Cine y más Cine y más

22 ago Entrevista con J. J. Armas Marcelo

Temas:

El español J. J. Juancho Armas Marcelo sabía poco del venezolano Francisco de Miranda.

Su fascinación por esta figura clave de la historia libertaria latinoamericana comienza en 1976, cuando al visitar Venezuela lo llevan a recorrer la plaza del precursor de la independencia, dedicada a este militar, diplomático y escritor nacido en Caracas en 1750.

“Empecé a conocerlo, a saber de él, a entusiasmarme poco a poco con el personaje de leyenda que es. Entonces, compré la Colombeia, la publicación de su archivo y biografía, leí mucho y el personaje me apasionó hasta convertirse en un demonio literario e histórico que llegó a obsesionarme”, rememora este escritor español.

Hoy miércoles, en la Feria Internacional del Libro de Panamá, de 4:00 p.m. a 6:00 p.m., disertará en el salón Bejuco Chocoe (Atlapa) sobre Miranda, historia, mito, novela, leyenda, pues tiene experiencia en estas lides, ya que recién ha publicado su novela La noche que Bolívar traicionó a Miranda.

DOS FIGURAS

Cuando Armas Marcelo comprendió en detalle la delicada historia entre Francisco de Miranda y Simón Bolívar, supo que debía enfrascarse en la creación de La noche en la que Bolívar traicionó a Miranda, pieza que redactó en tres años, “pero estuve 25 trabajando sobre ella, dejándola de lado, volviendo a ella, como una mujer amada a la que nunca se puede abandonar”.

Su novela es fundamentalmente “sobre la traición, sobre la libertad (Miranda) y sobre Bolívar (el poder)”.

Le costó trabajo encontrar el mecanismo estructural para su obra. “Solo tenía los dos personajes enfrentados en la historia y en la novela, y lo demás tenía que ponerlo yo: todo o casi todo”.

De Bolívar, a quien considera un “héroe mayor”, tenía una “opinión no formada que te daban los libros de texto y lo que oías en la universidad, en los viajes, en las conversaciones de los latinoamericanos”.

Luego supo que “la cosa no era tan limpia, como suele suceder, y ahí cambió mi opinión. Mientras estudié a Miranda, conocí más a Bolívar. Mientras estudié a Bolívar, conocí y me apasioné mucho más por Miranda”.

Después de investigar, imaginar y escribir redescubrió una antigua verdad: “que la lucha entre el poder y la libertad es eterna. Que la lucha entre el poder y la libertad, siempre la gana el poder y la pierde la libertad. Que Miranda era un hombre de libertades y que Bolívar era un hombre de poder, por clase social y por ideas. Que Miranda era un ilustrado y Bolívar un romántico. Que Miranda fracasó en su empeño y Bolívar también, aunque digan ahora algunos lo contrario”.

MÉTODO

Armas Marcelo considera que siempre es un reto hacerle frente a una novela histórica, pues debes “convertir la historia en una novela y eso es difícil. La novela histórica es un libro de historia o historias lleno de inexactitudes, pero todas ellas deben ser verosímiles, ahí está la verdadera vaina”.

Aunque luego recuerda las palabras del Nobel de Literatura, el español Camilo José Cela, quien decía que la novela histórica no existía como tal, “y en realidad parece un oxímoron insoportable, o es novela o es historia, o se hace historia o se hace literatura. Es difícil todo. Pero lo que te vuelve loco es la investigación y colocar a cada uno en su lugar, según un proyecto que puede ir cambiando conforme avanzas en la construcción de la novela”.

LATINOAMERICANO

Armas Marcelo, que también estará presentándose en la Feria del Libro el jueves 23 de agosto, a las 5:00 p.m., en el Salón Bejuco Chocoe (Atlapa), es un enamorado de América Latina. Pocos escritores españoles como él se han interesado tanto en el devenir de nuestro continente.

El deseo de conocernos no se limita en leer libros sobre Latinoamérica o encontrar datos en un buscador en internet.

Juancho nos visita, y mucho, para beneficios de todos. Estamos ante un narrador que a la par es un trotamundos, que ha viajado constantemente, en especial a parte del mundo.

Por ejemplo, ha estado 22 veces en Venezuela y 22 veces en Cuba. Argentina la ha recorrido 20 veces. Brasil ha sido su destino 14 veces; México, 13; Perú, 11 visitas y Colombia, seis.

Su primer encuentro con Panamá ocurrió en 1985, es decir, hace 17 años. Vino de paso por el istmo, ya que su destino final era Cuba.

Desde entonces, prácticamente no ha dejado de venir ningún año a Panamá. Esta es la ocasión número 12 de volver a ver a un entrañable amigo de nuestro país como Juancho.

Por eso, este autor se considera latinoamericano, se declara un ser preocupado por este lado del planeta y se enorgullece de tener una honda  vocación latinoamericana. Todo, como bien ha dicho en más de una ocasión, “sin dejar de ser español, canario, mitad cubano, mitad venezolano. Y también panameño”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.