Cine y más Cine y más

20 sep Panamá hace historia con 'El Fantasma de la Ópera'

Con más de 300 vestuarios y 12 diferentes ‘sets’ de escenografía, llega por primera vez a Panamá y a Centroamérica ‘El Fantasma de la Ópera’.

Este musical clásico se presentará en el Teatro Anayansi del centro de convenciones Atlapa, los días 23, 24 y 25 de septiembre.

Temas:

‘El Fantasma de la Ópera’ ha sido vista por 140 millones de personas y su recaudación mundial de 6 mil millones de dólares la convierte en la más lucrativa tras ‘El Rey León’. ‘El Fantasma de la Ópera’ ha sido vista por 140 millones de personas y su recaudación mundial de  6 mil millones de dólares la convierte en la más lucrativa tras ‘El Rey León’.
‘El Fantasma de la Ópera’ ha sido vista por 140 millones de personas y su recaudación mundial de 6 mil millones de dólares la convierte en la más lucrativa tras ‘El Rey León’. LA PRENSA/Jazmín Saldaña

Diana Abouganem viajó en 2013 a Nueva York y su primera parada fue ir directo a Broadway. Entre la oferta que brinda el principal circuito teatral de Estados Unidos se inclinó por El Fantasma de la Ópera, con música de Andrew Lloyd Webber y letras de Charles Hart y Richard Stilgoe.

Luego de disfrutar este musical, sobre un hombre de rostro desfigurado y con una voz angelical y que se enamora de una hermosa soprano, se dijo a sí misma: “Esto sí se puede hacer en Panamá. Hay que adaptar ciertas cosas, porque nuestros teatros no cuentan con ciertos mecanismos, pero eso no es un impedimento para hacer nuestra adaptación”, señala Abouganem, quien junto a Nikki de Roy produce El Fantasma de la Ópera.

“Este es un musical complejo, sí, pero no por eso imposible de adaptar. Debemos sentirnos orgullosos de ser uno de los pocos países que nos hemos atrevido a ponerla en escena. Producir una obra de esta envergadura forma parte de un gran sueño, no solo mío, sino de muchos. El Fantasma de la Ópera va a hacer historia en Panamá y me siento honrada por formar parte de ella junto con un inmenso grupo de trabajo y colaboradores”, manifiesta Abouganem sobre esta pieza que se presentará en el Teatro Anayansi del centro de convenciones Atlapa, los días 23, 24 y 25 de septiembre.

Para comenzar, recuerda Abouganem, el primer reto “fue la larga espera para conseguir los derechos. Era como estar en la lista de espera para abordar al avión en un vuelo que está lleno”.

A partir de ese momento, relata Abouganem, “era como un efecto dominó: primero el presupuesto: ¿será viable un proyecto tan ambicioso y caro en estos momentos? Era ahora o nunca. Se cierra el Teatro Nacional y solo nos dejan la opción del Anayansi, que como espacio está bien, pero se encarece aún más de lo previsto. Teníamos presupuestado $250 mil, pero con el cambio de sala vamos por los $300 mil”.

A todo esto, hay que añadir, enumera Abouganem, “el complejo diseño de luces, los tantos cambios de escenografía, conseguir un elenco tan grande, el maquillaje tan complejo del Fantasma, la coreografía, en fin, todo lo que implica artísticamente la obra era cuestión de conseguir el talento y eso no nos cabe la menor duda que lo hay en nuestro país”.

Se van a usar más de 50 pelucas, se realizarán 11 caracterizaciones distintas de maquillaje de los 20 actores del elenco, más los 12 bailarines. Una labor que estará a cargo de Caridad García Vásquez, Bolívar Aparicio y Daniel Contreras.

José Díaz, a cargo del vestuario, dice que se harán 300 cambios de vestuario.

“Panamá es el primer país de Centroamérica al que se le otorgan los derechos. Panamá se ha posicionado como una de las grandes sedes de musicales de Latinoamérica”, añade el director de esta iniciativa, Aarón Zebede.

En opinión de Dino Nugent, el director musical, que se represente en el istmo “refleja un largo proceso de crecimiento y madurez del teatro panameño. El Fantasma de la Ópera no es una producción que se aborda cuando uno es novato. El nivel de complejidad de la obra, de la música, la producción, orquesta y su costo monetario solo se puede hacer cuando se cuenta con mucha experiencia haciendo esto”.

Randy Domínguez, quien encarnará al misterioso Eric, el que reside en la cavernas subterráneas del Teatro de la Ópera, manifiesta que en Panamá se han producido, “y con mucho éxito, proyectos que hace décadas solo podías ir a disfrutar en Nueva York, Londres o Madrid. Los productores nacionales quieren ir cada vez más allá”.

