Destacado: 'La Prensa’ es finalista al premio Gabo 2017

Cine y más Cine y más

01 sep Abraham Lincoln a lo Hollywood

Temas:

Hay temas que se vuelven sorpresivamente encantadores para los productores de Hollywood. Es por eso que hay ocasiones en que se estrenan películas que ofrecen argumentos o personajes parecidos.

Un caso reciente, es cómo han  producido en Estados Unidos cuatro películas vinculadas con Abraham Lincoln (1809-1865).

En los últimos dos años se ha vuelto el presidente estadounidense más popular, por lo menos, en términos fílmicos. ¿Será por qué está el país norteño en plena faena para ver si Barack Obama (demócrata) se queda en la Casa Blanca o si Mitt Romney (republicano) se convierte en el siguiente inquilino del inmueble más conocido de Washington? Ni idea.

El punto es que don Lincoln está de vuelta, aunque de una forma que produce más pena y risa que alegría.

Mientras que al principio del séptimo arte norteño se analizaban sus distintas facetas (su ascenso político, su papel en la Guerra Civil, su pasión por las leyes y su asesinato), en tiempos recientes los guionistas se les ha ocurrido ponerlo en las más absurdas situaciones.

En vez de destacar sus luchas a favor de la igualdad y la libertad, los genios en Hollywood lo han convertido en un experto exterminador de zombis y vampiros, lo que pone en evidencia, una vez más, la honda crisis de buenas ideas que hay en la llamada Meca del Cine.

Este fin de semana se proyecta en Panamá uno de esos ejemplos de escasa creatividad: Abraham Lincoln: cazador de vampiros.

Los distintos Abraham

La fijación de la denominada Meca del Cine por el mandatario Abraham Lincoln, que fue asesinado por John Wilkes Booth el 15 de abril de 1865, comienza en la época del cine mudo y en blanco y negro.

Posiblemente los primeros trabajos visuales fueron dos cortometrajes de 1924: Abraham Lincoln, dirigido por J. Searle Dawley y Frank McGlynn fue el encargado de entrar en la piel del mandatario, y The Dramatic Life of Abraham Lincoln, de Phil Rosen, con George A. Billings como el señor delgado y barba que pertenecía al Partido Republicano.

Aunque el título que llamó más la atención es de 1930. Se trata de la primera producción totalmente hablada del director D. W. Griffith: Abraham Lincoln, una candorosa y nostálgica biografía en celuloide sobre el decimosexto presidente que tuvo la unión americana. Al personaje histórico lo interpretó Walter Huston.

Nueve años más tarde, otro maestro de la pantalla grande, John Ford, también decide explorar al mismo caballero, aunque se enfoca más en la juventud del que fue la máxima autoridad del país de las barras y las estrellas entre 1861 y 1865 en Young Mr. Lincoln.

En aquella ocasión, fue Henry Fonda el que se encarga de encarnar a esta figura clave del siglo XIX. Este drama, escrito por Lamar Trotti, fue nominado al premio Oscar en la categoría de mejor guión original, aunque el vencedor de ese aparte fue Lewis R. Foster por Mr. Smith Goes to Washington.

En 1940 aparece Abe Lincoln in Illions, de John Cromwell, y le pone el ojo a los primeros años del político en Kentucky, sus amores y termina cuando llega a la presidencia.

Gracias a su protagónico como don Abraham, Raymond Massey recibe una nominación al Oscar en el aparte de actor principal, pero le gana James Stewart por el clásico The Philadelphia Story.

En 1952 es el turno de Abraham Lincoln, una película de Paul Nickell y Robert Pastene toma la tarea de ponerse el saco del hombre que nació en una familia bautista.

De regreso

Después esta personalidad pierde popularidad en materia de largometrajes de ficción hasta que llegamos a 2011.

Ese año, el cineasta Robert Redford se hace cargo de la irregular The Conspirator, en torno a los procesos judiciales que se realizaron a los sospechosos vinculados con el asesinato de Lincoln (papel responsabilidad de Gerald Bestrom).

El siguiente momento del amigo Abraham es en 2012, cuando en mayo pasado aparece en las salas norteñas esa sinrazón titulada Abraham Lincoln vs Zombis, dirigida y escrita por Richard Schenkman.

Como señala su título, en este retorno se observa a Lincoln (Bill Oberst Jr.) en plena acción, eliminando con un gusto a zombis durante la Guerra de Secesión, entre otras, porque pertenecen al ejército confederado. La cinta de Schenkman ha tenido una distribución internacional algo limitada. ¿Por qué será?

En junio apareció en la cartelera de Estados Unidos Abraham Lincoln: cazador de vampiros, de Timur Bekmambetov, que basado en una novela de Seth Grahame-Smith, muestra una absurda historia sobre un joven Lincoln cuya madre es asesinada por un chupasangre y su venganza posterior es eliminar a cuanto vampiro pueda a punta, preferiblemente, de hacha.

Además, estos seres de la noche eran rebeldes sureños, otra buena razón para acabar con todos ellos. Este thriller de horror, producido por Tim Burton, tuvo un presupuesto de 69 millones de dólares y ha obtenido en boletería 83.6 millones de dólares según cifras del sitio especializado boxofficemojo.com.

Los críticos estadounidenses apenas le dieron un apoyo del 36% sobre 100 y la audiencia de aquella nación fue un tantito más benévola con el  56% de aprobación de acuerdo al sitio web rottentomatoes.com.

En noviembre venidero, el consagrado Steven Spielberg le dará por fin un toque de drama histórico serio al asunto con Lincoln. Inspirado en una obra de Doris Kearns Goodwin, el presidente de Spielberg tendrá el rostro del dos veces ganador del Oscar Daniel Day-Lewis.

Su argumento se concentrará en la Guerra Civil Americana (1861-1865) y en el proceso de la abolición de la esclavitud en Estados Unidos.  Esperemos que ahora sí traten con respeto al estimado caballero.

¿Ya vieron Abraham Lincoln: cazador de vampiros?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.