Cine y más Cine y más

14 jul Moisés Pascual: poeta en Medellín

Temas:

moises

Moisés Pascual nunca ha ido a Medellín, y cree que no le ha puesto el empeño necesario, pero ha llegado la hora de cambiar.

Este bardo visitará la ciudad colombiana y lo hará por la puerta grande del éxito: ha sido invitado a la versión número 24 del Festival Internacional de Poesía de Medellín, que se desarrollará del 19 al 27 de julio de 2014.

Será uno de los 70 poetas de 50 países que estarán en la principal cita con los versos de América Latina.

“Estoy de vacaciones. No tengo que pedir permiso. Las cosas se dan cuando se tienen que dar, sin tanto afán. O cuando estás preparado para ello. Es como ir al Mundial, pero en vez del fútbol, es de poesía. Quizás, ganárselo, creo”, comenta el también docente de la Escuela Internacional de Panamá.

Medellín y su festival han sido uno de sus sueños. “ Solo tienes que ver los videos de la web del festival para darte cuenta del entusiasmo, la fiebre, la alegre locura, la fiesta que es, con un público que para este año, en nueve días, se calcula en 200 mil personas”.

Este año se realiza bajo el lema “Celebración de la Tierra con los pueblos originarios”, con la presencia de poetas de naciones que “uno ni se imagina que existen, algunas quizás en vías de extinción, producto del genocidio cultural de cientos y cientos de años. Idiomas, voces, dialectos nunca oídos”.

En 2006, se le concedió a este evento el Premio Nobel Alternativo en la categoría de Patrimonio Cultural de la Nación. “Es una iniciativa que se ha convertido en un “acto de justicia y democracia sin parangón. Un acto de equidad y respeto. Una propuesta para un mundo mejor desde la mirada de la poesía”, plantea.

Sería genial si los responsables de la cultura en Panamá aprenden “de una experiencia como esta, no solo por la poesía, sino por la calidad de vida, la economía, el turismo, la cultura de paz y la participación ciudadana. Medellín, pese a su violencia, es un espejo para todos”.

Para lograr esta clase de hazañas en el istmo, “además de dinero se requiere de ganas, imaginación, pasión, apoyo, voluntad, sinergias y organización al más alto nivel, sin egoísmos ni deseos de ser estatua”.

CULTURA EN PANAMÁ

Para Moisés Pascual (Panamá, 1955), formar parte del Festival Internacional de Poesía de Medellín “es una gran oportunidad para compartir mi poesía con un público ávido de poesía y humanidad, sueños, palabras, mentiras y verdades. Eso no ocurre todos los días”.

En Medellín, la poesía “no se queda solo sobre el papel o los libros. Eso me alienta. La poesía está viva... pese a las cosas malas que ocurren en el mundo, guerras, hambres, violencias, avaricias”.

“El festival es un acto reafirmador de la vida, el amor, la paz y la esperanza que todavía nos queda por construir mundos posibles, más allá de ciertos nihilismos y pesimismos”, opina.

¿Cómo se dio la oportunidad de ir a Medellín?

A través de la gente de Ars Amandi, y lo que eso implica de conexión con el organismo que une a todos los festivales de poesía de la región, pero sobre todo a poetas como Lucy Chau y Consuelo Tomás, a mi compañera Katia Malo, y al colegio donde laboro y enseño, la Escuela Internacional de Panamá, que sin pensarlo dos veces me dio el sponsor necesario para ir a Medellín.

LA VIDA TODA

¿Los artistas reciben suficiente apoyo en Panamá?

Ojalá más gentes, grupos, instituciones y empresas apoyaran a los escritores, poetas, científicos, intelectuales y profesionales, que en los diversos campos podemos representar a Panamá con dignidad, tal como se apoya a los deportistas y a los otros talentos que aquí existen, jóvenes, pintores o músicos. En Panamá hay talentos, pero se necesitan apoyos decididos, ´políticas inteligentes y eficientes´, y decisiones con visión de futuro, y no palabras ni promesas, que luego terminan en decepciones y frustraciones.

¿Qué esperas del festival?

Es una oportunidad para conocer, escuchar y valorar en carne y piel a poetas de todas las magnitudes, famosos, no tan famosos, de aquí, de allá, acullá y más allá, viejos, jóvenes, anónimos, desconocidos, mujeres, autóctonos, multisexuales, extraterrestres, y otros, y de todas las poéticas y culturas que forman el mundo... aportando su palabra, tradiciones, visiones y sueños, incluidos nosotros los panameños, que en ocasiones no parecemos existir... o somos invisibles... pero existimos.

¿Hay más de una poesía?

Hoy la poesía del mundo es una sola, con sus variantes, acentos y colores. Hoy la poesía ya no es solo Safo, Li Tai Po, Tagore, Rubén Darío, Pablo Neruda o Walt Whitman... entre otros, pues el mundo está lleno de poetas, y cada día nace uno... inventando una nueva metáfora, otra paradoja... otro camino...

¿A qué se debe que el lector nacional promedio no conoce la poesía istmeña?

