Cine y más Cine y más

14 jun Las tres Blancanieves

Temas:

Hay épocas que a los guionistas, directores y productores se les ocurre pensar en el mismo tema. Este año, por ejemplo, ha sido el mejor para Blancanieves.

Desde 1916, cuando se rodó la cinta muda SnowWhite, se han hecho más de una veintena de producciones provenientes de Estados Unidos, Inglaterra, Japón, Portugal, Bélgica y España sobre el personaje inspirado en las míticas historias de los hermanos Grimm.

La más conocida, por más de una generación de espectadores, es la animada y en colores realizada en 1937 por David Hand (no, Walt Disney no la dirigió).

Este año se harán tres reinvenciones sobre la bella doncella que es amiga de siete enanos y que por lo general es salvada por un apuesto caballero.

Uno de esos títulos ya lo vimos por las salas nacionales, Mirror, Mirror, dirigida por Tarsem Singh.

Ahora está en cartelera Blancanieves y el cazador (Estados Unidos), de Rupert Sanders.

En septiembre se tiene previsto el estreno de la española Blancanieves, dirigida y firmada por Pablo Berger, que se desarrolla en la década de 1920.

Tanto Espejito, Espejito como Blancanieves y el cazador tienen cuidados decorados, efectos especiales góticos convincentes, ofrecen un cuidado diseño de producción y vestuarios bien diseñados, pero en cuanto al guión y su sentido estético dan ganas de llorar.

Concentrémonos en la propuesta de Rupert Sanders. De salida uno descubre que no tiene una estética propia, pues por momentos parece que se está viendo El laberinto del Fauno, en otras El Señor de los Anillos, más algunas ideas de Juana de Arco, Los juegos del trono, La Princesa Mononoke, Las crónicas de Narnia, El Jinete sin Cabeza más una cuantas producciones sobre el conde Drácula.

Digamos que a los títulos mencionados los usa Blancanieves y el cazador como referentes, lo que de salida no es un pecado, pero ¿qué hacen con estas influencias? Nada, salvo que uno a cada rato se diga: “eso ya lo he visto en otra parte”.

Poco le sirve tanta información audiovisual a Rupert Sanders, ya que no hay suficiente aura épica, ni tampoco hay mucho de heroísmo medieval, ni tampoco hay suficiente fábula moderna en su Blancanieves y el cazador.

Su mezcla de lo antiguo con lo contemporáneo tampoco funciona, al igual que es fallida su amalgama entre lo solemne y lo tétrico, y entre lo hermoso y lo tenebroso.

Luego uno se pone a meditar: ¿en qué cabeza y en qué universo Kristen Stewart es más linda, entretenida e interesante que Charlize Theron? Por favor, sensatez.

Admito que Theron sobreactúa en algunas escenas, pero por lo menos muestra algo a diferencia de la inexpresiva protagonista de Crepúsculo.

Aunque todavía le faltan muchos días para recaudar dinero por el mundo, ya se anunció que podrá venir una segunda entrega con Stewart a la cabeza. Por ahora, la película ha obtenido 195 millones de dólares. 

¿Qué te parecieron Espejito, Espejito o Blancanieves y el cazador?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.