Cine y más Cine y más

27 nov Clint Eastwood, una cuestión de amistad

Temas:

Clint Eastwood es un buen amigo de sus colaboradores, y a las pruebas me remito.

Esta afirmación queda demostrada con Robert Lorenz, quien desde hace varios lustros ha trabajado con el veterano realizador y que ahora pasa a encargarse de su propio proyecto audiovisual.

Lorenz ha sido primer asistente de dirección de películas de Eastwood como Millon Dollar Baby (2004), Río Místico (2003), Space Cowboys (2000), Medianoche en el jardín del bien y del mal (1997) y Los puentes de Madison (1995), entre otras.

Esta experiencia le hizo despertar a Lorenz el gusanillo de la dirección y se animó a cruzar esa frontera.

Por eso, cuando decidió embarcarse en el drama deportivo Curvas de la vida (Trouble with the Curve), le pidió el favor a Eastwood de que fuera el protagonista de su ópera prima.

El detalle, es que Eastwood había declarado, después del estreno del drama Gran Torino (2008), que no volvería a estar al frente de las cámaras nunca más y que todas sus energías estarían destinadas a la dirección y a la producción.

Con lo que no contaba Clint Eastwood era que el ahora director Robert Lorenz le iba a pedir en el 2011 un favor del tamaño de un estadio: que regresara a las lides interpretativas con un papel inédito en su carrera (nunca antes Clint había participado en un filme sobre el béisbol), y bueno, nunca es suficiente para los amigos, y dijo que sí de inmediato.

Es más, el favor tiene mayores dimensiones si tomamos en cuenta que la última producción en la que Eastwood era el protagónico y no el director del filme fue en 1993, en la elogiada In the Line of Fire, firmada por Wolfgang Petersen.

Don Clint no tenía excusas con Lorenz, pues encima no tenía ninguna responsabilidad inmediata como para usar como una excusa, pues su remake de A Star is Born cambió de fecha de rodaje porque su protagonista, la cantante Beyoncé, quedó embarazada.

Lo cierto es que al Eastwood director le ha ido mejor que al actor a la hora de obtener el premio Oscar.

Recordemos que como intérprete tiene una sola nominación gracias al atípico western Unforgiven (1993), mientras que como cineasta se ha quedado con la estatuilla dorada precisamente por Unforgiven y después por Million Dolar Baby (2005).

OBSERVADOR

Curvas de la vida, debut como guionista de Randy Brown, cuenta la historia de Guz, un amargado ojeador de béisbol (Clint Eastwood) que va perdiendo la vista de forma progresiva.

Guz, un experto en saber cuando tiene un diamante en bruto ante sus ojos expertos, no ha sido el mejor de los padres del mundo, por lo que su relación con su hija Mickey (Amy Adams) no es de envidiar.

Es Mickey quien lo acompaña a la ciudad de Atlanta para ver a un joven deportista con gran potencial; aunque en principio la idea de tener compañía no le agradó a Guz, después fue redescubriendo a su hija.

Bueno, cuando Clint Eastwood estaba seguro para estar en la cabeza del cartel en Curvas de la vida, a Robert Lorenz le llovieron las propuestas para el personaje femenino.

Adams se quedó con el papel luego que las otras candidatas más fuertes, sus colegas Sandra Bullock y Reese Witherpoon, declinaron sus respectivas oportunidades porque se les hizo complicado maniobrar con sus agendas de compromisos actorales.

Un detalle curioso es que en Curvas de la vida participa el hijo de Clint Eastwood, Scott, que ha tenido roles secundarios en tres películas de su progenitor: Gran Torino, Flags of Our Fathers (2006) e Invictus (2009).

¿Qué películas protagonizadas por Clint Eastwood te parecen valiosas?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.