No creo que sea solo un problema de lectores. La cultura es la vida toda. Cada cosa, una silla, una hamaca, una sopa, un poema. Nuestra cultura e identidad han sido negadas, minimizadas. No valoradas en su justa dimensión. No hemos sabido potenciar nuestras riquezas, naturales, humanas y culturales. Es un reto y una tarea. Aquí todo es dólar, y lo material prima sobre lo otro. Eso es grave. Por lo que se requieren más esfuerzos, para que no solo nuestra poesía, sino todas las expresiones artísticas y culturales, convivan con nosotros como parte de nuestras vidas, en lo cotidiano. En el hogar, la escuelas, las calles, los medios de comunicación, y en todos los espacios posibles. Somos ricos en cultura, pero estamos ciegos. Hemos dado al mundo talentos como Panamá Al Brown, Rod Carew, Mariano Rivera, Roberto Manos de Piedra Durán, Laffit Pincay, Roque Cordero, Rubén Blades, Alfredo Sinclair, Manuel Chong Neto, Julio Zachrisson, el Cholo Pérez, Ricardo Miró, Rogelio Sinán y muchos otros más, pero los ignoramos.

Somos un país que puede ofrecer mucho más.

Vivimos a oscuras, y tenemos sol todo el año. Es hora de mirarnos en lo más profundo de nosotros mismos, lo que somos y podemos hacer, y no quedarnos solo en la visión folclórica y fácil que queremos “vender” al mundo. Somos más que un canal, molas, un país con zona libre, malls, leyes especiales, bancos, piratas, tiranos y corruptos. Es mucho lo que tenemos que dar, compartir y usufructuar, pero para todos, con equidad y justicia, en campos y ciudades. Necesitamos “políticas culturales”, de Estado, que sean democráticas, populares, participativas, permanente, con visión de ahora y futuro. Ya otros países quisieran lo que Panamá tiene, agua, tierra, gente sana y sueños, en fin, multidiversidad cultural, paz y deseos de construir una verdadera democracia, con salud, educación, cultura, trabajo, pan y progreso compartido.

MENTE ABIERTA

¿Qué responsabilidad tiene el Instituto Nacional de Cultura?

No se trata de INAC, ministerio o lo que sea oficina o burocracia de la cultura. La responsabilidad es de todos, por acción, inacción u omisión. Hay que romper con la inercia y la indiferencia, con el oportunismo. La cultura no es una cola, es la punta de un lápiz. La cultura debe ser la expresión de nuestra democracia. Hay que crear mecanismos, leyes, espacios... Apoyados por las autoridades, alcaldías, ministerios, medios de comunicación, etc. Se necesita coordinaciones, apoyos y descentralización. Es el Estado, y el Estado somos todos. Se trata de democracia, políticas, oportunidades, talento, organización y eficiencia.

¿La cultura debe ser...?

Debe ser vida, no un mercado electorero o una cueva para funcionarios ineptos, comprendiendo de una vez por todas que la cultura no es solo ballet o poesía, sino todos los aspectos creadores de la vida de nuestro pueblo a lo largo y ancho del país. Somos productores y consumidores. Se necesita mente abierta y recursos, dineros suficientes, y mucha imaginación, pues la cultura es tan importante como los metros, las carreteras, las escuelas y hospitales. Hay que recordar que “Solo de pan no vive el hombre...”. Yo también vivo de... poesía.

ESO NO VENDE

¿Desconocer a los creadores también incluye a más de un Nobel de Literatura?

Igual el Nobel o la FIFA, el BM o el FMI, o quien sea, la Asamblea Legislativa. Es un asunto de poder y dinero. Voluntades y decisiones. Hay mucha avaricia, marketing y otras vainas. Ganancias. Hoy hay poetas jóvenes que quizás estén escribiendo la poesía del futuro, pero nadie dice nada. Eso no vende. Recuerda que cuando Gabriel García Márquez desde México quiso dar a conocer Cien Años de Soledad, los críticos y los editores de turno le dijeron que se dedicara a otra mierda, menos a escribir novelas, pero el tiempo se encargó de hacer justicia, y hoy Gabriel García Márquez, colombiano y latinoamericano, es el escritor más grande del siglo XX y XXI.

Hay grandes ausentes entre los vencedores del Nobel de Literatura. Ni a Jorge Luis Borges ni a Ernesto Sábato ni a Carlos Fuentes ni a Julio Cortázar les dieron un Nobel. Mira la lista de los Nobel y comprenderás lo que digo...

¡Algo podrido huele en Dinamarca, aquí... y en Estocolmo! ¡Con toda seguridad a Homero en la gran época de oro de Grecia nadie le paró bola! Solo después. Ciego, famoso y pobre. Es el dios tiempo el que se encarga de poner las cosas en su sitio, su cielo o su tumba.

¿Qué desean los poetas del presente?

Los poetas de hoy ya no queremos coronas de laurel... de a suerte la poesía alcanza para publicar un librito sin errores y comer aquello que la lista de productos de primera necesidad indica, o para pagar la cuenta de internet o la tarjeta del celular... o la cuota de la recolección de la basura, y del agua que nunca llega en muchos lugares de Panamá. ¡Bendita la lluvia! Y si en Medellín cien lectores u oyentes leen o escuchan mi poesía, y regalo tres libros, y vendo uno solo, ya seré feliz... feliz como un poeta lombriz. ¡Este es mi mundo! ¡No me quejo, y sigo escribiendo sin parar creyendo en mi poesía y en una humanidad más humana, valga la redundancia!

¿Cuál es tu poeta predilecto? ¿Qué poeta panameño te agrada más? ¿La cultura es importante para los gobiernos panameños?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.