“Es un salto enorme para la cultura y el teatro panameño. Este musical se ha puesto en escena en 28 países. Es la tercera vez en Latinoamérica que se presenta El Fantasma de la Ópera”, opina María Fernanda Achurra, quien entra en la piel de la cantante Christine Daaé, una joven de 19 años, de la que Eric se enamora.

Que este clásico llegue a nuestro proscenio, opina Leo Almengor, quien hace las veces del vizconde Raoul, quien también está prendado de la hermosa Daaé, es “un desafío y un privilegio”.

Mientras que Diana Durán, quien le pone rostro a Carlota, una prima donna que desprecia  a Daaé, indica que “ El Fantasma de la Ópera tiene muchísimos requerimientos técnicos y musicales. Requiere de un alto nivel de compromiso de todos los involucrados”.

UNA HISTORIA DE AMORES IMPOSIBLES 

Era domingo cuando Randy Domínguez recibió una llamada telefónica de la productora Diana Abouganem dándole la noticia de que sería Eric, el personaje protagónico de la obra musical El Fantasma de la Ópera.

“Estaba con mi esposa Mariella, y ambos gritamos y brincamos como por dos minutos seguidos. Un sueño al fin hecho realidad. Es todo un privilegio, el hecho de que los productores tengan ese nivel de confianza en tu trabajo, eso te hace sentir increíble. Pero no puedes olvidar que así de increíble es la responsabilidad que te encomiendan, porque estamos hablando del proyecto musical más ambicioso realizado a la fecha en nuestro país”, resalta Domínguez.

A este intérprete, confiesa, le atraen los seres “psicológicamente complicados, con personalidades interesantes, pasados turbios”.

Eric, entonces, le va como anillo al dedo. “Es un obsesivo genio musical que vive en los laberintos de la Ópera de París. Atemoriza y chantajea a los dueños y a los colaboradores de la Ópera para obtener lo que quiere. El mundo le ha dado la espalda desde que nació, por su rostro deforme, el cual cubre con una máscara, y ha tenido que vivir pagando por su fealdad y aprendiendo por sí mismo de la vida, que ha sido tan cruel con él. Una muestra excelente de un despojo social. Solo hace lo que aprendió, solo da lo que lleva dentro”.

DESCUBRIR

María Fernanda  Achurra concibe a su soprano Christine Daeé como una chica que “está en la etapa de su vida que descubre cosas. Su inocencia  le hace ver siempre lo bueno de las cosas que la rodean. Durante la obra se descubre a sí misma y pasa de ser inocente a una joven más madura”. 

Para esta artista, “es algo tan emblemático y especial ser parte de este musical. El Fantasma de la Ópera es tan icónico en el mundo y me siento agradecida de tener la oportunidad de hacerlo. Este equipo está lleno de profesionales que lo dan todo, día a día, para que el público se sumerja en la magia de este musical”.

Por su lado, Leo Almengor define al conde Raoul como un ser humano “bien plantado, romántico, luchador, noble y decidido.  Capaz de cualquier cosa por el amor de su vida, su gran amor: Christine Daeé”.

En tanto, El Fantasma de la Ópera es la primera participación en un musical para la cantante Diana Durán. “Tengo mucha experiencia en la ópera a en el país e internacionalmente, así que representa un reto y a la vez un acercamiento a un público más masivo”.

Sobre su responsabilidad en escena, Carlota, Durán la concibe como una mujer “intensa, extravagante, colorida. Es un personaje muy divertido, como eran las divas de antes, exagerada, dramática y demandante. Siempre en búsqueda de atención”.

SIN TIEMPO

Para Diana Abouganem, que este musical se mantenga en el tiempo se debe a que “el amor nunca pasa de moda, y aquí se logra la combinación perfecta de la historia con la música y la estética”.

La historia del Fantasma, agrega Abouganem,  aparte del marco de amor que plantea, también desarrolla  “lo superficial que puede ser una sociedad donde prevalecen las apariencias,  y no las virtudes del ser humano. El Fantasma era un genio y aun así rechazado”.

Su condición de manejar temas universales le ha brindado ser objeto de más de un logro, señala Randy Domínguez. “Es el espectáculo con mayor permanencia en cartelera en la historia de Broadway, donde se estrenó en 1988, y es el tercero en la lista en el West End de Londres, por detrás de La ratonera y Los Miserables. Es la producción teatral con mayor éxito financiero a la fecha, logrando recaudaciones por el orden de los $5.6 billones”.

Para María Fernanda  Achurra, la obra llega a los corazones del espectador porque “la historia es algo nunca antes visto. La música de Lloyd Webber es arte puro que juega con los sentimientos del público, y los efectos especiales también mantienen al público con ganas de ver más y más”.

Mientras que Leo Almengor dice que la razón es “simplemente su magia. Una producción magistral que combina todos los elementos del teatro musical con la exigencia y desafío para todos los que trabajamos en ella, pero a la vez es una historia muy bien lograda con una propuesta musical que nunca pasará de moda”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.