Cine y más Cine y más

17 jul El actor Cory Monteith, de la serie Glee, murió de sobredosis

Temas:

Se dio a conocer que el actor de la serie Glee falleció el fin de semana pasado a causa de una sobredosis de heroína y alcohol.

“No hay evidencia que sugiera que la muerte del señor Monteith se haya debido a ninguna otra razón que a un accidente sumamente trágico”, afirmó la oficina forense de la provincia de Columbia Británica a las agencias internacionales de noticias.

El intérprete, de 31 años, fue encontrado muerto el sábado pasado en su habitación de un hotel en Vancouver.

Los responsables del hotel se dieron cuenta de que algo raro estaba pasando cuando Monteith no desalojó la habitación en el momento indicado.

Aunque parece que se vio con personas ese sábado durante la noche, las cámaras de video del hotel registraron que regresó de madrugada solo a su cuarto.

Al principio, luego de descartar un crimen, la policía de Vancouver tampoco pensaba que su partida se debía  al consumo ilícito de drogas.

Aunque participó en 19 series de televisión y en una docena de largometrajes para la pantalla grande, fue en Glee donde se hizo popular a nivel mundial.

En 2011, Monteith (nació en mayo de 1982 en Alberta, Canadá) le confesó a la revista Parade que tenía “suerte de estar vivo” luego de tener esa relación letal con las drogas.

En abril pasado, el artista decidió internarse por voluntad propia en una clínica de tratamiento contra la adicción a substancias.

No fue la primera vez que tomaba esta clase de caminos, pues cuando tenía 19 años también recibió esta clase de tratamiento.

Por entonces, Lea Michele, coprotagonista con Monteith en Glee y su novia en la vida real, le dijo a la revista People que “lo amaba y lo apoyaba, y que estaba orgullosa de que había buscado ayuda contra su problema”.

En Hollywood su partida, por la vía de las drogas, recuerda otros casos parecidos como las muertes de colegas suyos como John Belushi, Heath Ledger, Corey Haim y River Phoenix, actores con problemas de drogas y que murieron por causa de vicios varios.

En Glee, uno de los programas más populares dentro y fuera de Estados Unidos, fue la que le dio fama y fortuna a Monteith.

En esta serie, que recibió a estrellas invitadas como Gwyneth Paltrow, Ricky Martin y Britney Spears, encarnaba a un muchacho que era líder de un equipo de fútbol americano, aunque quizás su verdadera vocación era formar parte de un grupo coral de música, un colectivo compuesto por los marginados clásicos de toda escuela norteña de acuerdo a la óptica de Hollywood.

Los productores de la serie musical Glee calificaron a Monteith de “un actor excepcional” y “una persona aún más excepcional”.

Gia Milani, que recientemente produjo, escribió y dirigió la película canadiense All the Wrong Reasons (Todas las razones equivocadas), protagonizada por Monteith, dijo a las agencias de noticias que el actor “se veía saludable la última vez que lo vio hace cuatro semanas en Los Angeles. Se veía en gran condición física y estaba lleno de energía y emocionado”.

En All the Wrong Reasons acompañaron en el rodaje a Monteith actores como Kevin Zegers, Karine Vanasse y Emily Hampshire. Esta producción debe estrenarse a finales de este año.

También deja pendiente de estreno el drama de misterio McCanick, dirigido por Josh C. Waller, en la que Monteith era co-estelar.

La gran pregunta, es cómo los guionistas de Glee van a plantear el fin del personaje de Monteith, que todo indicaba iba rumbo a dedicarse a la docencia. Ese fin deben hacerlo de forma digna y lógica para los gustos de la audiencia, si ambas palabras caben en el peucliar imaginario del negocio del entretenimiento audiovisual.

La quinta temporada de la serie tiene planeado regresar al aire en noviembre en Estados Unidos, aunque la muerte del intérprete puede llevar a cambios de fechas. Ya se verá.

¿Qué les parecía el desempeño de Cory Monteith en Glee? ¿Cómo piensan que es la mejor manera de manejar la muerte del actor dentro del argumento de Glee? ¿Qué llevará a una estrella caer en las garras de las drogas?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.