Cine y más Cine y más

02 oct Boardwalk Empire, poderoso viaje al dolor

Temas:

La mafia occidental tiene una larga e interesante presencia en la pantalla grande estadounidense como queda patente en películas como la trilogía de El Padrino, de Francis Ford Coppola; El Golpe, de George Roy Hill; Uno de los nuestros, Casino e Infiltrados, un trío a cargo de Martin Scorsese ; Érase una vez en América, de Sergio Leone; Scarface (tanto la de Brian De Palma como la de Howard Hawks); Atrapado por su pasado y Los intocables de Eliot Ness, ambas de De Palma.

En cambio, el tema de la mafia escasea entre las teleseries norteñas recientes, tanto que me sobran dedos de una mano al recordar cuáles son las mejores de los últimos años que estudian esta temática.

A me mente llega la fabulosa Los Soprano (HBO, 1999-2007), de David Chase, un extraordinario programa que une el crimen, la familia, el amor, el odio y el thriller, y luego hay puro silencio hasta que apareció Boardwalk Empire (HBO, 2010-).

Esta semana, Michael Lombardo, presidente de programación del canal por cable HBO, confirmó que habrá una cuarta temporada para Boardwalk Empire, aunque su tercera temporada ha convocado entre 2.4 y 8.6 millones de espectadores por semana.

Lograr 2.4 millones de apoyo de los televidentes por episodio sería una cantidad que en un canal público norteño como ABC O CBS pondría en alerta roja a todo su equipo, pero hablamos de HBO, lo mejor que le ha pasado a la tele estadounidense en mucho tiempo, que sigue apostando por la calidad y no tanto en los tan cuestionables niveles de sintonía (por aquello de que no siempre lo que quiere la mayoría es lo más enaltecedor o lo que más necesita).

Si por rating fuera, entonces la reverenciada The Wire (2002-2008, sobre el negocio de las drogas en el Baltimore contemporáneo) hubiera salido del aire en su primer año, ya que fue de a poco que recibió su condición de serie de culto o Treme (2010. en torno a New Orleans post Katrina) no estaría hoy día en escena. Ambas son de HBO, por supuesto.

Volvamos a   Boardwalk Empire, que parte de una idea de Terence Winter (guionista habitual de Los Sopranos), quien a su vez cuenta con el apoyo de los productores Martin Scorsese, Mark Wahlberg, Stephen Levinson, Tim Van Patten y Howard Korder.

Este programa ha ganado 31 premios, entre ellos, dos Globos de Oro y 11 premios Emmy (recientemente obtuvo las estatuillas en cinematografía, dirección artística y dirección).

Boardwalk Empire plantea cómo el negocio del licor ilegal, tras la prohibición por parte del gobierno norteño en la década de 1920, dio fortuna a unos cuantos sinvergüenzas, erigió todo un sistema de actividad violenta y letal a sus espaldas y, encima, brindaba un producto pésimo y aún más peligroso de lo normal a los consumidores.

Se pueden hacer interesantes analogías entre el argumento de este drama histórico con lo que pasa actualmente con el mundo del narcotráfico mundial. ¿No se terminaría con los carteles de la droga, y con ella con las miles de muertes de inocentes, si se legalizara, de forma ordenada y coordinada, la marihuana y el cannabis?

Los personajes de Boardwalk Empire son de los más ricos en tonalidades. Está por ejemplo Enoch Nucky Thompson (ya era hora que le dieran un protagónico a Steve Buscemi), un hombre despiadado y controlador, que nunca pudo ser el hijo más querido de su padre, que de pequeño sufrió de violencia en su hogar, y que ahora de grande manda a matar a cualquier si es necesario para sus inversiones, pero día a día trata de ser el papá de los dos hijos de una viuda que primero fue su amante y ahora es su esposa.

La viuda en mención es Margaret Schroeder (una admirable Kelly Macdonald), que al principio es la querida favorita de Nucky, y luego su señora, una especie de Madre Coraje que trata de tener dignidad, empuje e inteligencia en una época machista en que las mujeres eran para brindar sus servicios en la cama, en las fiestas y en la cocina, pues supuestamente no sabían nada de política, deportes, y por eso, no merecían emitir el voto en las elecciones estadounidenses como se desarrolla en Boardwalk Empire.

Los personajes de Boardwalk Empire son seres humanos que sobreviven en sus infiernos personales: Jimmy Dardody (Michael Pitt), un soldado de guerra cuya pierna casi no tiene vida; un Al Capone (Stephen Graham) que sufre porque tiene un hijo sordo y piensa que es un castigo por todo el mal que ha hecho; un Nucky que en el fondo quisiera ser redimido por el padre que lo golpeaba con brutalidad; su hermano Eli Thompson (Shea Whigham), quien sueña con ser admirado y respetado por su mafioso pariente; la esposa de Jimmy, Angela (Aleksa Palladino), que sueña con ser una pintora y no andar aprendiendo estenografia o vendiendo perfume de casa en casa o el agente Nelson Van Alden (un fuera de liga Michael Shannon), que reza agarrado de la mano de su esposa antes de comer sus alimentos, pero que se golpea como castigo por desear a la mujer ajena.

La Primera Guerra Mundial también está presente en la trama de Boardwalk Empire, un combate que no se ve de lleno, pero se siente y se recuerda en la mirada, los recuerdos y los dolores de los sobrevivientes a la contienda y que habitan en esta serie sobresaliente.

¿Les llama la atención las tramas sobre mafias? ¿Qué tal les parece Boardwalk Empire? ¿Qué opinión les merece un intérprete como Steve Buscemi?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.