Aún hay vida en nuestros sueños

Temas:

Existe un lugar en el cielo de la memoria que nos devuelve intacto aquel lugar donde una vez fuimos muy felices y acude a la mente gracias al amor y el cariño que le tuvimos.

Se trata del salón de clases, donde la clase graduada del Colegio La Salle de 1952 asistimos por última vez y decidimos asistir disfrazados de lo que se nos ocurriera.

Aquel espectáculo digno de un set cinematográfico, no sé cómo terminó, pero sí sé que cada vez que el recuerdo y la nostalgia descorren el velo de aquel día mágico y lleno del esplendor del verano, una sonrisa asoma a mis labios al recordar aquella tarde estrafalaria y traviesa donde nos congregamos para representar aquella inocente bufonada de juventud.

REUNIÓN DE AMIGOS

El 31 de enero pasado nos reunimos en el restaurante “Sal y Pimienta” para celebrar un acto recordatorio de los 60 años de graduados.

Aunque por razones que comprendemos por la actual situación del país y otras sinrazones, solo estuvimos presentes un grupo minoritario, pero con el ánimo de pie y la sonrisa a flor de labios.

Estuvimos presentes Carlos Chambonnet y su esposa Rosario, Sergio Altamiranda y Bibi, Rubén de la Guardia y Arianne, Jorge del Rosario y Concepción, Pedro Adán Gordón y Sonia, Félix S. Núñez y Silvia, Germán Gil Sánchez y Julie, Enrique García Vega, y Luis Quintero, apreciado y admirado compañero que abrazó la vocación sacerdotal y quien ofició la misa de acción de gracias en la actual capilla del colegio. Recordamos a algunos que no estuvieron como Mario Galindo, Vitito de la Rosa, Billy Cohen, Marciag Altafulla, Santander Casis y Rafael Pérez Ferrari.

Por supuesto, al concluir la misa, y antes del evento social , entonamos con cierto aire de gallardía y convicción, el himno inolvidable del Colegio de La Salle tan querido.

EL PARAÍSO

Para mí está fuera de toda duda, que los compañeros de aula que crecieron a nuestro lado durante esa época mágica y de ensueño que es la adolescencia, constituyeron quizá una de las pocas oportunidades que tuvimos para sentirnos más cerca del paraíso sin darnos cuenta.

Como sabemos, hay amigos que se van, que nos dejan, otros que vuelven y otros que siempre se quedan.

Solo la voz del recuerdo, como la ninfa del bosque, sobrevoló con pasajes notorios, difíciles de creer, como una moña de cohetes que Raúl López Muñiz colocó debajo de la sotana del Hermano Higinio que quedó bailando algo parecido al pasa-pasa, y como el responsable no fue denunciado, pagamos el desaguisado en forma colectiva.

Basta solo pensar que han transcurrido una buena cantidad de años para que se extingan de la memoria episodios y sucesos que en aquellas circunstancias nos hicieron creer que éramos los dueños del mundo.

Desde luego, no quiero echar un manto de olvido sobre los magníficos logros alcanzados en el contexto de las profesiones y la vida familiar de los que estábamos reunidos a la sombra de esos gratos recuerdos.

Sin embargo, puedo decir que un auténtico sentimiento de felicidad circuló en el corazón de todos nosotros en medio del brindis y el repaso reverencial de ese pasado que fue inolvidable.

Quizá nos pareció que esa noche habíamos recuperado el tono y el ritmo de un sueño que volvimos a soñar.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Directorio de Comercios

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo más Visto Nuevo Comentado

Lo último en La Prensa

Fotografía Agua, preciado recurso

Agua, preciado recurso Agua, preciado recurso Galería
Agua, preciado recurso Nigeria/AFP / ISSOUF SANOGO

ganador del Óscar Director de ‘Moonlight’ toma vacaciones en México

El director Barry Jenkins. El director Barry Jenkins.
El director Barry Jenkins. AP/Archivo

Dos meses después de que su película Moonlight fuera revelada en el último minuto como la verdadera ganadora del Óscar, el ...

Estudio Amazon y Google presionan para que se autorice el uso de drones

El estudio de la FAA encontró que un pequeño dron que pesa 2.7 libras tiene hasta un 13% de probabilidad de causar una lesión grave en el cuello. El estudio de la FAA encontró que un pequeño dron que pesa 2.7 libras tiene hasta un 13% de probabilidad de causar una lesión grave en el cuello.
El estudio de la FAA encontró que un pequeño dron que pesa 2.7 libras tiene hasta un 13% de probabilidad de causar una lesión grave en el cuello. AP/Archivo

Un pequeño dron que cae del cielo plantea una probabilidad de menos del 1% de causar una lesión grave en la cabeza en caso de ...