Cine y más Cine y más

30 sep Kon-Tiki, una historia emocionante y verdadera

Temas:

El cine industrial ha creado una galería impresionante de súper héroes, seres capaces de hacer grandes hazañas gracias a sus dones especiales.

El otro séptimo arte, al que le gusta pisar el terreno de la realidad, también busca resaltar la figura de los héroes, estos sí de carne y venas, que obtienen logros, de forma primordial, desde su astucia, voluntad y valentía.

Estos últimos hombres y mujeres son los más atractivos en términos dramáticos para las producciones independientes, porque no vuelan por los aires, ni poseen cuerpos indestructibles, ni se vuelven invisibles, ni tienen miradas láser, sino que tienen miedo, sangran, sufren y sueñan como cualquiera de nosotros, pero sobreponen todo para cumplir sus metas, o por lo menos, intentarlo.

Hoy, en las salas de Metro Mall y Multiplaza (anuncio comercial gratuito), se proyecta una brillante y emocionante película que relata el viaje de cinco hombres que cambiaron el rumbo de la ciencia social, de la historia y de las leyendas del siglo pasado: Kon-Tiki, un viaje fantástico.

Este largometraje noruego, basado en hechos reales, fue nominado a un premio Óscar y a un Globo de Oro en la categoría de mejor película de habla no inglesa o mejor película extranjera, como se le conoce de manera más popular.

Kon-Tiki, un viaje fantástico es sobre un aventurero obstinado, medio loco y muy libre, que puso de cabeza a las editoriales y las revistas científicas de Estados Unidos y Noruega, quienes al principio lo consideraban un demente por sus teorías, y que luego cuando el triunfo le llegó, se encargó de demostrarles que los equivocados eran ellos.

El explorador noruego Thor Heyerdahl, en compañía de cuatro amigos tan suicidas como él, deciden cruzar el océano Pacífico, desde Perú hasta la Polinesia, en 1947.

Heyerdahl y su equipo llevaron a cabo su travesía en una rudimentaria balsa de madera, para demostrar que Cristóbal Colón y el resto de la conquista europea fueron unos principiantes en eso de usar el mar como un medio de comunicación entre los pueblos.

Se estima que hace unos 1,500 años, unos sudamericanos amantes del mar se hicieron a la mar hasta llegar a la Polinesia, demostrando que con medios de transporte menos sofisticados que los de Colón y su pandilla habían conseguido pisar tierras lejanas luego de 100 días de un duro trayecto en tiempos precolombinos.

Heyerdahl pensaba que eso era cierto, que no pertenecía a los cuentos que inventan los viejos sabios de los pueblos, pero cada vez que le comentaba esta teoría a los historiadores, arquéologos y etnólogos, se le reían en la cara, y le decían que debía visitar un hospital psiquiátrico lo más pronto posible.

Un día, cansado de ser humillado y marginado, este Charles Darwin contemporáneo convocó a un grupo de amigos, que confiaron en el sueño de Thor y con una balsa indígena similar a la de hace 1,500 años, decidieron enfrentar el mundo marino en una expedición científica a la vieja escuela.

Mástil, timón, vela y mucho coraje les permitieron poner en práctica su hipótesis el 28 de abril de 1947 y 101 días después la tripulación hizo historia, no sin antes pasar más de un peligro.

Knut Haugland, Erik Hesselberg, Thor Heyerdahl, Torstein Raaby y Herman Watzinger triunfaron, hicieron lo que parecía imposible. Una vez más la verdad venció y marcó la diferencia.

Thor murió en 2002, a los 87 años. Su libro, en el que contaba la travesía y explicaba sus teorías, fue traducido a más de 40 idiomas y vendió más de 50 millones de copias.

Un largometraje, filmado por la propia tripulación, consigue tres años después el Óscar en la categoría de mejor documental, y una nominación al Bafta (el Óscar inglés) en el mismo aparte.

Kon-Tiki, un viaje fantástico se inspira en este documental y en la obra de Thor Heyerdahl. Vayan a ver esta producción noruega, vale la pena.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.