Adiós a las tertulias

Temas:

Hace apenas unos días recibí un correo electrónico de la profesora Isabel Barragán de Turner, en que me remitía un texto muy original del escritor argentino Hernán Casciari. Pero lo que hizo dibujar una sonrisa en mis labios fue el título de una obra de teatro de Casciari intitulada Más respeto que soy tu madre.

Respaldado por este feliz suceso, llegaron a mi memoria algunos pensamientos de escritores que siempre he admirado y que tengo anotados en mi libreta de apuntes. Por ejemplo, Fernando Pessoa escribió una vez que “el único misterio del universo, es que exista un misterio del universo”.

Marguerite Yourcenar, que no se andaba por las ramas, escribió que “a veces es necesario un poco de locura para edificar un destino”. Por supuesto que habría que descartar la locura y media que derrumbaría el edificio soñado. Recuerdo a uno de mis favoritos, Alejandro Dumas, que consignó “La vida es fascinante, solo hay que mirarla a través de las gafas correctas”. Inspirado en este pensamiento le puse “Las gafas de Groucho Marx” a la serie de columnas que escribí por un tiempo en este mismo periódico con el humor y el amor a la vida imprescindibles.

Estas vueltas que he hecho en mi avioneta mental las he realizado para aterrizar en torno al tema de la desaparición de las tertulias que me comentó mi admirado amigo Oydén Ortega, hoy magistrado de la Corte Suprema de Justicia, en una esplendorosa mañana sin lluvias ni inundaciones. Coincidimos en la cafetería de Sanborns mientras me encontraba en una amena tertulia con mis amigos los profesores Miguel Candanedo y Celestino Araúz.

Hay un libro del gran poeta y ensayista colombiano Juan Gustavo Cobo Borda, Visiones de América Latina, en el que recrea el placer de la tacita de café y las pláticas de los contertulios en los cafés de la ciudad a las que asistían hombres de letras, políticos y periodistas.

Quizá este aspecto de la vida panameña, sin duda, de alguna manera está ligada a la cultura de la conversación que durante los dos siglos previos a la Revolución Francesa iluminó y dio vida a los suntuosos salones de Versalles y París. Al principio involucró un contexto donde se mezclaban los avatares de la memoria, el análisis de la realidad circundante y el destino personal. Siempre que se habla de tertulia es obligatorio recordar al Café Pombo, el inolvidable rincón madrileño presidido por Ramón Gómez de la Serna, el inolvidable autor de las Greguerías .

Yo apenas salía de la adolescencia cuando tuve el privilegio de alternar con figuras prestantes como Diógenes de la Rosa, Carlos Iván Zúñiga, Ramón H. Jurado, Joaquín Beleño, Tristán Solarte, José María Sánchez, que llegaban al Café Coca Cola y después pasaban a la Librería Cultural Panameña a ver las novedades, y donde se formaba otra tertulia en que muchas veces escuchamos al doctor Secundino Torres Gudiño. Estas tertulias estaban sostenidas por peñas que se forman en distintos cafés, y entre los más famosos estaba el Boulevard Balboa, cuna de los mejores habladores del mundo.

Estoy de acuerdo con lo apuntado por Oydén, y aunque no lo pueda creer, he comprobado con cierta nostalgia y amargura la desaparición de las tertulias. Algunos reductos quedan, como la de esa maravillosa mañana de un domingo mágico e inolvidable.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Directorio de Comercios

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

Fotografía Agua, preciado recurso

Agua, preciado recurso Agua, preciado recurso Galería
Agua, preciado recurso Nigeria/AFP / ISSOUF SANOGO

ganador del Óscar Director de ‘Moonlight’ toma vacaciones en México

El director Barry Jenkins. El director Barry Jenkins.
El director Barry Jenkins. AP/Archivo

Dos meses después de que su película Moonlight fuera revelada en el último minuto como la verdadera ganadora del Óscar, el ...

Estudio Amazon y Google presionan para que se autorice el uso de drones

El estudio de la FAA encontró que un pequeño dron que pesa 2.7 libras tiene hasta un 13% de probabilidad de causar una lesión grave en el cuello. El estudio de la FAA encontró que un pequeño dron que pesa 2.7 libras tiene hasta un 13% de probabilidad de causar una lesión grave en el cuello.
El estudio de la FAA encontró que un pequeño dron que pesa 2.7 libras tiene hasta un 13% de probabilidad de causar una lesión grave en el cuello. AP/Archivo

Un pequeño dron que cae del cielo plantea una probabilidad de menos del 1% de causar una lesión grave en la cabeza en caso de ...