Cine y más Cine y más

28 nov Larry Hagman, momentos de gloria

Temas:

La agencia de noticias ANSA indicó que “quien estaba con Hagman cuando falleció, además de su familia, fue la actriz Linda Gray, quien interpretó el papel de la esposa de J.R., Sue Ellen, en la serie Dallas.

“Larry Hagman fue mi mejor amigo durante 35 años”, dijo Gray en un comunicado. “Trajo alegría a todos los que conocía. Era creativo, divertido, cariñoso y talentoso y le echaré de menos enormemente”.

El artista murió “apenas a 50 kilómetros de donde nació en Fort Worth”, indicó la agencia de noticias DPA.

UN MAYOR Y UN NEGOCIANTE

Aunque fue habitual del teatro en Estados Unidos e Inglaterra, y si bien participó en películas como Fail Safe, Up in the Cellar o Primary Colors, sus dos momentos de gloria ocurrieron en la televisión norteña, pero cuando se hizo viejo le cayó el correspondiente olvido.

Sé que hay quienes alteran esa regla: Anthony Hopkins, Judi Dench, Maggie Smith, etc. han logrado seguir adelante a pesar de no ser unos jovenzuelos, pero en líneas generales, el negocio del cine, en especial en Hollywood, arrincona a sus estrellas cuando la edad les cae encima.

Vean sino a Hagman. Triunfó en dos épocas distintas de la pantalla chica y a lo grande. Primero en plena época hippie con Sueños con Jenny (I Dream of Jeannie, 1965-1970), en la que interpretaba al torpe y simpático mayor Tony Nelson, un astronauta que un buen día encuentra una lámpara mágica en la que habita una hermosa genio (Barbara Eden) que termina enamorada de su amo.

Luego, en una especie de oda al capitalismo salvaje, aparece en Dallas (1978-1991), en la que encarnaba a John Ross (JR) Ewig, un millonario que poco aplicaba a sus semejantes la palabra compasión.

Gracias a Dallas logró nominaciones al premio Emmy en el aparte de mejor actor de serie televisiva en 1980 y 1981 y otras cuatro veces a los Globos de Oro entre 1981 y 1985.

“Realmente no puedo recordar con cuántas personas me he acostado, apuñalado por la espalda o conducido al suicidio”, dijo Hagman sobre su personaje en la revista Time.

En su autobiografía, Hello Darling: Tall (and Absolutely True) Tales About My Life, escribió que J.R. no iba a ser el centro en Dallas, pero de a poco se convirtió en el motivo por el cual muchos veían el programa. Un dato que corrobora ese hecho, en noviembre de 1980, el episodio Who Shot J.R.? (¿Quién le disparó a J.R.?), fue visto por 350 millones de personas en 57 países.

"Los tipos buenos no se lo pasan tan bien como los malos. A mí me gusta interpretar los papeles más divertidos", afirmó en una ocasión al canal online AolTV.com.

Después del cierre de la primera versión de Dallas, Hagman terminó cantando en cruceros, firmando autógrafos en convenciones de televisión o apareciendo en anuncios publicitarios.

TENTACIONES

La fama, cuando te estima, también te da acceso a tentaciones que pueden ser peligrosas.

En el caso de Hagman, cayó en las garras del alcohol y el tabaco, que colaboraron a que sufriera de una cirrosis hepática y un posterior tumor canceroso, aunque luego, a mediados de la década de 1990, se convirtió en un líder mediático en contra del tabaquismo en la unión americana y un entusiasta a favor de la donación de órganos, ya que fue sometido a un trasplante de hígado el 23 de agosto de 1995 luego de una operación de 16 horas.

Su muerte ocurre en Dallas, una ciudad que lo vio nacer el 21 de septiembre de 1931 y que como actor lo acogió desde finales de los años 1970 y a la que rindió tributo con el documental Lone Star (1985).

Fue en esa parte de Estados Unidos donde vuelve a tener un repunte su carrera, pues Dallas regresó a la programación de la mano de la cadena TNT con una generación nueva de hombres y mujeres de negocios vinculados al petróleo, en los que no podía faltar uno de los más destacados villanos de la joven historia de la televisión: JR.

Hagman, padre de Heidi Kristina y Preston, llevaba la actuación en la sangre, pues su madre Mary Martin fue una actriz que logró cierta trayectoria en Broadway, y con quien tuvo una relación de amor y odio. Fue precisamente en Dallas donde hizo sus pinitos en las tablas, aunque llamó más la atención como miembro del New York City Center.

“La serie Dallas es la mayor diversión de mi vida", aseguró hace unos meses Hagman. "Tengo la sensación de volver a casa", añadió, cuando se reinició la serie.

CONTINUACIÓN

La publicación The Hollywood Reporter confirmó que Dallas “seguirá rodándose tras la muerte del actor y buscarán un personaje que sustituya al magnate del petróleo encarnado por Hagman”.

“En la primera temporada de la nueva etapa de Dallas pudo verse a Hagman en 10 episodios, que rodó ya enfermo de cáncer. Durante las pausas que tuvo que hacer en el rodaje para someterse a tratamiento médico, los guionistas enviaron a JR a una clínica para tratar sus problemas de depresión. La segunda temporada comenzará a emitirse el 28 de enero en Estados Unidos. En ella todavía podrá verse a Hagman en cinco episodios”, indicó la DPA.

CENIZAS

Larry Hagman, que formó parte de la Fuerza Aérea estadounidense,  será objeto esta semana de homenajes póstumos tanto en Dallas como en Los Angeles, así como dos funerales en estas ciudades, que tendrán lugar en privado.

“Sus cenizas serán esparcidas en distintos lugares, de forma que en la práctica sus restos estén por todo el mundo”, afirmó su mánager, John Castonia, en el programa Entertainment Tonight.

¿Tuvieron ocasión de ver algún episodio de I Dream of Jeannie o Dallas? ¿Alguien ha visto la nueva Dallas?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.