflejan, es el mejor piloto en la historia de la Fórmula 1.

Michael es nacido en Hürt, Alemania, hijo de un padre albañil que a los cuatro años modificó su cuatriciclo a pedal con un motor de motocicleta.

Y así fueron sus inicios, como el de muchos, en el mundo del kartismo. Fue campeón múltiples veces en esta categoría que lo llevó a evento más grandes, como la Fórmula Ford, Fórmula 3 Alemana, Fórmula Konig, DTM, entre otras categorías donde se destacaría su talento.

En el año 1991 daría su gran paso a la Fórmula 1 con un equipo humilde, el 7UP Jordan, donde solo correría una carrera, el Gran Premio de Bélgica. Curiosamente, Schumy jamás había corrido el circuito de Spa-Francorchamps. Aprendió el trazado recorriéndolo en una bicicleta plegable que él mismo había llevado, solo unos días antes, y así comenzó la leyenda.

Ese mismo año paso a Benetton, equipo en el cual se enfrentaría a la mejor generación de pilotos que a mi concepto la F1 ha visto.

Damon Hill, Ayrton Senna, Nigel Mansell, Mikka Hakkinen, Alessandro Zanardi, Alain Prost y Nelson Piquet, entre otros grandes, se vieron las caras ese año.

Le tomaría un año conocer el podio, al cual llegaría en 1992 con un tercer lugar en el GP de México, y lograría lo mismo en la siguiente carrera en el GP de Brasil. Su primera victoria sería esa misma temporada en Bélgica, casualmente su primer circuito en la F1, Spa-Francorchamps.

Así seguiría y obtendría ocho podios en 1992 junto al equipo Camel Benetton, terminando tercero, tres puntos por encima de Ayrton Senna.

1994 fue un año difícil, la muerte de Ayrton Senna puso una nube gris sobre los corazones de los fanáticos de la Fórmula 1. Y quizás uno de los más afectados fue Schumacher: al momento de la colisión de Senna, el piloto alemán venía detrás suyo, en segunda posición, siendo el principal testigo de la tragedia.

Fue tan impactante para Michael la pérdida de Senna, que cuando igualó el récord de victorias del brasileño en el año 2000, y se le pregunto sobre qué se sentía igualar el récord de Senna, en la entrevista posterior a la carrera, Michael solo dijo que significaba mucho para el y rompió en llanto, siendo imposible terminar la conferencia de prensa.

Michael correría con Benetton por cinco años consecutivos; aquí obtuvo dos campeonatos mundiales, y cuando para muchos parecía suficiente, él tenía planes mayores.

En 1996 ocupo el asiento en Ferrari, donde se mantuvo por 10 años. Su principal logro fue llevar a esta escudería nuevamente a sus años de gloria, y de la mejor manera. Devolvió el Campeonato de Pilotos a la casa italiana, luego de una sequía de 21 años. En sus 10 años con Ferrari ganó cinco campeonatos de la Fórmula 1, un segundo lugar y un tercero.

En 2006 llegaría su retiro, y se dedicó en los siguientes años a ser consultor de Ferrari en el desarrollo de autos.

En 2010 el nombre de Michael Schumacher volvería a sonar. Después de no concretarse su puesto en Ferrari como reemplazo de Massa, Michael firmó con Mercedes por 32 millones de dólares, un equipo en el que siempre había querido correr, y que ahora estaba a cargo de su viejo amigo Ross Brawn. Su regreso no fue fue acompañado por los triunfos pasados, apenas un podio en el GP de Europa en 2012. Pero recordemos que en un auto inferior al de los punteros, y a una edad que ya supera los 40 años. (Vettel tiene 25 y Alonso, 31)

Su última carrera y su retiro definitivo de la Fórmula 1 se dio el domingo 25 de noviembre de este año, el mismo día en que su compatriota Sebastian Vettel se proclamaría campeón por tercera vez de la categoría. 

Esto no es un adiós a las pistas, del 14 al 16 de diciembre lo tendremos en Bangkok compitiendo en el “Race of Champions” junto a pilotos de otras categorías, como el campeón del mundial de rally (y que se retiró este año) Sebastien Loeb, el campeón de la F1 Sebastian Vettel, y el campeón de MotoGP Jorge Lorenzo.

Un larga trayectoria, que a pesar de los conflictos por manejo peligroso y otras críticas que se han dado a los largo del tiempo no logran opacar la carrera de este gran piloto.

Murray Walker, comentarista y periodista de los deportes a motor de la BBC, famoso por comentar la Fórmula 1 desde 1949 hasta su retiro en el 2001, dijo en una entrevista:

“Michael Schumacher, en mi opinión, y solo debe ser una opinión, es el mejor de todos los tiempos, no solo por sus resultados, sino porque en 1995, cuando ya era doble campeón mundial con Benetton, él voluntariamente abandonó el equipo cuando pudo haberse quedado y ganar más campeonatos mundiales, para aceptar el reto de devolverle a Ferrari la grandeza del pasado; y lo logró de forma brillante”.

Como recuerdo, no olvidaré lo que decía su casco en la última carrera de este campeón en la Formula 1. 

“Life is about passions, thanks you for sharing mine” (La vida se trata de pasiones, gracias por compartir la mía).

Y la verdad, gracias te damos los aficionados al automovilismo por contribuir a este deporte, del espectáculo y la destreza que nos regalaste con cada vuelta.

Para mí, el mejor de todos los tiempos sigue siendo Ayrton Senna, y seguro una discusión por buscar el mejor será y es interminable. Pero el legado de Schumacher a la F1 es algo que nadie podrá negar ni olvidar. 

[gallery]

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.