Cine y más Cine y más

17 ago Sobre el cine desanimado

Temas:

Gracias a los estudios Walt Disney, el cine animado de Estados Unidos (EU) ha logrado grandes cuotas de calidad con títulos como Blancanieves y los siete enanos, Pinocho, El Rey León y La Bella y la Bestia.

Luego vino Pixar, un relevo que igualó a la casa del ratón Mickey y que ha sido la responsable de  clásicos modernos como Los Increíbles, Buscando a Nemo y la trilogía de Toy Story.

El género iba imparable hasta   2010, cuando Toy Story 3 (EU) no solo consiguió el Oscar como mejor largometraje animado sino que además alcanzó un 99% del apoyo de los críticos, de acuerdo con datos de la página web  rottentomatoes.com, y a sus dos compañeras de categoría les fue igual de espléndido: How to Train Your Dragon (EU;  98%)  y The Illusionist (Francia, 90%).

Llegó  2011 y el asunto cambió de norte, cuando la calidad estética y argumental del séptimo arte ubicado en la franja familiar/infantil entró en crisis, un fenómeno que se repite en lo que va de 2012.

Sí, en el apartado visual están cada vez mejor debido a los avances tecnológicos de la animación por computadora y las bondades que da la tercera dimensión, pero muchas de las recientes producciones sufren de premisas débiles, conflictos dramáticos que no terminan de ser interesantes y ofrecen frágiles diseños de personajes.

Por ejemplo, todas las producciones nominadas este año al  Oscar a largometraje animado no obtuvieron una A como clasificación.

Rango (EU), que se llevó la distinción dorada, logró un 89% del beneplácito de los críticos. Al resto de las nominadas no es que les fue excelente: Kung Fu Panda 2 (EU, 81%); A Cat in Paris (Francia, 82%); Puss in Boots (EU, 83%) y Chico & Rita (España, 86%).

En el Bafta (el Oscar británico) tampoco para de llover. En   2011, en el aparte animado venció Rango y las otras nominadas fueron The Adventures of Tintin (EU, 71%) y Arthur Christmas (Reino Unido), que consiguió un 92%, pero no estuvieron en la carrera por el Oscar. En el Globo de Oro triunfó  Tintin y el resto fueron Puss in Boots, Rango y Cars 2 (EU, 38%).

Este año no hay mucho de dónde escoger: Brave (77%), Madagascar 3: Europe’s Most Wanted (75%); The Lorax (54%) y Ice Age: Continental Drift (39%). La esperanza recae en los títulos que pronto llegarán, como Hotel Transylvania, Frankenweenie y Rise of the Guardian.

LOS DÓLARES SÍ ANIMAN

Aunque la calidad estética del cine animado estadounidense últimamente no ha sido de mucha envidia, lo que sí es imparable es la cantidad de estrenos que se tienen programados de películas animadas hechas en Hollywood.

Pero cabe resaltar que no solo se produce séptimo arte animado en Estados Unidos sino que también hay productos provenientes de países como Japón, Brasil, Bélgica, Corea del Sur, India, Francia, España, Luxemburgo, Alemania, Reino Unido, Chile, Sudáfrica, Rusia, Dinamarca, Finlandia, Canadá, China, Uruguay y Argentina.

Veamos las cifras. En   2012 deben pasar por la cartelera norteña 26  producciones made in la autodenominada Meca del cine.

En  lo que falta del año  saldrán entre los meses de agosto y diciembre los títulos ParaNorma, Toys in the Attic, Hotel Transylvania Wreck-It Ralph, Toys in the Attic y Frankenweenie.

En   2013 están seguras 33 películas hechas en industrias audiovisuales de distintos puntos del planeta. 

Las más esperadas quizás sean  Monsters University (precuela de Monsters, Inc.), de Pixar; The Croods y Turbo, ambas de DreamWorks; Despicable Me 2, de Illumination Entertainment / Universal; Epic, de Blue Sky Studios / 20th Century Fox y Frozen, de Walt Disney, entre otras.

En   2014 hay otros 22 largometrajes con fechas de estreno.

En   2015, por ahora, hay seguros tres títulos (dos son de Pixar) y en   2016 vendrán tres pesos pesados: Finding Nemo 2, How to Train Your Dragon 3 y Kung Fu Panda 3.

FINANZAS

Estas cantidades, por lo menos en la Unión Americana, se dan principalmente porque  el cine animado sigue  siendo rentable.

De acuerdo con el sitio web especializado en finanzas fílmicas boxofficemojo.com, si unimos lo recaudado entre las 100 películas animadas de mayor recaudación en Estados Unidos entre 1997 y 2000, este género cinematográfico ha obtenido 16 mil 753 millones de dólares en venta de tiquetes en las salas de cine norteñas.

En  lo que va de   2012, las tres producciones animadas de mayor dinero en el país de las barras y las estrellas han sido Brave, con 227.8 millones de dólares; Dr. Seuss The Lorax, con 214 millones de dólares y Madagascar 3: Europe’s Most Wanted, con 211.8 millones de dólares.

Lo cierto es que este trío está  lejos del impacto logrado por cintas con actores de carne y hueso que este año han sido muy lucrativas, como The Avengers, con 617.2 millones de dólares; The Hunger Games, con 407.3 millones de dólares y The Dark Knight Rises,  con 395 millones de dólares,  que lideran el ranking.

‘BRAVE’

Ya que Brave es la que se estrena en Panamá, cabe recordar que entre las 13 películas que ha hecho Pixar hasta la fecha, este estudio ha conseguido en la Unión Americana 3 mil 259 millones de dólares en venta de tiquetes y si lo vemos a nivel mundial la cantidad sube a 7 mil 571 millones de dólares.

A nivel planetario, la más grande cosecha de Pixar es Toy Story 3, con mil 63 millones de dólares, cifra que la convierte además en la producción animada más lucrativa de la historia reciente del cine no importa su país de procedencia o la productora que la hizo posible.

En cuanto a distinciones, desde   2001, cuando se creó la categoría de mejor largometraje de animación en los premios Oscar, en seis ocasiones los estudios Pixar han obtenido la estatuilla dorada, un récord que nadie ha podido igualar.

Le siguen, pero con una sola estatuilla dorada, DreamWorks ( Shrek), Studio Ghibli ( Spirited Away), Aardman ( Wallace & Gromit: The Curse of the Were-Rabbit), Warner Bros ( Happy Feet) y Paramount ( Rango).

Incluso, Pixar obtuvo cuatro Oscar seguidos en ese aparte: Ratatouille (2007), Wall-E (2008), Up (2009) y Toy Story 3 (2010).

¿Qué película animada de la última década te ha parecido la mejor?

Twitter: @DanielDomnguez1

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.