Cine y más Cine y más

28 oct Pronto Panamá tendrá su festival

Temas:

El problema no es que vengan de Hollywood, el dolor de cabeza es que muchas veces ofrecen lo peor de este poderoso imperio audiovisual, pues ellos tienen un cine independiente que es de lujo.

Por eso es grato saber que el Festival Internacional de Cine de Panamá avanza y que será una realidad gracias a los esfuerzos de su director, el canadiense Henk Van Der Kolk (su fotografía aparece en este blog), y de su subdirectora, la panameña Pituka Ortega Heilbron.

La fecha establecida para nuestro festival será del 26 de abril al 2 de mayo de 2012.

Nuestra apuesta ganadora es que Der Kolk fue uno de los padres del Festival de Cine de Toronto y Ortega Heilbron es uno de nuestros mejores documentalistas. La suma de ellos, más su junta directiva,  hará posible el triunfo.

Los festivales de cine son una delicia para los espectadores. Tienes la oportunidad de ver películas de distintas partes del planeta, cabe la posibilidad de conocer al director, al guionista o a los actores que la hicieron posible y siempre hay espacios para seminarios, cursos o charlas con expertos en la materia.

Yo tuve la oportunidad de ir a los festivales de Berlín, Bogotá y Cartagena, y son experiencias de verdad inolvidables.

Tranquilos, a partir de 2012 todos podremos tener ese tipo de emociones en el istmo. Con nuestra asistencia y fidelidad contribuiremos a que nuestro evento crezca cada vez más.

La Federación Internacional de Asociaciones de Productores Cinematográficos (FIADF),con sede en París (Francia), tiene entre sus responsabilidades regular los festivales dedicados al séptimo arte.

En la actualidad hay unos 55 festivales de renombre en el planeta, que ocurren en ciudades como El Cairo, Moscú, Shanghai y Valencia, por mencionar algunos.

Vaya, si contamos a todos los festivales, desde los temáticos, los que ocurren en provincias y los megaeventos fílmicos, entonces la cifra supera los 700.

Los reyes del mundo son los festivales de cine de Cannes (Francia), Venecia (Francia), Berlín (Alemania), Toronto (Canadá) y San Sebastián (España).

En América Latina los indispensables son los de Mar del Plata y Buenos Aires (ambos en Argentina), La Habana (Cuba) Bogotá y Cartagena (Colombia).

Estoy seguro de que el nuestro pronto estará entre los más destacados de la región latinoamericana. Ya verán.

Uno de los elementos que mide el estatus de un festival es la cantidad de películas que recibe para ser evaluadas, cuántas de ellas son finalmente proyectadas (entre largos y cortometrajes, de ficción y documentales, entre nacionales y extranjeras) y cuántas son estrenos mundiales (que se presentan por primera vez al público).

Otro detalle importante son las grandes personalidades que asisten a la actividad anual (directores, actores, etc.), el número de periodistas que cubren la actividad y la cantidad de empresas distribuidoras y productoras en busca de comprar productos novedosos.

Por ejemplo, de acuerdo con FIADF, el Festival de Berlín presentó este año 348 películas, de las cuales 122 fueron estrenos mundiales, fue cubierto por 4 mil 152 miembros de la prensa (entre reporteros y críticos de cine) y estuvieron presentes mil 503 compañías deseosas en descubrir la siguiente película que terminará como nominada o vencedora en el Oscar, el Bafta o el Globo de Oro.

La meta a mediano plazo del Festival de Panamá es ir acercándose a nuestros vecinos.

Para que tengan una idea, en el Festival de Bogotá se proyectaron este año 455 producciones, dos de ellas fueron estrenos mundiales, estuvieron 200 representantes de los medios de comunicación social, así como 15 distribuidoras y productoras.

Veamos cómo le fue al del Mar del Plata. Se dieron cita 460 películas, con 70 estrenos globales, 400 periodistas y más de 30 compañías especializadas.

Ya sabe, esté atento porque pronto Panamá estará en el circuito de los festivales y nosotros somos parte fundamental de su éxito.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.