Cine y más Cine y más

22 oct Curiosidades terroríficas

Temas:

Comparto con ustedes unos cuantos de los muchos hechos curiosos e interesantes relacionados con el cine de terror de las primeras décadas del siglo pasado, como una manera de reverenciar la edad dorada de este género.

La primera megaproducción de terror fue el drama El jorobado de Notre Dame (1923), dirigido por Wallace Worsley, que contó con un presupuesto de un millón 250 mil dólares, su preproducción duró casi un año y el rodaje se hizo en cuatro meses.

Mientras que el conde Drácula, creado por la imaginación de Bram Stocker, es posible que sea el personaje literario, no importa el género  que lo vio nacer, que más veces ha terminado en la pantalla grande. Ha sido el ingrediente central de 164  producciones, tanto en blanco y negro como en color, incluyendo cortos como largometrajes.

Uno de los actores que mejor ha llevado la capa y los colmillos ha sido Bela Lugosi, una experiencia que hizo en Broadway y más tarde en Hollywood. En tanto, la última importante adaptación para el cine de Drácula fue la que firmó Francis Ford Coppola en 1992.

Otra criatura de mundos tenebrosos que sigue al vampiro en preferencia entre los productores, aunque un poco lejos  -con 116 adaptaciones cinematográficas-, es el Monstruo de Frankenstein,  de Mary Shelley.

Los estudiosos han establecido que el primer actor en encarnar al monstruo hecho por un doctor que jugaba a ser Dios fue Charles Ogle, en un cortometraje de 1910 y que fue producido por la Compañía Edison.

Tras Ogle vendrían otros intérpretes como Perry Darrell Standing, Umberto Guarracino y, más recientemente, Robert De Niro.

Cuenta la leyenda que cuando Boris Karloff hizo del monstruo en 1931, ya maquillado y con su vestuario reglamentado, se le ocurrió salir del set y cuando fue visto por una secretaria esta se desmayó al instante. Desde entonces, a Karloff le pidieron que se quedara en el plató.

Vicent Price, antes de ser famoso gracias al celuloide, formó parte del elenco del Mercury Theatre, dirigido por  un joven llamado Orson Welles. Se trata de una personalidad reconocida a nivel mundial por su participación en clásicos como Los crímenes del museo de cera, La mosca y La casa de la colina, entre otros.

Su colega Christopher Lee es considerado uno de los actores que más veces ha laborado con 274 películas. Para 2012 tiene previstos tres estrenos, uno de ellos la muy esperada primera entrega de El Hobbit, de Peter Jackson.

No importa la época, y a pesar de los tropiezos que ha tenido el terror fílmico, las buenas pocas películas de este género siempre han tenido un complemento subversivo, denunciando desde los gritos y los sustos la sociedad en aspectos políticos, morales y psicológicos.

Eso queda patente si ve desde El gabinete del doctor Caligari (1919), de Robert Wise; o La isla de las almas perdidas (1933), de Erle C. Kenton; pasando por El fotógrafo del pánico (1960), de Michael Powell; La noche de los muertos vivientes (1968), de George A. Romero; sin olvidar El Exorcista (1972), de William Friedkin; Vestida para matar (1980), de Brian De Palma; La mosca (1986), de David Cronenberg; y El silencio de los corderos, de Johnathan Demme, entre otros.

¿Qué otras películas del género de terror valdría la pena mencionar?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.