Cine y más Cine y más

29 jul The Dark Knight Rises, sobresaliente

Temas:

El Batman/Bruce Wayne de Nolan ha sido un personaje hasta cierto punto secundario dentro de la saga, dándole paso a sus otros yo, el reverso de la moneda que todos tenemos, los villanos el Guasón en The Dark Knight y ahora  Bane en The Dark Knight Rises.

Debo confesar que tuve mis dudas de que ficharan a Anne Hathaway como Seline Kyle/Gatúbela, pero estuvo bien a pesar de que a su personaje se le dio poco argumento sobre quién era. Claro, nunca como la Catwoman de mi adorada Michelle Pfefier.

Me agrada que en una industria comercial tan machista como la de Hollywood, en esta ocasión los personajes femeninos (Seline y la Miranda de Marion Cotillard) sean clave.

Christopher y Jonathan Nolan escribieron un guión que ofrece más de una lectura sobre la lucha de clases, la podredumbre social, el sacrificio, la heroicidad y la fuerza de voluntad.

Todo planteado en una metrópolis bajo una anarquía política y regida por una economía desquebrajada, no por menos es un lugar que se convierte en presa fácil para unos mercenarios cansados de comer las migajas que caen de los banquetes de los ricos. Atila ha regresado.

Sí, en The Dark Knight Rises, un tipo frío e inteligente orquesta en Ciudad Gótica una versión diabólica de la Revolución Francesa. Una recomendación: vean primero Batman Begins y así disfrutarán más el argumento de esta nueva y apocalíptica entrega sobre batman

Esa Ciudad Gótica de Nolan es una réplica sombría de Los Ángeles y Chicago, pero sobre todo es una Nueva York decadente, destruida con mayor ferocidad que lo ocurrido aquel 11 de septiembre, una Gran Manzana en estado de sitio y dominada por el terror.

En medio de una revolución armada, Ciudad Gótica es el reflejo del comportamiento de las potencias mundiales del siglo XXI: mucho para pocos y casi nada para el gran resto. Es como la Europa clasista de la centuria pasada que fue el caldo de cultivo de esos monstruos llamados estalinismos y nazismos.

Este Batman nos recuerda que el sistema imperante promete felicidad y seguridad para todos sus miembros, pero el poder solo protege a unos cuantos privilegiados, y el resto es una masa impotente en espera que le toque su turno de estar arriba, y si eso tarda,  orquestar una revuelta sangrienta como hizo Bane y sus secuaces.

Cada uno los personajes de esta saga son ambiguos, ergo, humanos: Batman, Alfred, Gordon, Bane, Seline, todos flaquean y dudan.

En especial Batman, un héroe vulnerable y cansado tanto en lo emocional como en lo físico. Alguien que se refugia en su lujosa mansión, una cárcel-cueva que tortura más que libera a este desesperado Hamlet que cojea y que a regañadientes debe liderar una cruzada para salvar a la civilización. 

  

Tom Hardy (aumentó 60 libras para su Bane) brinda un malvado temible e impresionante  gracias a su certero lenguaje corporal, por medio de su voz barroca que recuerda a la de Darth Vader, y por el uso de una frialdad intelectual a lo Hannibal Lecter. Aunque el más sobresaliente chico malo de Batman sigue siendo el Guasón de Heath Ledger.

Qué grato es no saber a ciencia cierta qué va a pasar en la trama. ¿Eso es frecuente en una película que costó 250 millones de dólares? No, pero Nolan sí lo hizo .

Nolan ha conseguido una saga que ha sabido desarrollar, profundizar y mantener una ambición estética admirable. Por eso ha influido en el planteamiento del superhéroe en el cine, elevándolo por encima de la media. Su The Dark Knight Rises supera a cualquier película basada en un cómic, ya sea de la Marvel o de D.C. Comics, incluyendo a las recientes The Avengers y The Amazing Spider-Man.

¿Te gustó The Dark Knight Rises?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.